#LosPiratasDeBorge Segunda Parte: Tulum

Las historias de las víctimas del saqueo institucionalizado en Quintana Roo, operado desde el gobierno estatal.

Casa Géminis, la espera de un amparo para volver a su hogar

1

Yo llegué con mi esposa Gisela Thevenon a Playa del Carmen recién casado. Era 1996.

Tres años más tarde, fuimos a Tulum a ver el terreno, que luego fue nuestra casa. Nos enamoramos de su simpleza y belleza natural, sus playas. De su energía tan particular.

Mi hija mayor, Maite Victoria Parada Thevenon, nació allí en Tulum en el año 2002. En esa época vivimos en un camión hecho motorhome que estaba dentro de nuestro predio: La Casa Geminis. Lo nombramos así porque mi esposa y yo éramos de ese signo.

Amamos ese paraíso en las playas de Tulum y creímos que seríamos felices allí porque ese lugar y su energía nos dio lo mas lindo que existe: nuestra hija Maite.

Gisela falleció un año y medio más tarde, en el año 2004. El día 2 de junio del 2004, sólo ocho días después de su cumpleaños número 29. Y sólo seis días antes de mi cumpleaños número 35.

Me dijo que ella me ayudaría siempre a cuidar a Maite y que quería seguir junto a nosotros en nuestra casa para ayudar a cuidar nuestro lugar en el mundo.

Allí permanece ella, en los cimientos de cada columna de nuestra casa.

Y Maite y yo lo que más queremos es regresar con ella.

Para nadie es fácil recordar estos momentos, en especial para Luis Parada, un mexicano de padres argentinos que el 17 de junio fue despojado de su cabaña frente al mar, en la que descansan las cenizas de su esposa.

El desalojo forma parte del realizado masivamente en 600 metros de playa del Ejido José María Pino Suárez, que fue ejecutado por orden de una Juez Mercantil de Primera Instancia de Solidaridad Quintana Roo, y que fue concretado con ayuda de hombres encapuchados y armados con palos, piedras, machetes y en algunos casos, con gas pimienta.

Desde ese día, no se ha podido acercar a su propiedad sin que las personas que resguardan los inmuebles reaccionen con amenazas.

“De mi casa que he llevado posesión pacífica ininterrumpida desarrollé el lugar, construí mi casa yo mismo, viví, nació mi hija y hoy día me toca estar despojado de mi propiedad, de mis derechos y mis garantías“, expresa Luis, quien comenta que desde hace 17 años adquirió el terreno mediante una cesión de derechos notariada.

Lo más doloroso, dice, es que sea la propia autoridad la que haya ordenado los desalojos sin tomarlos en cuenta, sin haberlos vencido de manera legal.

Luis y su familia optaron por regresar a Argentina, al menos mientras avanzan los procesos legales y se resuelve su petición de amparo.

Regresar: Así atacan Los Piratas de Borge

Coqui-Coqui, un lugar de ensueño que se vino abajo

2

Hace unos meses el hotel Coqui-Coqui Tulum era un lugar de ensueño. Un puñado de habitaciones con decoración maya, sábanas blancas, viento marino y un mar para enamorados. Pero eso es pasado. Todo se vino abajo desde las 6:30 de la mañana del 17 de junio de 2016. La fecha en que un grupo de actuarios del Poder Judicial de Quintana Roo, acompañados por unos cuantos policías municipales y decenas de hombres con playeras negras estampadas con una leyenda que decía “seguridad”, tomaron el lugar. Los elementos privados llegaron embozados, con palos y machetes en mano.

Pasar por el sitio puede ser peligroso. El sólo hecho de caminar por la playa y tomarse una foto merece la salida e intimidación de los hombres que ocupan el hotel boutique. Sucede a pesar de que la playa es territorio federal. Este equipo periodístico recorrió la zona y constató la ocupación y la portación de armas.

“Nadie puede tomar fotos aquí. Váyanse. Nosotros sólo seguimos órdenes”, dijo uno de ellos mientras sostenía un barrote coronado con una hoz afilada.

El despojo se realizó al Coqui-Coqui y a otros inmuebles más asentados en un total de 600 metros de playa. Según la versión de los desalojados, la razón del despojo se origina en una orden judicial iniciada a solicitud de los empresarios regios Schiavon Magaña. Ellos se dicen dueños del terreno, sin embargo cuenta Matías González, uno de los propietarios de la empresa Coqui-Coqui, el juicio que iniciaron no fue para disputarles el derecho del suelo, sino para exigir un desahucio por unos supuestos arrendadores incumplidos que ellos no conocen, y que nunca han ocupado ni el hotel ni el terreno.

“Fue una situación tremendamente violenta. Nos tiraban los muebles por la ventana… Bajo la fachada de esa fuerza estatal viene sostenida una fuerza privada”, menciona Matías durante una entrevista telefónica.

Tras el desalojo, acusa, el actuario nunca les dejó una copia de la orden: “La sentencia salió un día, y a las 24 horas la fueron a ejecutar. Eso no sucede en cualquier lugar de México”.

“Lo grave de esto es que, por un momento, el Estado miró para otro lado. Y después todo volvió a la normalidad”, expone.

Lo sucedido se puede ver en un video subido a YouTube, grabado por un reportero de la zona. Ese día se ve como el actuario del Poder Judicial tiene la capacidad de controlar los ánimos de las personas que no son policías y que portan palos y machetes. Estaban bajo su mando.

Para Matías y el resto de los hoteleros despojados fue muy complicado conocer las razones del desalojo, incluso, en este momento aún no conocen bien los documentos. Y así, casi a ciegas, interpusieron un amparo por la violación de diversos derechos, amparo que aún no se resuelve.

“Si yo no tengo certeza jurídica de qué sirve que vuelva a invertir en Tulum”, se pregunta el empresario argentino con inversiones en distintas zonas de la península de Yucatán.

***Se buscó el contacto con la familia Schiavon Magaña pero no pudo concretarse.

Regresar: Así atacan Los Piratas de Borge

Los rostros de los afectados

3

El desalojo en serie realizado del 17 de junio a los hoteles y predios asentados en la tira de playa de Tulum, dejó una estela de desolación en el destino turístico que ha llamado la atención de otros países.

Los afectados se han encargado de “correr la voz” a través de las redes sociales y medios internacionales que han dedicado sus páginas a contar lo ocurrido esa mañana de junio en este destino muy visitados por europeos.

A través de las embajadas de países como Francia, Italia, Portugal, Países Bajos y Argentina, se han hecho reclamos al gobierno federal a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), las historias y los reclamos de un juicio justo ya llegaron al Senado de la República y senadores de oposición se han comprometido a llevar el tema a la Secretaría de Turismo.

Mientras esto pasa, 84 personas, de acuerdo con datos de los afectados, se han quedado sin trabajo y la imagen de este destino ha comenzado a tener afectaciones.

Regresar: Así atacan Los Piratas de Borge

¿Cuáles son las afectaciones?

4

Hace 20 años, Eddie Villarreal llegó a Tulum con la esperanza de vivir tranquilo junto al mar y desde que decidió establecer su casa frente a la playa, se ha dedicado a estudiar e investigar los orígenes de la tierras del Ejido José María Pino Suárez creado en 1973, y a obtener los documentos que respalden la historia registral de estas tierra que desde hace unos años han tenido varios episodios de desalojos.

Tan solo en los últimos cinco años se han desalojado 28 predios, 26 hoteles y 13 cabañas privadas con valor de casi 800 millones de dólares, según estimaciones de los propios afectados.

El último y más grande desalojo se realizó el pasado 17 de junio.

Regresar: Así atacan Los Piratas de Borge