Vive un fin de semana como indocumentado

El parque Ecoalberto propone una caminata nocturna que simula pasar a los ilegales hacia EU; aunque pareciera un campo de entrenamiento, el parque defiende que su objetivo es hacer concien
El trayecto lo dirigen "los polleros", indígenas Ñanhu que c
Enrique Duarte
IXMIQUILPAN (CNNExpansión) -

El parque Ecoalberto busca atraer a más visitantes con una caminata nocturna, que permite experimentar los peligros y retos del paso de un inmigrante ilegal en la frontera, para los que se aburren de estar sólo en la alberca.

La caminata, en el parque ubicado en Hidalgo, te lleva por caminos peligrosos donde sólo los fuertes logran cumplir con la meta. El recorrido es guiado por los “polleros” que, cubriendo su rostro con un pasamontañas, ayudarán a cruzar la frontera alertando agacharte y guardar silencio cuando una patrulla fronteriza se acerque o los oficiales disparen con balas de goma y seas “devuelto”

Cuando el riesgo disminuye es preciso correr por pantanos que dificultan el paso o por canales de agua que llegan hasta la rodilla, sorteando barrancas, túneles y puentes colgantes con el fin de llegar al “otro lado”.

Esta caminata ha generado controversias por considerarla un campo de entrenamiento para las personas que intentan cruzar la frontera con Estados Unidos.

El guía (pollero) principal del parque, asegura que la actividad tiene por objetivo concientizar a las personas de los aprietos que se enfrentan los inmigrantes en el límite fronterizo. Además los visitantes al parque no cumplen con el perfil de los que se trasladan a los Estados Unidos.

“Estamos haciendo actos de conciencia (pero) nos señalan que estamos preparando a la gente para un campo de concentración y vayan a EU, que aquí se vienen a ejercitar, ¡no es cierto!, lo que estamos creando es un acto de conciencia para que no se vayan”, menciona Poncho.

Además de este paseo nocturno, por 200 pesos que cuesta la visita, el parque ofrece a sus visitantes varias albercas de poca profundidad, un paseo en lancha, lanzamiento en tirolesa, cabañas y áreas verdes para acampar.

Las personas que trabajan en el parque enriquecen con su experiencia el recorrido ilegal. Todos son indígenas Ñanhu y 90% de su población han pasado la frontera para trabajar en EU.

El parque fue financiado por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), con una inversión de un millón de dólares, menciona Purificación, administradora del lugar. También los propios migrantes que residen en EU, mandan donativos en dólares para preservar a Ecoalberto.

En un día promedio, el parque recibe entre 30 y 50 visitantes, pero no sólo es para sensibilizar a las personas sino que busca atraer a más turistas en un mercado creciente, donde la competencia por ganar el mayor número de viajeros es importante.

Tan sólo en el estado de Hidalgo existen alrededor de 25 lugares para acampar o realizar actividades acuáticas.

Las personas que visitan el lugar varían desde familias, amigos y grupos de niños exploradores. Hay que llegar temprano para alzar la casa de campaña, preparar las bolsas de dormir y comer algo ligero para disfrutar las albercas y que en la noche no sea pesada la caminata.

Al caer la noche, en la penumbra de los árboles y senderos, Poncho o Jesús (como alguna vez lo nombró una visitante francesa porque a él sólo lo encuentras en los corazones), rodeado por los inexpertos ilegales, menciona que la caminata se lleva a cabo en la noche para vencer los temores.

“Lo hacemos en la noche, para deshacernos de los miedos, porque la noche da temores, en los pueblos podemos ver a la bruja, a la llorona, al nahual, creemos en esa parte metafísica de los pueblos, sabemos que son extraordinarios”, explica.

Asimismo protesta por la situación en la que vive su pueblo por tener que cruzar la frontera para obtener empleo y dinero.

“El gobierno de EU utiliza la doble moral, aquel que promueve los derechos humanos es el primero en exprimir los derechos humanos, en relación al poder económico, nos hace muchas veces humillarnos, por eso tiene que haber un acto de conciencia”.

El parque Ecoalberto se encuentra en la comunidad de El Alberto, municipio de Ixmiquilpan, estado de Hidalgo, a tres horas de la Ciudad de México, tomando la autopista de Pachuca.

Ahora ve
No te pierdas