Segunda víctima de la crisis hipotecaria

La salida de Charles Prince de Citi estuvo precedida de la dimisión de Stan O'Neal de Merrill L mi retiro es la única opción honrada que me queda como presidente ejecutivo, dijo Prince.
NUEVA YORK (Agencias) -

La salida de Charles Prince al frente del mayor grupo financiero del mundo, Citigroup, supone la segunda renuncia a raíz de la crisis crediticia desatada por el mercado hipotecario en Estados Unidos.

Prince renunció el domingo pasado, cinco días después de que fuera despedido Stan O'Neal, de la presidencia ejecutiva de Merrill Lynch & Co, luego de que la compañía informó amortizaciones por 8.400 millones de dólares, un 50% superior a sus metas.

Citigroup, por su parte, espera registrar cargos adicionales después de impuestos de 5,000 a 7,000 millones de dólares relacionados con una exposición de 55,000 millones de dólares a hipotecas de alto riesgo.

Los cargos equivalen a entre 8,000 millones a 11,000 millones de dólares antes de impuestos y podrían aumentar si el mercado empeora.

Previamente, Citigroup había pasado a pérdidas 6,500 millones de dólares vinculados a hipotecas de alto riesgo y a otros préstamos.

“Soy responsable por la conducción del negocio”, dijo Prince en un memorandum a sus empleados. “El tamaño de estos cambios hace que mi retiro sea la única opción honrada que me queda como presidente ejecutivo. Esto es lo que recomendé al directorio”.

El banco dijo que no tiene planes de reducir su dividendo ordinario trimestral, de 54 centavos por acción, y espera que sus cuestionados niveles de capitalización regresen a la normalidad en el 2008.

La partida de Prince llegó luego de que dijera a los inversores el 15 de octubre, cuatro días después de una serie de despidos en la gerencia, que el directorio pensaba que Citigroup tenía un plan estratégico “bueno y sostenible” y que no eran necesarios otros cambios gerenciales.

Su salida pone fin cuatro turbulentos años, marcados por cambios de los ejecutivos senior de la entidad, dudas sobre la estrategia y crecientes pérdidas por préstamos.

Los problemas han llevado a que algunos pidieran que se escindiera al banco, que posee unos 2.35 billones de dólares en activos, porque es muy difícil de manejar.

Las acciones de Citigroup han caído un 32% en lo que va del año y un 17% desde que Prince asumió la presidencia ejecutiva, en octubre de 2003. Los títulos subieron el lunes en su debut en Tokio.

Ahora ve
No te pierdas