Turistas reclaman la falta de advertencia sobre el clima en Acapulco

Los primeros turistas en lograr salir de la zona Diamante, la más afectada por la tragedia, reclaman la falta de información por autoridades
  • A+A-
Autor: Laura Reyes | Otra fuente: CNNMéxico

Las intensas lluvias provocadas por la tormenta Manuel comenzaron a dar tregua en el destino turístico de Acapulco lo que permitió que al menos 2,800 turistas nacionales y extranjeros, de los 40,000 que permanecen atrapados desde este viernes en este destino de playa, pudieran regresar a sus destinos.

Sin embargo, algunos turistas nacionales lamentaron que ninguna autoridad les haya advertido de lo "grave" de la situación meteorológica que se esperaba en Acapulco, en el occidente del país.

Édgar Nava, del Distrito Federal, dijo a CNNMéxico que arribó a este puerto desde este viernes, y al darse cuenta de lo intensas de las lluvias preguntó a unos policías turísticos si había algún reporte especial, a lo que le respondieron que todo estaba en calma.

"Es triste porque desde el viernes que salí del Distrito Federal busqué conocer del clima y nadie dijo nada, no hubo información así que se me hizo fácil venirme en mi coche", comentó.

Este visitante relató que durante el trayecto por la Autopista del Sol al puerto de Acapulco, nunca imaginó la gravedad del clima.

"No me imaginé que iba a estar así, cuando llegué y vi que llovía me imaginé que sería una lluvia normal, como en otras ocasiones que ya habíamos venido. No me imaginé esto", relató.

Édgar Nava, fue uno de los 2,800 visitantes que logró salir del puerto de Acapulco en un vuelo de las fuerzas armadas este martes, cuatro días después de haber permanecido atrapado en un departamento de segunda residencia en la zona Diamante.

"Me regreso en el avión que ofrece el ejército, mi coche lo dejo aquí, no hay cómo tomar la carretera, ya después veo como irme de nuevo por él", dijo.
Este turista del Distrito Federal afirmó que vivió cuatro noches de miedo por encontrarse atrapado, junto con tres de sus amigos, en un departamento.

La misma situación enfrentó Odeth Herrera, también de la Ciudad de México, quien pasó noches de angustia, sin comida, agua y energía eléctrica por haber quedado atrapada en la tormenta junto con sus dos hijos y una persona de la tercera edad.

Relató que llegaron vía carretera a este destino turístico desde el medio día del viernes y nunca se imaginaron el panorama que vivirían. Odeth explicó que tiene un departamento de segunda residencia a un costado de un hotel de cinco estrellas, lugar al que acudieron la tarde del sábado para poder comer, pues las inundaciones en la zona Diamante le impidieron salir a comprar víveres.

"Desde el viernes en la noche se fue la luz, creímos que era normal, pero después la tormenta fue intensa el sábado y no paró en todo el día, ya no pudimos hacer más que ir a comer al hotel porque no pudimos ir a comprar comida ni agua por lo inundado, ya no pasamos", precisó.

La turista explicó que para la noche regresaron junto con sus dos hijos al hotel para comprar de cenar, pero los encargados le informaron que no podían atenderla porque los alimentos estaban racionados solo para los huéspedes.

"Tratamos de buscar comida y ya no pudimos, en eso vi a un muchacho con una caja de víveres y me dijo que caminando, por un atajo los consiguió, así que le compré y él fue por más, le pagué muy bien por la comida", dijo.

Para el lunes "tomó valor", condujo en su camioneta por un atajo, y aunque el agua se logró meter por las puertas, pudo tomar la avenida Escénica, que conecta a la zona Diamante con la costera de Acapulco.

"Vimos como se metió el agua, mis hijos asustados, mi mamá espantada, pero salimos y ya nos venimos a refugiar al departamento de unos amigos del otro lado de Acapulco", contó.

Odeth Herrera afirmó que va a esperar a que la Autopista del Sol abra los dos sentidos viales para regresar al Distrito Federal.

El puerto de Acapulco permaneció incomunicado este fin de semana debido a la tormenta Manuel. La Autopista del Sol presenta varios deslaves y mantiene incomunicado el puerto con otras ciudades.

Las actividades aéreas fueron suspendidas hasta este martes, cuando Aeroméxico, Interjet y las Fuerzas Armadas comenzaron a desalojar a los turistas que acudieron al puerto por el puente vacacional del 15 y 16 de septiembre.

Las tormentas han provocado al menos 30 muertos en Guerrero, el estado más afectado. Pero la costa del Golfo también fue afectada por el huracán Ingrid, que aumentó la emergencia en Tamaulipas, Veracruz y Nuevo León.

Ahora ve