El gobierno de Peña Nieto pierde "impulso" en sus primeros nueve meses

El mandatario llega al primer informe con previsiones económicas poco alentadoras y confiando que el Congreso apruebe sus reformas
Lizbeth Padilla Fajardo
Autor: Lizbeth Padilla Fajardo | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

El presidente Enrique Peña Nieto llega a su primer informe sin el “impulso” inicial que tuvo su gobierno y con escenarios más complicados para cumplir sus metas que cuando asumió el gobierno. 

El crecimiento económico no alcanzará los niveles proyectados, el Congreso tiene en sus manos el futuro de muchos proyectos del gobierno y la inseguridad, que no cesa en el país, son los obstáculos con los que tendrá que lidiar el gobierno priista, coincidieron analistas consultados por CNNMéxico.

“Ya se empieza a ver debilitado ese impulso (inicial del gobierno) no sabemos si va a tener éxito en sacar las reformas o no, por el tiempo. A pesar de que faltan seis años, los momentos para las reformas son casi siempre al principio, cuando hay condiciones, cuando hay ciertos incentivos”, comenta el politólogo José Antonio Crespo.

Un día después de tomar protesta como presidente, Peña Nieto y los tres partidos más fuertes firmaron el Pacto por México, para impulsar los consensos legislativos y sacar adelante las reformas estructurales. Hasta el momento el Pacto ha concretado 17 compromisos y puesto en marcha 74, el 95% del total.

A nueve meses de que Peña Nieto llegara al poder, las ventajas “ya no se ven tan claras para el gobierno”, pues a pesar de que se aprobaron importantes reformas como la de telecomunicaciones y educativa, “aun con sus jaloneos”, faltan las más importantes: la energética y la hacendaria, comenta el académico del CIDE.

LEE:Las sanciones a profesores traban leyes secundarias de reforma educativa

A pesar de que estas forman parte de los compromisos del Pacto por México, su aprobación no es una decisión que esté “en las manos” de Peña Nieto, pero que sí estancaría otras promesas del presidente, señala Gustavo López Montiel, investigador del Tecnológico de Monterrey.

El gobierno ha prometido que con la reforma energética, “las familias mexicanas podrán sentir en los bolsillos la ventajas de que su economía vuelva a crecer”, además de que el precio de la electricidad y el gas será más bajo.

Con la refoma hacendaria, que se presentará el próximo 8 de septiembre según han informado funcionarios, Peña Nieto prometió ayudas fiscales para las pequeñas y medianas empresas (mipymes), además de que permitirá la creación del sistema de seguridad social universal.

“El primer año es crucial para que el gobierno logre lo que pretende, ya sabemos el sentido de las reformas pero no sabemos si las va a lograr sacar exitosamente las que faltan”, comenta Crespo.

El gobierno federal publicó este martes los avances de su Política de Seguridad.

Según el sitio web de la Presidencia, los resultados son dos: la aprehensión de 63 de los 122 presuntos delincuentes más buscados “sin disparar un solo tiro”; y la reducción de diciembre de 2012 a julio de 2013 en 20% de los homicidios vinculados con delitos federales respecto al mismo periodo del año anterior.

Lee: Peña Nieto 'debe' detalles de la estrategia contra el crimen

La economía, el nuevo reto

Hasta la segunda quincena de agosto, los indicadores económicos situaban el crecimiento económico de México en 3.1% para este año; sin embargo, la Secretaría de Hacienda bajó la previsión de crecimiento a 1.8%.

“Esto afecta no solo la parte productiva, sino también la expectativa de mejora que la gente tenía y para el segundo semestre no se ve mejor, pues la tendencia a la baja permanece”, explica Gustavo López.

La baja en el crecimiento causará que se dejen de crear 200,000 nuevos trabajos en lo que resta del año, dijo el secretario de Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida esta semana.

Para Héctor Larios Santillán, presidente del Observatorio Nacional Ciudadano  impulsar el crecimiento interno a una tasa mayor al 5% es un reto importante para el gobierno y necesario para generar empleos. 

La política social, sin datos concretos

La Cruzada contra el Hambre fue uno de los grandes anuncios con los que inició el gobierno de Peña Nieto, sin embargo, a nueve meses de gobierno no se ven resultados de su ayuda a la población pobre de México.

“La Cruzada Nacional contra el Hambre per se es una buena idea, su gran problema es que lo lanzaron de manera prematura, sin hacer una evaluación y un sustento, lo que generó más dudas. El gobierno debe reconocer que no hizo lo correcto y replantearlo”, dice Alejandro González, director de la organización Gestión Social AC.

El combate a la pobreza alimentaria es una prioridad “correcta” del gobierno de Peña Nieto, pero debe replantearse, pues aún no puede dar resultados concretos, comenta.

Este programa está dirigido a 7 millones 400,000 mexicanos y comenzó a implementarse este año. La meta es atender 80 de los 400 municipios del país con los niveles más altos de marginación y pobreza extrema.

Según datos de la Sedesol se han destinado 63 millones 43,657 pesos para las acciones de la Cruzada en este municipio “modelo” en acciones como ampliación de la dotación de leche fortificada, el abasto de alimentos de la canasta básica con descuento, ampliar el padrón del programa Oportunidades.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Otros aciertos en política social del gobierno de Peña Nieto, dice González, han sido proponer un sistema universal de salud, otro de seguridad social que garantice acceso a una pensión para adultos mayores y un seguro de desempleo. “Las prioridades son las adecuadas”, dijo.

Sin embargo, el gobierno debe hacer una evaluación de los programas actuales para saber cuáles funcionan para construir la estrategia y cuáles deben eliminarse. 

Ahora ve
“El TLCAN es beneficioso para todos”, dice el presidente de Coparmex
No te pierdas
×