¿Qué pasó con los normalistas? Estas son las versiones de la PGR y la CIDH

La PGR afirma que los 43 jóvenes fueron asesinados y quemados en un basurero de Cocula, mientras expertos dicen que no hay evidencia de ello
'Falta mucho por saber sobre el caso Ayotzinapa'
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico

El informe dado a conocer por los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre el caso Ayotzinapa confronta la versión dada a conocer por la Procuraduría General de la República (PGR), sobre lo ocurrido con los 43 estudiantes de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos, que desaparecieron el 26 de septiembre de 2014 en el municipio de Iguala, Guerrero.

Desde noviembre del año pasado, la PGR sostiene que los jóvenes fueron detenidos por policías municipales de Iguala y Cocula, quienes presuntamente los entregaron al cártel Guerreros Unidos. Según esta versión —que la dependencia sustenta en los testimonios de presuntos involucrados y en sus indagatorias—, Guerreros Unidos asesinó a los estudiantes y quemó sus cuerpos. 

Sin embargo, el informe que los miembros del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la CIDH dieron a conocer este domingo refuta esta posibilidad, que ya en enero pasado el entonces procurador Jesús Murillo Karam había descrito como "la verdad histórica de los hechos", y llama a que las autoridades mexicanas se mantengan investigando qué ocurrió con los estudiantes desaparecidos.

Lee: 8 claves del reporte sobre Ayotzinapa hecho por especialistas de la CIDH 

Aquí te presentamos en qué puntos contrastan las versiones que defienden ambas instituciones. 

Las condiciones del lugar 

Tanto en el reporte que dio en noviembre como en el que ofreció en enero, la PGR señaló que sus indagatorias llevaban a la conclusión de que los normalistas fueron asesinados la noche del 26 de septiembre y que, durante la madrugada del 27, sus cuerpos fueron quemados al aire libre en un basurero de Cocula. 

El primer cuestionamiento de los expertos de la CIDH se dirige contra esa afirmación, argumentando que la mejor forma de quemar un cuerpo es con un horno crematorio, así como lo complejo que sería realizar una cremación masiva a la intemperie. 

"El peritaje señala que no existe ninguna evidencia que apoye la hipótesis generada en base a testimonios, de que 43 cuerpos fueron cremados en el basurero municipal de Cocula el 27 de septiembre de 2014", dice el informe del GIEI. 

Los materiales 

La PGR ha dicho que los presuntos responsables detenidos han declarado que para quemar los cadáveres utilizaron diversos materiales inflamables: gasolina, diesel, madera, llantas y plásticos. También asegura que los estudios que realizó confirmaron que todo eso fue quemado en la zona y que ahí se alcanzaron temperaturas de entre 900 y 1,600 grados centígrados. 

Al respecto, citando al especialista en fuego José Torero, el informe del GIEI dice que para quemar un cadáver en un horno crematorio se necesita una temperatura de entre 800 y 1,000 grados Centígrados durante un lapso de 90 a 120 minutos. 

Y para llegar a esas temperaturas al aire libre, agrega, se requerirían 900 kilogramos de madera por cuerpo, o bien, de 310 a 400 kilogramos de llantas. Sin embargo, los expertos hacen notar que, según la PGR, los presuntos responsables dicen solamente haber usado "como 10 a 15 neumáticos" y haber completado la pira con madera. 

Los tiempos del fuego

En cuanto al tiempo, la PGR ha sostenido que la quema empezó alrededor de la medianoche del 26 de septiembre y terminó entre las 14:00 y las 15:00 horas del día 27. Es decir, según esta versión, el fuego ardió entre 14 y 15 horas. 

Sobre esto, los especialistas de la CIDH indican que, estando a la intemperie, un solo cuerpo necesitaría unas 12 horas para quemarse, mientras que 43 requerirían un total de 60. 

Los indicios 

En la conferencia que Murillo Karam dio enero pasado, el titular de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Tomás Zerón, dijo que el fuego no pudo ser visto por pobladores de la zona por las características de la misma. 

"(Con) la distancia que hay entre el pueblo de Cocula y el basurero, que es de 8.1 kilómetros por tierra, se demuestra que no hay ni una sola casa en el radio de kilómetros, lo que imposibilitó que algún habitante de la zona se percatara del incendio. Además de que es común que los basureros permanezcan emanando fuego por largos periodos", señaló. 

Al respecto, el informe del GIEI menciona que la llama de un incendio como el que describe la PGR habría tenido una altura aproximada de siete metros, y que si bien esto no habría sido visible desde lejos, sí lo habría sido la columna de humo, que habría llegado a los 300 metros. 

Los expertos de la CIDH, además, sostienen que la vegetación de la zona no tiene el daño que le habría causado un fuego de las dimensiones del descrito por la PGR, pues incluso dicen, éste habría provocado un incendio forestal.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Tras la difusión del informe, el presidente Enrique Peña Nieto ha dicho que ordenó a su gabinete tomar en cuenta sus observaciones, mientras la PGR ha anunciado nuevos peritajes sobre este caso y prometido que no quedará impune.

Lee: Peña Nieto se reunirá con los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa

Ahora ve
Así se vivió la emoción del eclipse en Salem, Oregon
No te pierdas
×