2 veces Ayotzinapa y otras crisis del gobierno de Aguirre en Guerrero

La muerte de 2 normalistas en 2011, la desaparición de 43 este año y otros incidentes violentos marcaron el mandato de este perredista
Ángel Aguirre Informe de Gobierno
Ángel Aguirre Informe de Gobierno  Ángel Aguirre Informe de Gobierno
Autor: Laura Reyes | Otra fuente: CNNMéxico

La desaparición de 43 estudiantes normalistas en Iguala fue el detonante de la salida del perredista Ángel Aguirre del gobierno de Guerrero, pero esto no fue el único incidente con normalistas ni tampoco la única crisis de su administración.

En diciembre de 2012 la muerte de dos estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, baleados por policías estatales cuando bloqueaban la Autopista del Sol, pusieron en jaque a este gobierno.

Pero en los casi 43 meses (42 meses y 24 días) que duró su administración, ésta enfrentó crisis por diversos hechos de violencia e inseguridad, como la violación de un grupo de ciudadanas españolas, el acoso del crimen organizado a los planteles educativos, y también por fenómenos naturales como el huracán Manuel, que azotó la entidad en septiembre de 2013.

A continuación te presentamos un recuento de ocho crisis que afrontó este gobierno del Partido de la Revolución Democrática (PRD), incluidos los dos hechos en los que las víctimas fueron estudiantes normalistas de Ayotzinapa. 

1. Desplazados por violencia 

En 2011, el año en que Ángel Aguirre rindió protesta como gobernador se comenzó a registrar el desplazamiento forzado de familias guerrerenses por la violencia ejercida por diversos grupos criminales.

Los casos se centraron en comunidades ubicadas en parte de la sierra guerrerense.

El primer caso reconocido se dio en abril 2011, en donde después de cerca de una decena de hechos violentos, entre emboscadas, asesinatos y la desaparición de un ambientalista, 107 personas fueron desplazadas de las comunidades serranas de La Laguna y Morena, en el municipio de Coyuca de Catalán, y reubicadas en Las Ollas, en Petatlán.

Esos casos fueron reconocidos por la federación y por el propio gobierno estatal que incluso prestó ayuda a estas familias para su éxodo a través de la Subsecretaría de Protección Civil.

Después, en diciembre de 2012, 105 personas dejaron también sus hogares a causa del asesinato de un activista y las amenazas recibidas en las comunidades de La Laguna y Hacienda de Dolores, también en la Tierra Caliente guerrerense. Los casos continuaron en los siguientes años y el 18 de julio del 2013, al menos 500 personas fueron desplazadas del municipio de San Miguel Totolapan, en la misma zona del estado. 

2. Cierre de escuelas por violencia

Las amenazas de secuestro y robo, y extorsiones por parte del crimen organizado también provocaron que, en el inicio del ciclo escolar de 2011 —31 de agosto—, más de 600 maestros en el municipio de Acapulco pararan labores.

Maestros y administrativos de 140 planteles escolares de preescolar, primaria y nivel secundaria suspendieron actividades luego de que grupos criminales les exigieran el 50% de su salario y de su aguinaldo, según informaron los trabajadores docentes.

Dos meses y medio después, tras al menos cinco marchas y la exigencia directa al gobernador Aguirre, los docentes acordaron regresar a las aulas pero con el resguardo de 1,500 policías privados, que fueron contratados por el Ejecutivo estatal y desplegados en los planteles ubicados en las zonas más inseguras. 

3-El primer caso Ayotzinapa

El 12 de diciembre de 2011, cuando tenía sólo ocho meses en el cargo, Aguirre enfrentó su primera crisis con estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa. Alumnos de la institución bloqueaban la Autopista del Sol a la altura de Chilpancingo, cuando se enfrentaron con los policías estatales enviados a desalojaros y éstos dispararon contra los jóvenes.

En estos hechos murieron dos normalistas a causa de los disparos de la policía: Jorge Alexis Herrara Pino y Gabriel Echeverría de Jesús. Por este caso, la CNDH emitió una recomendación por violaciones graves a los derechos humanos en la que pidió al gobierno estatal implementar medidas para evitar la repetición de este tipo de hechos; en tanto compañeros de los estudiantes muertos exigieron juicio político contra Aguirre, lo cual no avanzó en el congreso local.

4. Policías comunitarias

El 5 de enero del 2012, habitantes del municipio de Ayutla, ubicado en la región de la Costa Chica de Guerrero, conformaron el primer grupo de autodefensa para combatir el crimen en su comunidad.

Una semana después se sumaron pobladores de las comunidades de Tecoanapa y San Marcos... Para marzo de 2012, estos policías comunitarios ya cubrían 107 comunidades de 13 municipios en todo Guerrero.

Actualmente estos grupos de autodefensa se organizaron en incorporaron en la Unión de Pueblos y Organización del Estado de Guerrero (UPOEG) y en la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), grupo que había surgido hace 18 años tras la matanza de campesinos en Aguas Blancas, en el municipio de Atoyac; masacre que provocó la salida de Rubén Figueroa del Ejecutivo estatal y que el mismo Ángel Aguirre fuera nombrado gobernador interino.

5. Turistas españolas violadas en Acapulco

El 4 de febrero del 2013, un grupo de al menos cinco hombres agredieron a 13 turistas españoles y una mexicana, hecho en el que seis mujeres –todas de origen español– fueron violadas.

Los turistas habían rentado una casa en la zona oriente de Acapulco, principal destino turístico de Guerrero. El caso atrajo la atención de medios nacionales e internacionales y nueve días después el procurador general de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, anunció en conferencia de prensa la detención de seis hombres —entre ellos un menor de 16 años— que confesaron el delito. 

6. La violencia en regiones

Desde la llegada de Aguirre Rivero a la gubernatura hechos violentos como extorsiones, ataques e incursiones de hombres armados a comunidades provocó que alcaldes pidieran la incursión militar en sus demarcaciones.

En 2013, el gobernador Aguirre solicitó al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, desplegar una “vigilancia especial” en los límites entre los estados de Guerrero y Michoacán.

Un ejemplo de esto sucedió el 19 de mayo en el municipio de Apaxtla, cuando 12 personas murieron en un ataque de hombres armados; otro sucedió seis días más tarde en la misma localidad cuando un grupo armado ingresó a la cabecera municipal, quemó dos vehículos —entre ellos el del chofer del alcalde— y secuestró a dos personas.

Casos similares siguieron ocurriendo en meses posteriores: el 2 de julio del 2013,17 personas fueron secuestradas en el municipio de Cocula; el 19 de julio, un comando vestido con ropa militar se llevó una cantidad desconocida de hombres en diversas comunidades serranas y quemaron viviendas de quienes opusieron resistencia.

Actualmente, Guerrero es el estado mexicano con más homicidios dolosos por habitante.

Lee: ¿Guerrero es el estado más violento? 

7. El huracán Manuel

Además de la inseguridad, los fenómenos naturales también golpearon al gobierno de Aguirre. Así ocurrió a mediados de septiembre de 2013, cuando el huracán Manuel llegó a Guerrero y causó fuertes lluvias que derivaron en inundaciones, deslaves, daños materiales y la muerte de al menos 101 personas.

Las precipitaciones afectaron 56 de los 81 municipios guerrerenses, en algunos de los cuales todavía están en marcha las labores de reconstrucción de escuelas, hospitales, viviendas y caminos. Políticos del PRI y del PAN acusaron entonces que el gobierno de Aguirre actuó con lentitud frente a la emergencia.

8-El segundo caso Ayotzinapa

La segunda crisis del gobierno de Aguirre relacionada con la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa comenzó el pasado 26 de septiembre pasado. 

Ese día, según las autoridades federales que indagan el caso, policías del municipio de Iguala dispararon contra un grupo de estudiantes que viajaba en autobuses, mataron a tres (y a otros tres civiles), persiguieron a los restantes, los capturaron y, apoyados por agentes de Cocula, se los llevaron a un paraje. 

Desde entonces se desconoce el paradero de 43 normalistas, una situación que ha causado preocupación de organismos internacionales, protestas y la exigencia de familiares y ciudadanos para que se les encuentre con vida.

La PGR afirma que sus investigaciones apuntan a que el exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, ordenó que los policías “enfrentaran” a los jóvenes para evitar que llegaran a un evento de su esposa y realizaran una protesta en el lugar.

Abarca y su esposa son señalados como operadores del grupo delictivo Guerreros Unidos y permanecen prófugos, en tanto Aguirre recibió críticas por la inseguridad en Guerrero y por su manejo el caso. Finalmente, la presión en torno a este tema lo llevó a pedir licencia del cargo este jueves

Ahora ve
Estas son las últimas campanadas del emblemático Big Ben
No te pierdas
×