Araceli, 'bebé milagro' que sobrevivió al sismo para regresar al hospital

En septiembre de 1985, Araceli tenía un día de vida y estaba a punto de ir a casa cuando la tierra tembló y quedó atrapada entre escombros
CO. Terremoto3
/
(Notimex) -

Ya tiene 30 años y sus recuerdos sobre el sismo de magnitud 8.1, que cambió la vida de los capitalinos el 19 de septiembre de 1985, son los que le compartieron sus padres, no tiene más.

Araceli nació el 18 de septiembre. Su madre María de Jesús Romo se recuperaba del parto, pues ambas serían dadas de alta a las 8:00 horas del día siguiente.

Se encontraban en la torre de hospitalización del Hospital Juárez cuando, alrededor de las 7 de la mañana del 19 de septiembre, un fuerte movimiento telúrico las atrapó bajo los escombros. Tuvieron que ser rescatadas, primero la bebé y dos días después la madre.

Araceli fue la segunda de los cerca de 16 recién nacidos rescatados del terremoto de 1985, grupo al que se le denominó "bebés milagro".

"Parecería una situación especial (ser un "bebé milagro") pero la realidad es que no. Tuve cinco hermanos y una infancia bastante normal, que te pegaban porque te portabas mal, que te premiaban, como cualquier niño", comenta Araceli. 

A la pregunta de qué siente al saber que fue una de las sobrevivientes a un terremoto en el que decenas de miles murieron, esboza una leve sonrisa, suspira profundamente y mira a lo lejos.

"Creo que todos estamos aquí por algo, todos en general, cada persona que queda es especial, como dice un buen dicho: cuando te toca aunque te quites, y cuando no, aunque te pongas".

Casi tres décadas han pasado desde aquel episodio que nadie olvida y que para Araceli Santamaría Romo significó una segunda oportunidad de vida, la cual ha aprovechado.

Para apoyar a este grupo de niños sobrevivientes del temblor, organizaciones civiles crearon un fideicomiso, con el que se cubrió los gastos médicos de los pequeños, así como educación y en algunos casos, alimentación, porque algunos perdieron a sus padres.

Araceli recibió el apoyo hasta que terminó los estudios universitarios, a los 23 años, y entró a trabajar en el área de servicios farmacéuticos del Hospital Infantil de México Federico Gómez, nosocomio al que fue llevada para su atención luego de haber sobrevivido a la catástrofe.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"El hospital me dijo que me viniera, que tenía mi lugar aquí, terminé mi servicio y carrera en diciembre y para marzo ya estaba trabajando, aquí me siento genial, el hospital te da todo, no puedes pedir nada".

Ahora la joven mexiquense estudia una maestría que concluirá en mayo de 2016.

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×