Peligra acuerdo Chrysler-Sindicato

Trabajadores de cuatro de las ocho plantas que deben votar el convenio rechazaron los acuerdos; empleados dijeron que el pacto permitiría a Chrysler contratar personal a menor sueldo.
DETROIT (CNN) -

El preacuerdo laboral alcanzado entre la automotriz Chrysler LLC y el sindicato Trabajadores Automotores Unidos (UAW por sus siglas en inglés) está en peligro, tras ser rechazado por los empleados de cuatro de las ocho plantas de ensamblaje que debían votarlo.

En total, seis fábricas representadas por UAW, que cuenta con alrededor de 11,150 empleados sindicalizados, votaron en contra del acuerdo, según un conteo provisto por una persona que se opone al contrato.

La fuente comentó que otras nueve fábricas, que representan a 8,294 trabajadores, aprobaron el contrato laboral tentativo para los próximos cuatro años.

La férrea oposición al contrato suscrito con Chrysler marca un retroceso para los líderes de UAW, que llegaron a un preacuerdo el 10 de octubre, luego de una huelga de seis horas.

El presidente de UAW, Ron Gettelfinger, que espera negociar también un contrato colectivo con Ford Motor Co., podría tener que regresar a la mesa de negociaciones con Chrysler, si el acuerdo es rechazado. Se espera que las votaciones terminen esta semana.

Según los líderes disidentes, entre ellos algunos dirigentes locales de UAW, la propuesta no puede ser aceptada porque permitiría a Chrysler contratar empleados por la mitad del salario actual y sin garantizar nuevas inversiones en las plantas estadounidenses.

Además, se oponen al plan de crear un fideicomiso para los beneficios de salud de los jubilados de Chrysler, porque recibiría un financiamiento menor a los alrededor de 19,000 millones de dólares que cubre ahora la compañía.

El acuerdo será ratificado si lo aprueba una mayoría simple de los 49,000 empleados sindicalizados de Chrysler.

Entre los que lo han rechazado se encuentran los trabajadores de la planta de ensamblaje de Jeep en Detroit; una fábrica de autopartes en Detroit; una planta de minivans en Fenton, estado de Missouri; una planta de sellos en Twinsburg, estado de Ohio; y una de ensamblaje en Newark, estado de Delaware.

La planta Norte de St. Louis, la tercera más grande de la firma en el país, también objetó el acuerdo.

Aún tienen que votar unos 8,000 trabajadores de dos plantas de ensamblaje en Sterling Heights, estado de Michigan, y en Belvidere, estado de Illinois, según representantes del sindicato.

Ahora ve
No te pierdas