SCJN atrae el caso de una presunta tortura a una mujer de Sinaloa

Yecenia Armenta es acusada por el homicidio de quien era su esposo, pero ella reclama una detención arbitraria en 2012 y tortura
Ministros de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia  Ministros de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolverán un caso de aparente tortura
| Otra fuente: CNNMéxico

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) atrajo el caso de una mujer, Yecenia Armenta, acusada en 2012 de ser la autora intelectual del homicidio de su entonces esposo, pero que dice haber sido víctima de tortura. 

Por mayoría de votos, ante la solicitud del ministro José Ramón Cossío Díaz, se concretó la atracción.

"La aquí quejosa promovió amparo en contra de actos del Procurador General de Justicia del Estado de Sinaloa y otras autoridades, consistentes en su detención arbitraria, incomunicación y tortura", indicó este miércoles un comunicado de la SCJN.

"El juez de Distrito determinó conceder el amparo respecto de los actos de tortura. Inconforme, el citado Procurador interpuso recurso de revisión, mientras que la quejosa revisión adhesiva. El tribunal colegiado que conoció de los mismos formuló la presente solicitud", agregó.

Lee: México debe reconocer que hay tortura, dice ONG

Según la SCJN, llevar el asunto permitirá verificar si la forma en que el juez de Distrito tuvo por acreditados los actos de tortura e incomunicación reclamados estuvo apegada a las directrices constitucionales e internacionales.

Además, explorar los alcances de la protección constitucional contra actos de tortura, como acto reclamado y como posible violación a un derecho humano.

La Corte también podrá "desarrollar estándares de tortura cuando ésta sea alegada como acto reclamado en amparo, y las obligaciones de los jueces al respecto".

Yecenia fue obligada a declarar: AI

Según un comunicado de Amnistía Internacional (AI) difundido en julio pasado, Yecenia Armenta lleva casi tres años en prisión mientras los hombres que la torturaron continúan en libertad.

“Su pesadilla comenzó en 2012, cuando llevaba en automóvil a unas familiares al aeropuerto de Culiacán. Policías vestidos de civil la ataron, la colgaron cabeza abajo, la golpearon y la violaron. Después de casi 15 horas de tortura, sus agresores la amenazaron con ir a buscar a sus hijos para violarlos y matarlos”, refiere la asociación civil en su comunicado.

"Fue en ese momento cuando sucumbió a las exigencias de los policías de firmar una confesión y dejarles tomar sus huellas dactilares", agregó Amnistía Internacional.

Ahora ve
Una mexicana y un estadounidense se casan en el muro fronterizo
No te pierdas
×