Sol, arena... y bodas gay: 20 parejas del mismo sexo se casan en Acapulco

El puerto turístico celebra su primer matrimonio colectivo de parejas entre personas del mismo sexo, quienes exigen respeto a sus derechos
Obispos rechazan fallo favorable al matrimonio gay
Autor: Laura Reyes | Otra fuente: CNNMéxico

Con el atardecer y sobre la franja de arena de una de las playas más concurridas de Acapulco, Guerrero, 20 parejas gay contraen matrimonio.

Un restaurante de playa sobre la bahía de Santa Lucía es sede del templete, sillas enfundadas en tela blanca y moños rojos, y arreglos florales con velas y luces doradas que adornan la primer boda gay en este puerto turístico.

Clara y Marina, igual que las otras 14 parejas de mujeres y cinco de hombres que se presentaron, reciben sus actas del Registro Civil estatal de manos del gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez.

Ambas acuden solo con amigos como testigos de su unión, porque, aunque dicen que su matrimonio es una prueba “de que la sociedad está cambiando”, sus familias no aceptan la relación que tienen, de manera formal, desde hace ya cinco años.

Tomadas de la mano mientras esperan sentadas a que inicie la ceremonia oficial, Clara cuenta que su amor se dio desde que eran niñas.

“Fuimos amigas de infancia y ya nos queríamos”, relata a CNNMéxico, mientras Marina sostiene su ramo de novia y sonríe tímidamente.

“Nos separamos después, nos separamos un tiempo, yo digo que la familia se dio cuenta, y nos volvimos a juntar hasta ahora, después de años de no vernos. Ya vamos para los 37 (años) y tenemos cinco de relación y queremos tener, ahora sí que todos los derechos como pareja, como la tiene cualquier pareja”, explica.

Marina, quien viste de blanco con un adorno de rosas blancas en su cabeza, pide respeto a quienes critican los matrimonios gay, al recuerdar el “sacrificio” que hizo para hacer frente a su familia y esperar a que Clara regresara a su vida.

“Todos luchamos por algo igual, porque se nos respete. Todos tenemos derecho de amar, no importa de qué manera, no importa el sexo, y aquí estamos”, menciona Clara, a quien se le quiebra la voz al insistir en que su historia “no ha sido fácil”.

“Para mí, significa todo, demostrar a todos que sí podemos hacerlo, sí podemos lograrlo y de aquí hasta el final”, enfatiza Marina.

Todos los derechos

José Manuel Fierro Correa, mexicano de 28 años de edad, y su pareja, José Miguel Toro Alvarado, quien es 20 años mayor y de Puerto Rico, se casan para tener los mismos derechos legales que una pareja heterosexual.

Los dos van vestidos con trajes similares de manta, y encima de su cuello y hombros cuelgan la bandera gay.

“Poder acceder a todos los servicios públicos que hay dentro del estado y dentro del país. Yo soy mexicano y mi pareja es de Puerto Rico. Tenemos año y medio de estar juntos y fue algo, aparte de lograrlo aquí en el estado, lo intentamos, casarnos en el Distrito Federal pero se nos hizo un poco difícil por los requisitos de allá y vimos la oportunidad aquí en mi estado”, señala José Manuel.

El recién casado solicita a quienes están en contra del matrimonio gay que respeten esos logros de igualdad para todas las personas, por el simple hecho de ser seres humanos.

La búsqueda de aceptación sigue

María de Lourdes Sánchez y Abril Valdovinos son una de las parejas de jóvenes que acuden, sin sus familiares, a casarse, porque dicen sus padres los aman pero no las apoyan.

“No aceptan a mi pareja y entonces no me están aceptando a mí. Es un reto haber logrado esto porque es buscar la aceptación de la sociedad, de la familia y en el trabajo”, dice Abril, quien igual que su pareja tiene 24 años de edad. El último año y cuatro meses los han pasado juntas en la relación.

Pese a la felicidad de estar casadas, al mismo tiempo sienten tristeza de que su familia no haya estado presente. “Es el día más especial de mi vida”, comenta Abril.

Sin embargo, para María de Lourdes el casarse no es la única lucha ganada en el estado de Guerrero, sino que ahora buscarán que se les permita adoptar.

'Aquí los queremos': gobernador

Después de la entrega de las actas matrimoniales a las 20 parejas, el gobernador, Rogelio Ortega Martínez, aseveró que este día “pasará a la historia de Guerrero”, y que ese acto es una forma de “curar las cicatrices” que la sociedad, escuela y trabajo ha dejado en homosexuales y lesbianas.

“Siempre excluidos, hoy les estamos haciendo justicia. La ley ampara sus derechos, esto es hacer justicia a sus derechos civiles, es dar la cara a la sociedad, que se sientan arropados y abrazados. Es un acto de justicia”, indicó.

“Es un acto revolucionario que se produce en el ámbito de nuestras mentes. Te reconozco en la diversidad, te incorporo a mis afectos y a mi amor. Que no sean discriminados, al contrario, para la construcción de la armonía y la paz”, agregó el mandatario.

Ortega Martínez afirmó que ese tipo de actos dan “realce a Acapulco” y que el puerto queda ante la sociedad como un lugar de “amor y armonía”.

“Vengan a Acapulco a casarse, aquí reconocemos sus derechos, aquí los queremos”, dijo antes de partir el pastel y brindar con vino rosado con los 20 matrimonios.

Las parejas de personas del mismo sexo pueden casarse en todo el país, luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) emitió una tesis jurisprudencial que declara inconstitucionales los códigos civiles que consideren al matrimonio únicamente como la unión entre hombre y mujer con fines de procreación.

Como parte de los testigos de honor, la directora del Registro Civil del Distrito Federal, Rosario Luna Salgado, afirmó que para autorizar las bodas gay sólo hace falta “voluntad política”, porque ningún mexicano debe ser discriminado cuando es un país de igualdades.

“No entiendo por qué no se respeta el derecho al amor. El amor y lo que aquí se hace vale para todos”, indicó.

Luna Salgado informó que desde que se autorizó el matrimonio gay en la capital de la República, se han casado 5,907 parejas, de las cuales 237 son de Guerrero.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Atrás quedó la advertencia del alcalde de Acapulco, Luis Uruñuela Fey, quien pidió a los oficiales del registro civil local "abstenerse" de realizar cualquier trámite relacionado con las bodas gay, hasta que no quede formalmente reformado el Código Civil local. El Registro Civil estatal reviró que realizarían el procedimiento aún sin el respaldo de la autoridad municipal.

Y así ocurrió este viernes. Las parejas se casaron sobre la franja de arena de la playa Hornos, donde después de cortar el pastel el mariachi cantó.

Ahora ve
Twitter eliminará la verificación de cuentas que infrinjan sus reglas
No te pierdas
×