El ABC de la reforma sobre coaliciones que el PAN quiere frenar

Los panistas amenazan con abandonar el debate energético si el Congreso aprueba cambios a la forma de contar los votos de las alianzas
Los objetivos del nuevo 'árbitro' electoral
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico

Una propuesta de reforma a la nueva Ley General de Partidos Políticos, promulgada apenas el pasado 23 de mayo, amenaza con tensar el periodo extraordinario de sesiones del Congreso mexicano, que arranca este jueves.

La iniciativa, ya avalada en comisiones de la Cámara de Diputados, plantea modificar la manera en la que se contarán los votos de las coaliciones electorales, para permitir que los sufragios se distribuyan equitativamente entre las fuerzas políticas aliadas.

Esta modificación fue presentada al Congreso por legisladores de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano, el pasado 21 de mayo, incluso antes de que la nueva ley de partidos se publicara en el Diario Oficial de la Federación.

Para el Partido Acción Nacional (PAN), sin embargo, esta propuesta representa una "contrarreforma" respecto de la nueva legislación y su único fin es favorecer a las fuerzas políticas pequeñas, dándoles más posibilidades de obtener legisladores plurinominales y prerrogativas, que se asignan con base en la votación obtenida por cada partido.

Aquí te explicamos los detalles de la controversia, así como de las posiciones de cada bancada.

¿Qué plantea la reforma?

La reforma que se discutirá este jueves en el pleno de la Cámara de Diputados –y eventualmente en el Senado– plantea modificar el artículo 87 de la Ley General de Partidos Políticos, para establecer que cuando se computen los votos de una elección, si un votante marca los emblemas de dos o más partidos aliados –pues en la boleta el candidato aparecería una vez por cada partido que lo postula–, el sufragio cuente de dos maneras.

En primer lugar, se le contabilizaría al candidato de la coalición. En segundo, para el reparto de legisladores plurinominales y prerrogativas, se dividiría equitativamente entre todas las fuerzas políticas aliadas: si son dos, 50% y 50%; si son tres, 33.3% para cada una, etcétera.

"La suma distrital o municipal de tales votos se distribuirá igualitariamente entre los partidos que integran la coalición. (…) Este cómputo será la base para la asignación de representación proporcional u otras prerrogativas", dice el dictamen que se discutirá este jueves.

¿Qué dice la ley actual?

La nueva ley de partidos establece que los votos en los que se marquen los emblemas de dos o más partidos coaligados contarán para el candidato de la coalición, "sin que puedan ser tomados en cuenta para la asignación de representación proporcional u otras prerrogativas".

Esto representa un cambio con relación a lo que señalaba la anterior normatividad –el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), ya derogado–, que marcaba que los votos contarían tanto para el candidato postulado como para el reparto de plurinominales, recursos públicos y tiempo en medios. Por ende, la modificación planteada implica en la práctica regresar a la regla aplicable antes de la reforma electoral promulgada este mayo.

¿Por qué se opone el PAN?

Para los diputados y senadores del PAN, la reforma que impulsan las otras bancadas equivale a "transferir" votos a los partidos pequeños, que con ello obtendrían asientos en los congresos a pesar de carecer de apoyo real entre los ciudadanos.

"Entre otros de los muchos temas que se estableció (en la ley de partidos) estuvo la importancia de evitar el fraude con los votos de los ciudadanos, que se hace en varios estados, constituyendo partidos locales que no tienen ninguna representatividad y a partir de convenios de coalición se transfieren votos a estos partidos y hacen que existan representaciones verdaderamente ridículas", dijo este miércoles el senador panista Héctor Larios, al rechazar que el tema se incluyera en el periodo extraordinario que arranca este jueves.

Además, los panistas argumentaron que las otras bancadas habían acordado no tocar el asunto en las nuevas reglas electorales y han amenazado con abandonar el debate de las leyes energéticas –otra reforma clave–, si el PRI insiste en apoyar esta modificación.

¿Qué dicen el PRI y el PRD?

El PRI y el PRD, por su parte, niegan que la medida implique transferir votos y argumentan que representa un reparto justo para las fuerzas políticas aliadas.

"En caso de que el ciudadano cruce más de un emblema de los partidos coaligados, se está planteando que esta votación no se transfiera ni tampoco se fraccione, sino que se prorrateen los votos para que cuenten también en la integración de las listas de representación proporcional, porque al hacer válido y efectivo el voto del ciudadano, éste también debe computarse en la integración de los órganos al momento de la asignación de representantes", dijo en tribuna este miércoles el senador Alejandro Encinas.

En su turno, el diputado priista Héctor Gutiérrez de la Garza rechazó que las bancadas hubieran acordado previamente no tocar el tema, como afirma el PAN, un partido que en las dos últimas elecciones presidenciales ha competido en solitario.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En contraste, en los comicios de 2006 y 2012 el PRI y el PRD conformaron alianzas electorales con otras fuerzas menores, el primero con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el segundo con el PT y Movimiento Ciudadano (antes llamado Convergencia).

Al tratarse de una reforma legal, la propuesta que impulsan los legisladores priistas y perredistas únicamente requiere de mayoría simple para quedar avalada, es decir, la mitad más uno de los legisladores de cada cámara. Ante esta situación, el PAN enfrenta un escenario adverso en su intención de frenar la aprobación del tema.

Ahora ve
Así han ayudado los eclipses a la humanidad a lo largo de la historia
No te pierdas
×