La celda del 'Chapo': el fondo de una gran fortaleza que resultó débil

Joaquín Guzmán vivía en una celda de aislamiento que también le permitió abrir un agujero en el suelo sin que nadie se diera cuenta
Altiplano, la prisión de la que se fugó 'el Chapo'
| Otra fuente: CNNMéxico

Joaquín el Chapo Guzmán vivió durante 17 meses al fondo de un imponente laberinto de concreto con 18 puertas de hierro, una fortaleza que resultó ser más débil de lo que se creía de la prisión de máxima seguridad de México.

La celda del líder del Cártel de Sinaloa era la número 20, en el área de “tratamientos especiales” del Altiplano, es de las que tiene las condiciones de aislamiento más estrictas: el interno no puede salir al comedor, tampoco hablar con otros internos, y es vigilado por cámaras y guardias, dijo la agencia AFP tras un recorrido.

Pero Guzmán gozaba de algunos beneficios, como una pantalla portátil de televisión que, aunque el reglamento de las prisiones federales lo prohíbe expresamente, la dejó encendida cuando se fugó a través de un túnel hecho con precisión milimétrica en el pequeño espacio de la regadera.

Cinco días después de la fuga, el bloque de concreto que se hizo sin que nadie más en la prisión se diera cuenta aún sigue abierto. El pasadizo conduce a un hoyo de 19 metros de profundidad y luego a un túnel de 1.5 kilómetros que llevó hacia la libertad al Chapo.

Aunque las pertenencias del capo ya fueron retiradas, la agencia AFP describe que hay dos repisas con restos de cacahuates, de tortillas de maíz y la envoltura de un medicamento para el malestar estomacal, presuntamente ingerido por Guzmán en las horas previas a su escape. 

Lee: Casi 10,000 elementos y hasta perros tras 'el Chapo'

Alta seguridad burlada

Para llegar a la celda 20 a la que pertenecía el Chapo hay que pasar por múltiples filtros de vigilancia entre fríos corredores, y atravesar 18 puertas de hierro que sólo pueden ser abiertas de manera electrónica por custodios que vigilan desde casetas de vidrio a personas autorizadas.

El penal del Altiplano, construido hace unos 25 años, era considerado un centro de reclusión inexpugnable y ejemplar hasta el sábado pasado cuando Guzmán logró escaparse.

Sin embargo, en 2004 sucedió otro incidente grave relacionado con este capo, cuando su hermano Arturo El Pollo Guzmán fue asesinado en uno de los locutorios, recuerda AFP.

Pese al aislamiento en que Guzmán Loera vivió los 17 meses que estuvo en este penal, con dos cámaras y un custodio al frente de su celda que lo vigilaban permanentemente, logró en marzo pasado sumarse a la denuncia que 140 reclusos hicieron al ombudsman nacional por las condiciones "inhumanas" de la prisión.

En una carta alegaron que recibían comida con gusanos y colchones maltrechos para la visita conyugal.

Peligrosos narcotraficantes, secuestradores, homicidas, violadores y pedófilos han engrosado las filas de este centro penitenciario. Uno de los últimos fue Servando Gómez La Tuta, exlíder del cartel de los Caballeros Templarios, detenido en febrero pasado.

Ahí están recluidos el último dirigente de la dinastía delictiva Beltrán Leyva, Héctor Beltrán Leyva alias "El H"; Edgar Valdez Villarreal apodado La Barbie, uno de los exjefes del cártel de Sinaloa, e Israel Vallarta, exnovio de la francesa Florence Cassez.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

También purgan sentencia en esa prisión Daniel Venegas Martínez y Daniel Arizmendí, miembros de una banda de secuestradores que acostumbraba a cortar las orejas de sus víctimas para enviarlas a sus familiares, así como José Luis Canchola, secuestrador del entrenador argentino Rubén Omar Romano, reportó AFP.

Lee: No sólo 'el Chapo': Más de 1,000 escaparon en 5 años

Ahora ve
Fisicoculturista con un raro trastorno murió por comer mucha proteína
No te pierdas
×