La CFC quiere apertura total en Telmex

Si quiere entrar al mercado de la TV, debe abrirse primero a todos los competidores en telefoní Eduardo Pérez Motta, presidente de la Comisión Federal de Competencia platica con CNNExpansión.
Pérez Motta, como 'gato panza arriba'. (Archivo)
José Manuel Martínez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Ojo por ojo. Si Teléfonos de México (Telmex) desea entrar a competir al mercado de la televisión, deberá abrirse por completo y permitir la entrada de hasta 200 empresas de TV por cable que también quisieran disputarse el mercado de la telefonía.

Si Telmex se niega a abrir su red de telefonía a sus futuros y potenciales competidores “nuestra opinión sería definitiva y tajantemente que se niegue cualquier posibilidad de que Telmex dé este servicio” (de televisión), dijo el presidente de la Comisión Federal de Competencia, Eduardo Pérez Motta.

La principal empresa de telefonía de América Latina debe otorgar la interconexión, interoperabilidad y portabilidad de número a las empresas de televisión por cable que quieran ofrecer el servicio de telefonía, según fijó la CFC en una opinión de 2006.

“Esas son condiciones que tienen que darse previamente y son condiciones que aseguran que el mercado opere de manera más pareja”, señaló Pérez Motta en entrevista con CNNExpansión.com.

Telmex llegó el jueves a un acuerdo de interconexión con la empresa de televisión por cable, Cablemás. Sin embargo, con el acuerdo de convergencia emitido el año pasado, unas 200 empresas de televisión por cable en el país podrían entrar al mercado de telefonía utilizando para ello la red de Telmex.

“Mucha gente cree, o incluso a veces lo creen algunos funcionarios menores de Telmex, que ese mercado es de su propiedad, y no lo es, porque lo que necesitamos es que entren nuevos jugadores y que puedan competir”, dijo el funcionario.

Telmex sostiene que el mercado mexicano es competitivo y que la razón de su alta participación de mercado es que los otros operadores no son eficientes.

Telcel, en la mira

El debate sobre los grandes operadores en el mercado de telefonía se reavivió con el reciente regreso de Francisco Gil Díaz al sector de las telecomunicaciones. El ex directivo de Avantel y ahora nuevo presidente de Telefónica Movistar México, criticó la insuficiente apertura y las altas tarifas que se cobran a los usuarios.

En México “sigue habiendo un terreno disparejo para la competencia”, pero “no hay un ánimo personal contra Carlos Slim”, dijo ayer Gil, según publicó el diario Reforma.

Pérez Motta, que fue entrevistado antes de las declaraciones hechas por Gil, también criticó la alta concentración que tiene Telcel en el mercado de la telefonía móvil.

El presidente de la CFC recordó el episodio de febrero, cuando se colapsó la red de Telcel y dejó sin servicio a sus usuarios en la Ciudad de México.

“Si tiene el 80% del mercado y falla (…) pues obviamente sufren más consumidores que si tuvieras cinco empresas en el mercado y cada una tiene el 20% de los usuarios”.

Para abrir la competencia en telefonía celular y evitar daños y costos a los suscriptores, la CFC tiene la capacidad de emitir una declaratoria de dominancia de Telcel.

“Si se llegara a dar el caso y efectivamente se hace un declaratoria y queda firme la decisión de la Comisión, el regulador sectorial -que en este caso es la Cofetel-, tendría más instrumentos para regular a esta empresa (Telcel)”, dijo Pérez Motta, aunque declinó informar si actualmente la CFC está contemplando esa posibilidad.

Empresas dominantes

La presencia de grandes empresas con alta participación en diversos mercados de México, afirmó Pérez Motta, ha redundado en fallas que afectan al conjunto de la economía nacional y la CFC no ha tenido un papel duro para romper con las inercias.

“La falta de competencia nos afecta a todos. Claramente los resultados de la Comisión son resultados que sí dejan mucho que desear. Ciertamente el país está muy lejos de encontrarse en una situación donde la eficiencia de los mercados sea la regla”, afirmó.

El combate a las prácticas monopólicas abarca todos los sectores y ahora que el sistema financiero vive uno de sus mejores momentos, después de la debacle de 1995, el objetivo se ha centrado en bancos y Afores.

Pérez Motta adelantó que habrá nuevas medidas por parte de la Consar, el organismo regulador de las Afores, para eliminar las prácticas que han provocado que parte del ahorro de los trabajadores se haya evaporado a causa de las altas comisiones.

Según el funcionario, el gobierno calderonista favorecerá la competencia en los diversos sectores. “Hay posibilidades de que se tomen las decisiones políticas con la voluntad que se requiere para regular y que los mercados funcionen mejor”.

Ahora ve
No te pierdas