Plan Frontera Sur sube las deportaciones y cambia la ruta de los migrantes

El plan presentado hace un año por el gobierno federal ha generado que los migrantes busquen nuevas rutas para esquivar las detenciones
Migrantes prisioneros en su paso por México
Autor: Flor Hernández | Otra fuente: CNNMéxico

A un año de la implementación del Plan Frontera Sur por parte del gobierno  federal, se han incrementado en el número de aseguramientos y devoluciones de extranjeros en México en un 72%.

De acuerdo con el Resumen mensual de Estadística Migratoria 2014 y 2015, de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación (Segob), de  enero a mayo de este año, el Instituto Nacional de Migración (INM) aseguró y regresó a sus países de origen a 67,653  personas, contra las 39,286 personas que se deportaron en el mismo periodo del 2014.   

El informe arroja que Chiapas es la entidad donde se registra el mayor número de deportaciones con 29,591, seguido por Veracruz con 14,233; Tabasco con 8,098; Oaxaca con 2,972 y Tamaulipas con 1,404 deportaciones.

El endurecimiento de la vigilancia por parte de agentes (INM) en la zona sur del país, también ha provocado que las rutas de tránsito de migrantes centroamericanos con destino a los Estados Unidos  se hayan modificado.

El Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante (IOAM) confirmó a CNNMéxico, que desde hace un año, las rutas migratorias se han modificado en el estado, abarcando cinco de las ocho zonas geográficas: Istmo, Sierra Norte, Cañada, Cuenca y Costa.

Los migrantes anteriormente llegaban y atravesaban Oaxaca en el “lomo de la bestia” —el tren carguero que atraviesa el país— o bien a través de la carretera federal Oaxaca-México, pero los operativos instaurados en Ixtepec, Matías Romero y Chahuites, en la región del Istmo, colindante con Chiapas, los han obligado a cruzar por el norte del estado, indica el Instituto. 

El organismo detalla que procedentes de Arriaga (Chiapas), los centroamericanos avanzan hacia la cuenca del Papaloapan (frontera con Veracruz), para continuar su camino. 

Algunos transitan hacia Veracruz y Tamaulipas, otros prefieren evitar estas dos entidades y se internan por el norte de Oaxaca, hasta Huautla de Jiménez, para posteriormente llegar a Tehuacán, Puebla, donde continuarán a la capital del país.

Del mismo punto de Ciudad Ixtepec, las autoridades han detectado que las personas en tránsito ingresan a la Costa de Oaxaca, para subir por la Sierra Sur y llegar a la capital.  En este trayecto el pasado 20 de junio, un total de 37 centroamericanos –entre ellos 13 niños y 2 mujeres embarazadas— fueron extorsionados por presuntos agentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

Lee: Con Programa Frontera Sur aumentaron las deportaciones, acusan ONG 

Por los hechos, la Defensoría de los Derechos Humanos del Plueblo de Oaxaca (DDHPO) emitió medidas de protección dirigidas a la Procuraduría, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y las autoridades municipales de Ocotlán de Morelos, a fin de pedir garantías de protección y respeto a las prerrogativas fundamentales de las 37 personas migrantes detenidas e inició el expediente DDHPO/897/(16)/ OAX/2015 para investigar posibles violaciones a los derechos humanos.

Este documento se suma a los nueve iniciados por la DDHPO en lo que va del año y 40 (que incluyen 12 cuadernos de quejas) registrados de 2013 a junio de 2015, que documentan denuncias de agresiones y violaciones a los derechos humanos por parte de las autoridades municipales y estatales.

Las violaciones a los derechos humanos de las personas en tránsito también han sido documentas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), que de 2010 a 2015, emitió 13 recomendaciones la mayoría de ellas dirigidas al INM, por el actuar de los agentes migratorios contra centroamericanos.

Recomendamos: Gobierno reforzará vigilancia para que migrantes no aborden 'la Bestia'

El trayecto

Joseph tiene 21años y ya va por su segundo intento de llegar a Estados Unidos. La primera vez, sólo pudo llegar a Querétaro antes de que fuera deportado a Honduras, su país de origen.

“Salí de Honduras hace 16 días, tardé dos en llegar a la frontera con México, crucé en Chiapas, luego pasé a Tabasco, Veracruz y ahora estoy en Oaxaca, voy hacia el Distrito Federal.  Es mi segundo intento”, narra Joseph, un joven de 21 años que está en tránsito por el estado de Oaxaca.

La ruta, reconoce, es mucho más larga que la seguida por sus primos que ahora se encuentran en Estados Unidos y que partieron de su país hace 12 años. Ellos atravesaron México encima del tren carguero.

Pero él, dice que no pretende subir al tren carguero porque sabe que en éste puede  exponerse a más asaltos, extorsiones o ataques tanto de delincuentes, como de autoridades mexicanas.

Lee: Los niños mexicanos inmigrantes intentan cruzar a EU más de una vez

Caza centroamericanos

Para diversos defensores de derechos humanos, el aumento de detenciones por parte de la autoridad migratoria, sólo demuestra que Plan Frontera Sur se  ha convertido en un operativo “caza centroamericanos”, que ha provocado la violación sistemática de los derechos humanos y  ha orillado a los migrantes a buscar nuevas rutas cada vez más peligrosas para tratar de evadir los retenes.

El coordinador de la Pastoral de Movilidad Humana Pacífico Sur del Episcopado Mexicano, Alejandro Solalinde, señala que los migrantes ya no sólo se preocupan por las maras, los zetas, las autoridades locales, sino también por los agentes migratorios, los policías federales, estatales y municipales, incluso el Grupo Beta que se encargaba de brindar ayuda humanitaria, se ha convertido en delator.

El también director del albergue Hermanos en el Camino, consideró que desde la implementación de esta medida se militarizó el sur del país por lo que urgió a las autoridades a sustituir la estrategia si en verdad se quiere hacer algo positivo en la materia.

Aunque el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 7 de julio de 2014, por el cual se crea la Coordinación para la Atención Integral de la Migración en la Frontera Sur contempla que la medida se aplicará en Campeche, Chiapas, Quintana Roo y Tabasco, ésta se ha desplegado también en Oaxaca y Veracruz, sostiene el director del albergue Hermanos en el camino, ubicado en ciudad Ixtepec, Oaxaca.

Maribel Marcial Santiago, administradora del albergue Centro de Orientación al Migrante (Comi), ubicado en la capital oaxaqueña, opinó que desde la puesta en marcha de esta estrategia, México ha hecho el “trabajo sucio en su frontera, que quiere evitar los Estados Unidos”.

“En este momento y derivado del Plan Frontera Sur, los migrantes recorren caminos más peligros, en donde además, las autoridades municipales incurren en violaciones a sus derechos humanos”, advierte.

CNNMéxico buscó entrevista con el delegado  del INM en Oaxaca, José Guzmán Santos y un posicionamiento con la dependencia a nivel nacional, pero no hubo respuesta.

Este lunes, la Coordinación para la Atención Integral de la Migración en la Frontera Sur de la Segob, dio a conocer un comunicado que se pusieron en marcha operativos para brindar seguridad a los migrantes que utilizan el Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec con destino a Estados Unidos y que se realizaron acciones para combatir los delitos cometidos contra migrantes, pero sin dar más detalles.

Señala que durante el primer bimestre de 2015, se alojaron a 1,052 menores acompañados en estaciones migratorias del sureste mexicano, lo que representa el 55% del total nacional (mil 910) y a 1,316 menores no acompañados, que son el 57% del total nacional (2 mil 286).

En el comunicado, se recuerda que el Instituto Nacional de Migración (INM) cuenta con 11 puntos de cruces formales de control terrestre, pero que existen alrededor de 704 cruces informales.

La Segob no hace referencia a los migrantes retenidos y deportados desde que se puso en marcha el plan. 

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×