El aterrizaje de la reforma energética se complica en el Congreso

Los legisladores tendrán que modificar entre 28 y 32 leyes, más de las previstas, lo que supone un reto técnico, reconocen senadores
Los pendientes políticos de México en 2014
Mauricio Torres
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

El número de leyes secundarias que será necesario modificar o crear para que funcione la reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto crece y será de entre 28 y 32 ordenamientos, cuando en principio solo se contemplaba ajustes a 18, según cálculos de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN).

El aumento se debe a que tanto el gobierno como los partidos se están dando cuenta de que los cambios que implica la reforma impactan más puntos de los originalmente previstos, señaló el senador panista Jorge Luis Lavalle, integrante de la Comisión de Energía de la Cámara alta. 

"Cuando hemos empezado a analizar a detalle la elaboración de las leyes que son totalmente nuevas, siempre salen temas de otras leyes que hay que ajustar a efecto de que no se contrapongan y, sobre todo, se complementen de manera adecuada para que quede correcto el modelo energético", dijo en entrevista.

La situación hará más compleja la reglamentación de la reforma porque implicará un mayor "reto técnico" para el Congreso, reconocen legisladores de ambas fuerzas políticas.

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, dijo el jueves pasado, en la reunión plenaria con los senadores del gobernante PRI, que el presidente enviará "en breve" un paquete legislativo.

"Son por lo menos 28 ordenamientos, entre nuevas leyes que son requeridas y modificaciones a ordenamientos existentes que tienen que ver desde el nuevo gobierno corporativo de Pemex", señaló.

El senador priista David Penchyna, presidente de la Comisión de Energía, dijo en entrevista que "en la reforma están las materias que se tienen que modificar. En lo que estamos poniéndonos de acuerdo es qué técnica legislativa vamos a usar: si algunas se agregan en una sola ley o si las hacemos en leyes diferenciadas".

A principios de enero, el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, había calculado que serían modificadas 23 leyes.

"Iniciaremos, a partir del sábado (1 de febrero), un periodo que se abocará a las leyes secundarias, en donde la complejidad es técnica, porque en los transitorios de las reformas constitucionales se marcó claramente el sentido que se les debería de dar a las leyes secundarias", dijo recientemente el presidente del Senado, el priista Raúl Cervantes.

Algunas de las leyes actuales que el PAN prevé que será necesario cambiar son:

  • Ley Reglamentaria del Artículo 27 Constitucional,
  • Ley de Petróleos Mexicanos (Pemex),
  • Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica,
  • Ley de Aprovechamiento Sustentable de la Energía,
  • Ley de Aprovechamiento de Energías Renovables,
  • Ley de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y
  • Ley de la Comisión Reguladora de Energía (CRE)

Con la reforma energética, la CNH y la CRE se convirtieron en organismos reguladores del sector y tendrán facultades para vigilar los contratos del Estado con particulares.

"Ahorita en las secundarias lo que queremos es tratar de completar el modelo energético. Ahorita lo que falta es mucho más técnico que político. Hay que ver que no se quede ningún área bailando", comentó Lavalle.

Las reglas para los contratos

Del total de leyes a reformar, según Lavalle y Penchyna, entre siete y ocho corresponderán a cómo funcionarán los nuevos contratos que el Estado podrá entablar con empresas nacionales y extranjeras para la producción de energéticos, el punto más polémico de la reforma aprobada a finales de 2013.

Lavalle comentó al respecto que la cifra aún podría variar después de que el PAN y el PRI inicien negociaciones. El reto será aprobarlas antes del 30 de abril, cuando concluye el periodo de sesiones, y que en ellas queden regulados aspectos como la transparencia de los contratos y las reglas claras en que va a operar la apertura energética.

La reforma fue aprobada en diciembre con los votos del PRI y del PAN, principalmente, y la oposición del Partido de la Revolución Democrática (PRD), partido que ha señalado que participará en la negociación de las leyes secundarias, a pesar de su rechazo a la reforma constitucional.

La votación, en cierre de periodo 

Todas las iniciativas se discutirán durante este periodo ordinario de sesiones, que inició el 1 de febrero, aunque el PAN y el PRD exigen que se voten hasta después de que se aprueben otros temas pendientes, como las leyes secundarias de la reforma en telecomunicaciones y de la reforma político-electoral.

El plazo para que sean aprobadas las leyes de la reforma energética también vence en la primera mitad del año. Sin embargo, los priistas confían en que a pesar de la carga de trabajo que tendrá el Congreso, esa legislación será votada dentro de los tiempos legales.

"Por el trabajo que se ha hecho y por el ejercicio en comisiones y de consulta con los sectores involucrados en cada una de las reformas, yo confío en que vamos a salir adelante", dijo Penchyna.

Ahora ve
En 20 frases, así fue la defensa de Emilio Lozoya sobre el caso Odebrecht
No te pierdas
×