Las revelaciones de Snowden abren un frente en la relación de México y EU

El gobierno mexicano condenó el presunto espionaje a Peña Nieto; para legisladores el caso podría mermar la confianza entre ambos países
Kerry se reúne con Rousseff en Brasil
| Otra fuente: CNNMéxico

El presunto espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos a Enrique Peña Nieto cuando este aún era candidato a la presidencia de México abre lo que podría ser un episodio de tensión entre ambos países por un caso de filtraciones.

Según documentos filtrados por el analista de la NSA Edward Snowden al periodista Gleen Greenward, la agencia estadounidense espió a Enrique Peña Nieto un mes antes de que fuera electo. La agencia estadounidense habría intervenido correos electrónicos, mensajes de texto y llamadas del entonces candidato, dijo Greenwald al canal brasileño TV Globo.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) llamó este lunes al embajador estadounidense en México, Anthony Wayne, y pidió al gobierno de Barack Obama "una investigación exhaustiva" por los posibles actos de espionaje.

Para el investigador Jorge Chabat, doctor en Asuntos Internacionales del Centro de Investigaciones y Docencias Económicas (CIDE), es poco lo que el gobierno mexicano puede hacer si se comprueba que Estados Unidos espió a Peña Nieto.

"No sé si Estados Unidos vaya a reconocerlo, probablemente ni lo niegue ni lo afirme, probablemente no responda nada. Creo que México en todo caso protestará pero más de eso no puede hacer", afirmó Chabat.

Para legisladores mexicanos, sin embargo, el episodio tensa la relación bilateral y puede afectar la confianza mutua.

 “La relación entre México y Estados Unidos es todos los días compleja. (…) Sí tenemos una relación muy estrecha con Estados Unidos, y por lo mismo, lo mínimo que se debe pedir a un socio de este tamaño es respeto”, dijo a CNNMéxico la senadora Gabriela Cuevas, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

“Más allá de la cooperación, lo que se va mermando es la confianza, y la confianza es algo que no nada más es la base de la cooperación, sino también para la generación de acuerdos, para la generación de políticas conjuntas de intercambio de información”.

Greenwald presentó en TV Globo el documento Infiltración inteligente de datos, estudio de caso Brasil y México, fechado en junio de 2012, donde se presume el espionaje a Peña Nieto y la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Cuando Peña Nieto visitó a Obama en Washington, aún como presidente electo, el mandatario estadounidense dijo que confiaba en que habría una relación profesional y personal muy firme con el gobierno del presidente electo de México.

"Esta nueva revelación es sumamente delicada porque cualquier tipo de espionaje es una situación irregular, que está fuera de la ley. Sin embargo, tenemos que ser muy claros en que esto es una especulación, es una filtración y como tal tiene que ser tratada", dijo a CNNMéxico la senadora Marcela Guerra, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores América del Norte de la Cámara alta.

Esta no sería la primera vez que la tensión entre ambos países aumenta por un caso de filtraciones. En diciembre de 2010 WikiLeaks divulgó cables de inteligencia, supuestamente redactados por  el entonces embajador de EU en México Carlos Pascual, que criticaban el trabajo en materia de seguridad del gobierno de Felipe Calderón.

Calderón Hinojosa protestó ante el gobierno del presidente Barack Obama, quien le telefoneó para disculparse por el contenido de los cables, que criticaban, entre otras cosas, el actuar del Ejército, al que se acusaba de no mostrar la suficiente valentía para detener a los delincuentes.

Aunque la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton viajó a México en enero de 2011, el descontento y la desconfianza crecieron.

El diferendo entre ambos países concluyó cuando el embajador Pascual renunció en marzo de ese año.

"El hecho (del espionaje por parte de la NSA) es más grave" que el asunto de WikiLeaks y "afecta la confianza", entre ambos países asegura el Chabat. “Pero tampoco puede Peña Nieto escalar el conflicto. ¿Qué sigue? Nada. Lo que procede es simplemente expresar su preocupación por esta información. El margen de maniobra para un conflicto es muy limitado”.

Peña Nieto y Obama se verán esta semana durante la Cumbre del G-20 que agrupa a las mayores naciones industrializadas y emergentes, que se realizará los días 5 y 6 de septiembre en la ciudad de San Petersburgo, Rusia.

En la reunión en Rusia también estará presente la presidenta Dilma Rousseff, cuyo gobierno también convocó este lunes al embajador de Estados Unidos para protestar por la revelación de Snowden y pedir explicaciones.

Si las informaciones de espionaje son confirmadas, se trataría de una situación "inaceptable", dijo el ministro de Justicia brasileño, José Eduardo Cardozo, a la televisión la noche de este domingo.

Rodrigo Aguiar contribuyó con este reporte.

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×