Siemens batalla por sortear el escándalo

Empleados de la firma fueron sospechosos de pagar casi 500 mdd en sobornos durante años; pero ni las noticias alarmantes han bajado los precios de la acción.
Dennos Sadlowski, presidente operativo de Siemens (Reuters).  (Foto: )

En los meses recientes, Siemens se ha visto envuelta en una tormenta de publicidad negativa, luego que empleados actuales y antiguos de la gigante industrial alemana cayeran bajo sospecha de haber pagado casi 500 millones de dólares en sobornos durante años para obtener contratos en todo el mundo.

Pero aún cuando el escándalo está fresco en los medios europeos, las acciones de Siemens siguen teniendo gran demanda y han registrado, desde el 1 de octubre, un alza superior al 25%.

La razón: Klaus Kleinfeld, quien inició una reestructuración cuando se convirtió en presidente ejecutivo de Siemens hace dos años, ha mejorado el desempeño de la gigante de ingeniería y tecnología que fabrica una amplia gama de productos, desde trenes de alta velocidad, equipos médicos avanzados hasta ampolletas.

Si logra mantener la reestructuración por buen camino, el precio de la acción de Siemens (SIE.Germany) y de sus ADR (SI) debería seguir subiendo.

El escándalo ha hecho que Siemens parezca una empresa con una ética dudosa y podría tener un costo considerable en multas. Pero, hasta el momento, nadie ha sido acusado formalmente, y es poco probable que destruya la compañía, a menos que Kleinfeld se vea implicado -y no ha habido ningún indicio de que lo esté-. Por el contrario, él y sus principales colaboradores parecen estar cooperando plenamente con las investigaciones que se llevan a cabo en Alemania, Estados Unidos y en otros países.

Siemens ha prometido mejorar los controles internos para que sea más fácil prevenir actividades ilícitas. (Este mes, en un incidente que no tiene relación con las investigaciones europeas, una división de Siemens en Estados Unidos se declaró culpable de obstruir la justicia en una investigación federal sobre pagos ilegales en contratos para proporcionar equipos a un hospital de Chicago en el 2001).

Kleinfeld ha logrado que Siemens sea más eficiente, a la vez que se ha enfocado en tres áreas de crecimiento clave: energía y cuidado ambiental, infraestructura y automatización pública e industrial, y cuidado de la salud. En los últimos dos años, Siemens vendió su filial de fabricación de teléfonos celulares que generaba pérdidas y compró el negocio de diagnósticos médicos de Bayer. Las iniciativas de reestructuración más recientes incluyen una fusión de su negocio de redes inalámbricas con el de Nokia (NOK), la compra de la empresa de software UGS y la venta del 25% al 50% de su filial de autopartes VDO a través de una oferta pública inicial de acciones, probablemente este año.

El objetivo, señaló a Barron's Joe Kaser, director general de finanzas de la empresa, es "llevarla al próximo nivel con capital nuevo". Los analistas estiman un valor para VDO de entre 5,000 y 8,000 millones de euros.

 La reestructuración está logrando un fuerte impacto

 En el primer trimestre del año fiscal de Siemens, finalizado el 31 de diciembre, las 12 divisiones de la empresa obtuvieron ganancias por primera vez en seis años.

La ganancia operativa aumentó un 51% respecto del nivel del mismo período del año anterior, a 1,630 millones, con ingresos de 19,100 millones. (La ganancia neta cayó a 788 millones respecto de 939 millones, debido a una multa de 423 millones que Siemens debió pagar a las autoridades europeas en un caso de fijación de precios de productos de energía. La compañía presentó una apelación contra el fallo).

En el año fiscal 2006, la ganancia neta aumentó un 35%, a 3,030 millones, luego que las ventas de operaciones continuas crecieran de 75,440 millones a 87,320 millones.

Kaser dice que el volumen de negocios -ventas y pedidos- debería seguir aumentando a cerca del doble de la tasa global de crecimiento promedio del producto interno bruto, que fue del 6% el año pasado. Durante el primer trimestre, los ingresos y pedidos aumentaron un 6% y un 4%, respectivamente. Siemens basa sus proyecciones en el PIB mundial (y los cambios demográficos relacionados) porque es una empresa de infraestructura global, que cuenta con unos 470,000 empleados en cerca de 200 países.

"Creemos que algunos de sus negocios ofrecen un buen potencial en el largo plazo", indica Henning Gebhardt, director para acciones alemanas de Deutsche Asset Management, con sede en Francfort. La firma tiene alrededor de 1,000 millones en acciones de Siemens en sus carteras. "El hecho de que se estén concentrando en mercados emergentes, y en una población que está envejeciendo, por ejemplo, muestra potencial".

Analistas se muestran positivos

Stefan Schoeppner, analista de Dresdner Bank en Francfort, piensa que el precio de la acción de Siemens podría subir otro 10% dentro de seis a 12 meses. Sostiene que la compañía todavía está subvalorada, en comparación con otros gigantes tales como General Electric (GM) o 3M (MMM).

El analistas mantiene una recomendación de "comprar" para la acción, que cerró el viernes en Francfort a 78.64, mientras que los ADR se negociaban recientemente en Nueva York a 103.45 dólares..

Andreas Willi, director ejecutivo de análisis de bienes de capital europeos para JPMorgan en Londres, indica que, a pesar de realizar una reestructuración profunda, según los estándares alemanes, Kleinfeld sigue teniendo las manos atadas en algunos aspectos. "No puede impulsar el cambio como los presidentes ejecutivos de otras compañías" indica Willi.

La buena noticia es que "todavía hay espacio para mejorar". Willi, quien mantiene una recomendación de "alta ponderación" para las acciones, estima que llegarán a 89 euros en diciembre. Prevé ganancias de 5.12 euros por acción para este año fiscal, en comparación con los 3.40 euros del año pasado.

Kaser no quiso decir cuánto más cree que podrían subir las acciones. Se mofa del concepto de "descuento de conglomerado" que muchos inversionistas asignan a las empresas con muchas divisiones, debido a que, afirman, no pueden controlar a algunas de estas divisiones como debieran. "[Las partes de] un conglomerado puede trabajar en conjunto", declara. "Mientras más claro se vuelva esto en Siemens, menos veremos el descuento".

Y agrega: "Estamos logrando cosas importantes y hemos progresado en nuestros márgenes, carteras, y estamos observando resultados con nuestra reestructuración (...) Bien podría ser que lo mejor esté por venir."

Ahora ve
No te pierdas