El primer año de Peña Nieto: jaloneos, triunfos y pendientes

Peña Nieto inició su mandato con un ambicioso pacto que prometía -ahora sí-, lograr las reformas estructurales, pero no ha sido tan fácil
México lanza estrategia digital nacional
Autor: Lizbeth Padilla Fajardo | Otra fuente: CNNMéxico

Enrique Peña Nieto llegó a la presidencia con cinco “reformas transformadoras” bajo el brazo, una aprobación de más del 50% según encuestas y la firma del Pacto por México con los partidos de oposición, ahora roto por la izquierda. 

La joya de las reformas, la energética, no tendrá la legitimidad del consenso entre las principales fuerzas políticas, luego de que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) anunció su salida del Pacto este jueves acusando acuerdos entre el partido gobernante y Acción Nacional (PAN).

En los primeros seis meses, el mandatario anotó sus primeros triunfos: gracias a los acuerdos con PAN y PRD se aprobaron las reformas educativa y de telecomunicaciones.

Analistas coinciden en que fue un inicio “espectacular”, pero los tiempos políticos y la falta de consensos le han impedido mantener ese ritmo.  

Factor economía: lo que puede terminar con la buena imagen de Peña Nieto

“Este gobierno llegó con una agenda muy ambiciosa y también con un mecanismo (Pacto por México) para generar las mayorías necesarias para aprobar las reformas”, señaló en entrevista Edna Jaime, directora de la organización México Evalúa, integrante del Consejo Nacional de Seguridad.

En la segunda mitad del año, Peña Nieto presentó las reformas energética, financiera y hacendaria, sin embargo, los acuerdos políticos empezaron a tambalearse en abril. El PAN acusó al PRI de uso electoral de programas sociales para beneficiar a sus candidatos para las elecciones locales.

En octubre pasado, Acción Nacional se retiró de la negociación de la reforma hacendaria, dejando el camino libre para una alianza PRI y PRD. Y este jueves, la principal fuerza de izquierda no sólo dejó el debate por la Reforma Política, sino también el Pacto, luego de que señaló que había acuerdos entre el PAN y el PRI para sacar la reforma energética.

El primer año de Peña en 360 segundos

Los claroscuros con el magisterio

En febrero, la Procuraduría General de la República (PGR) detuvo a Elba Esther Gordillo, que durante más de dos décadas fue la líder el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Esto, según Consulta Mitofsky, afianzó la aprobación y credibilidad del mandatario.

El 22% de los ciudadanos, según Mitofsky, consideraron la detención como la segunda acción más importante durante los primeros 100 días de gobierno, solo después del anuncio de la Cruzada contra el Hambre (25%).

“Se inició el sexenio con una serie de acciones espectaculares” y la detención de la líder del SNTE, acusada de desvío de recursos, explicó Agustín Basave, académico de la Universidad Iberoamericana.

Peña Nieto incluso realizó un mensaje en cadena nacional sobre la detención, donde enfatizó que "los recursos de los sindicatos son de sus agremiados, no de sus dirigentes. Deben utilizarse en beneficio de los propios trabajadores". 

La detención, lejos de distanciar a Peña Nieto del magisterio, lo acercó a su nuevo líder, Juan Díaz de la Torre, quien le reiteró el apoyo del SNTE a la reforma educativa.

Pero la disidente Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) suspendió el inicio de clases en al menos tres estados (Guerrero, Oaxaca y Chiapas), causando caos vial con marchas y bloqueos en la capital mexicana -donde mantienen un plantón y protestas constantes- y en sus entidades de origen.

El jaloneo entre partidos

Entre las reformas más importantes propuestas por Peña Nieto está la que abre el sector energético a la inversión privada, lo que permitiría a Petróleos Mexicanos (Pemex) asociarse con particulares en la producción de hidrocarburos.

No es la primera vez que se intenta reformar la constitución en este sentido, un tema delicado para los mexicanos desde la expropiación petrolera, pero la firma del Pacto vaticinaba consensos que no llegaron. El PRD se opone a estos cambios y fueron el motivo de su salida del Pacto por México.

Cinco cosas que el PRI ha hecho distintas al PAN

Para Javier Aparicio, académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), la “realidad política” se ha impuesto y “el ritmo de los primeros tres, cuatro meses de gobierno no ha podido irse sosteniendo, tampoco el nivel de consenso. Esto es relativamente natural, es de esperarse, el primer año empiezas ambicioso y luego las cosas se van complicando”.

Si Peña Nieto logra la aprobación de esta reforma “se anotará un punto muy importante”, considera Bastidas, y añade que si la reforma fracasa “estaremos en una condición muy distinta para lo que resta de la administración”. Se necesita una reforma liberal "que permita la participación de la iniciativa privada y que tenga los controles el Estado mexicano sobre esa inversión”.

Para Basave, haber presentado “de golpe” cuatro reformas (educativa, telecomunicaciones, hacendaria y energética) y abrir varios frentes de batalla no fue buena idea; “el manejo del timing político no parece haber sido el más afortunado”.

Las deudas con los ciudadanos

“2013 será un año de importantes reformas que elevarán a México al sitio que se merece", dijo el mandatario en diciembre de 2012, días después de asumir el poder.

“Es un primer año concentrado en la agenda legislativa, en la agenda de los temas del Pacto, con menor énfasis en lo que es política pública, las áreas que sí controla el presidente sin necesidad del Congreso: el gasto social, el combate al narcotráfico”, dice Javier Aparicio.

Desde el 2006, cuando el expresidente Felipe Calderón inició la lucha contra el crimen organizado, la seguridad ha sido uno de los temas que más preocupan a los mexicanos.

Peña Nieto dijo que su estrategia se basa en la prevención y el fomento de la convivencia pacífica. A la fecha, su gobierno ha destacado la captura de 67 de los 122 criminales más buscados en el país y la reducción de 15% de los homicidios dolosos. Sin embargo, los mexicanos no se sienten más seguros.

El 68% de la población de 18 años y más consideró que la ciudad donde vive es insegura y solo el 31.7% dijo que es segura, según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en octubre pasado.

Sabino Bastidas considera que Peña Nieto está “tratando de estabilizar una condición álgida, crítica muy grave en la que se encontraba (el país)". La solución a la inseguridad no se dará en los próximos años, “pues era tal el nivel de descomposición del calderonato, de crisis de derechos humanos, que nos va a tomar varios años, (…) quizá décadas recuperar la condición de estabilidad y orden”.

Angélica Rivera, la actriz que cedió el protagónico al presidente

El bolsillo de los mexicanos 

Peña Nieto ha dicho que “las políticas económicas deben reflejarse en los bolsillos de los mexicanos” mejorando su calidad de vida; sin embargo, la proyección de crecimiento de la economía para este año cayó de 3.1% a 1.3%; y el desempleo subió. 

45% de los mexicanos consideran que Peña ha fallado en el combate a la pobreza y 40% cree que ha trabajado mal en la generación de empleos, según una encuesta de la empresa Parametría, realizada en agosto pasado.

Otro aspecto en el que, según encuestas, los mexicanos creen que Peña Nieto ha fallado, es en la atención a los afectados por las tormentas que cayeron en el país en septiembre pasado.

Aunque el mandatario ha viajado más de 10 veces a Guerrero y anunciado la creación de un nuevo protocolo para enfrentar desastres naturales, el 53% de los mexicanos cree que su respuesta ha sido insuficiente, según la encuesta realizada por la empresa Beltrán, Juárez y Asociados (BGC) para el diario Excélsior en septiembre pasado. Según este documento, 46% esperaban más apoyo a daminificados y 24% mejorar los sistemas de prevención.

¿México no logra recuperar su lugar en el mundo?

En política exterior, Peña Nieto ha puesto un énfasis económico. El mandatario replanteó su relación con Estados Unidos dando más peso a temas como la economía y la educación y no solo la seguridad fronteriza.

“Se ve que no está secuestrada la agenda por temas vinculados a la seguridad nacional o temas de terrorismo o violencia o no está narcotizado”, como en los últimos años dijo en entrevista Javier Urbano, académico de la Universidad Iberoamericana.

También se acercó a Latinoamérica para firmar tratados comerciales con Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, pues uno de los objetivos del mandatario es ampliar y fortalecer la presencia del país en el mundo.

En su primer año, ha tenido 77 reuniones bilaterales con sus homólogos, de ellas, destacan las tres –en menos de seis meses-, que tuvo con el presidente de China, Xi Jinping.

Otro tema tema que ha destacado en el área internacional es el supuesto espionaje realizado por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA por sus siglas en inglés) a Peña Nieto y al expresidente Felipe Calderón que revelaron medios en Brasil y Alemania este año.

La Secretaría de Relaciones Exteriores llamó a cuentas al embajador estadounidense Anthony Wayne y exigió una investigación al respecto, sin embargo la reacción de México ante EU fue calificada por legisladores como débil, “excesivamente prudente”.

Otro imprevisto que alteró la agenda internacional de Peña Nieto fue la emergencia que dejaron las tormentas Ingrid y Manuel, que provocaron que el mandatario cancelara su participación en la Asamblea General de la ONU en Nueva York y su visita de Estado a Singapur e Indonesia. Solo asistió a las reuniones del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en Balí, Indonesia. 

Y ¿qué viene para el segundo año?

El 2 de diciembre próximo, cuando inicie su segundo año de gobierno, el presidente deberá enfocarse en concretar sus acciones y que la población vea beneficios tangibles de las reformas en la realidad, dice Agustín Basave.

Sabino Bastidas coincide en que el próximo año Peña Nieto tiene que centrarse en “menos política y mucha administración”.

Javier Aparicio en cambio, considera que no habrá muchos cambios y augura que los resultados de las reformas tardarán entre dos o tres años más.

“Lo que podría producir resultados más inmediatos sería la reforma energética e incluso el tema llevaría tiempo, pues si se aprueba la reforma este año esperaríamos flujos de inversión extranjera el próximo año o dentro de dos años, cuando ya estén claras las leyes secundarias”, explica.

¿Cómo evalúas el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto?

Ahora ve
Bloguera que emprendió campaña contra la corrupción fue asesinada en Malta
No te pierdas
×