Reforma sobre marihuana medicinal, un avance de alcances minúsculos: activistas

El dictamen del Senado es un paso en la dirección correcta, pero aún implica restricciones al uso médico de la cannabis y a su investigación, dicen expertos e impulsores de la regulación de la hierba.
El texto aprobado faculta a la Secretaría de Salud federal para que diseñe y ejecute políticas públicas que regulen el uso medicinal de los derivados farmacológicos de la cannabis.
Regulación limitada  El texto aprobado faculta a la Secretaría de Salud federal para que diseñe y ejecute políticas públicas que regulen el uso medicinal de los derivados farmacológicos de la cannabis.  (Foto: Archivo Tec Review/Gladys Serrano)
BIANCA CARRETTO
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

La reforma que aprobó el Senado este martes para permitir el uso medicinal de la marihuana es un avance respecto de la legislación vigente pero con alcances muy cortos, coincidieron expertos y activistas a favor de la regulación de la cannabis.

Juan Francisco Torres Landa, secretario de la organización México Unido Contra la Delincuencia (MUCD), criticó que el documento no profundice en las políticas públicas que se llevarán a cabo como parte del proceso de regulación.

“No se establece exactamente si la Secretaría de Salud tiene un plazo para llevar a cabo estas acciones tendientes a políticas públicas en la materia. No se deja claro, por ejemplo, cómo se van a obtener los permisos de importación, ni mucho menos cómo se van llevar a cabo los permisos, si es que se van a dar, para que haya una fabricación nacional de estos insumos”, dijo a Expansión.

Para el activista, uno de los cuatro ciudadanos a quienes la Suprema Corte dio un amparo para el consumo recreativo de marihuana, la reforma es un paso en la dirección correcta hacia la salida del prohibicionismo, pero los legisladores desaprovecharon la oportunidad para fijar normas de mayor alcance y más específicas.

“La legislación debería abarcar toda la cadena de suministro, porque si no abarcas toda esa cadena, lo que en el fondo estás indicando es que en algún momento estás todavía relegando a que las cosas las haga la delincuencia organizada”, señaló.

El politólogo Jorge Hernández Tinajero, quien describió la reforma como una simulación, cuestionó que en la discusión en el Senado no se consideraran los criterios establecidos por la Suprema Corte ni la información generada en foros sobre el tema.

“Lo que propone el dictamen es básicamente la importación de medicamentos que prácticamente no tienen THC (tetrahidrocannabinol). Además, está limitando el amplio espectro que los medicamentos de marihuana pueden otorgar, con lo cual habrá muy poca gente que pueda comprar sus productos”, apuntó.

Otro de los temas que no contempla el texto, refirió Hernández Tinajero, es el relativo al cultivo, que consideró como un punto esencial para lograr una regulación que desincentive la producción ilegal de la planta y beneficie a los usuarios.

“Una verdadera regulación de marihuana medicinal incluiría mecanismos para hacerla accesible a todos aquellos que la necesitaran. Eso tendría que hacerse a partir de una regulación del cultivo, ya sea personal o asociado. Creo que las asociaciones de cultivo son muy necesarias y solucionarían un gran problema”, dijo.

El paso siguiente

Los activistas consultados coincidieron en que la reforma se queda corta en comparación con regulaciones que ya se echaron a andar en otros países como Estados Unidos, Uruguay y Colombia.

Mariana Sevilla, integrante del Movimiento Cannábico Mexicano, consideró que el Senado buscó "lavarse las manos" y presumir lo aprobado como un gran avance. Sin embargo, cuestionó las modificaciones avaladas.

“La batalla más grande que nos queda a los activistas es seguir luchando por el autocultivo, que es lo que resuelve al menos de manera inmediata las necesidades de todo el mundo, tanto de los usuarios de cannabis personal adultos como de los pacientes, que podrían empezar a elaborar sus propios medicamentos”, afirmó.

Sevilla también reconoció un avance en comparación con las normas vigentes, aunque advirtió que aún hace falta difundir información sobre los efectos terapéuticos del THC.

“La información es la base para políticas sensatas hacia las drogas. Hay que seguir educando a todo tipo de niveles, niños, adultos, pacientes, senadores, para que su juicio hacia la planta sea uno adecuado y se pueda hacer presión desde diferentes frentes. Creemos que el siguiente paso es educar”, coincidió el médico Raúl Porras, integrante de Cannátiva, un colectivo orientado a la difusión de las propiedades terapeúticas de la marihuana.

Raúl Elizalde, padre de Grace, una menor con Síndrome de Lennox-Gastaut quien se ha convertido en símbolo de la lucha por la regulación de la marihuana medicinal, estimó que el Senado envió una señal positiva, pero todavía deben atenderse numerosos pendientes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Lo que sigue es que ojalá las empresas empiecen a desarrollar investigación científica, las universidades empiecen a desarrollar investigación científica, quitar el tabú, el miedo a esta planta, y en materia legislativa les queda empezar a legislar sobre la producción de cáñamo industrial, falta legislar sobre el uso personal, les falta legislar sobre el autocultivo medicinal. Les faltan estos temas por tocar y seguir quitando este miedo a la planta", dijo.

Con información de Ariadna Ortega.

Ahora ve
Policía abate a Younes Abayuyaaqoub, autor de atentado en Barcelona
No te pierdas
×