Evo toma "simbólicamente" Petrobras

El mandatario boliviano dijo cumplir así con la voluntad del país, en el proceso de nacionaliza el país recompró por 112 mdd, las dos refinerías brasileñas que producen 40,000 barriles diario
Las dos refinerías de Petrobras son estratégicas para Bolivi

El presidente de Bolivia, Evo Morales, tomó simbólicamente el sábado las dos pequeñas pero estratégicas refinerías que acordó recomprar a la estatal brasileña Petrobras, en el proceso de nacionalización de la industria petrolera iniciado hace poco más de un año.

El mandatario dijo en una concentración política, en la refinería ubicada en las afueras de la ciudad oriental de Santa Cruz, que tras el pacto se comenzó a "dignificar" al país al sentar "soberanía sobre nuestros recursos naturales y también sobre nuestras refinerías".

"Sólo estamos cumpliendo un mandato del pueblo boliviano, sólo estamos cumpliendo con el sentimiento del pueblo boliviano", agregó el gobernante, quien tenía previsto encabezar en la tarde una celebración similar en la refinería de la ciudad central de Cochabamba.

Morales reiteró que su política de nacionalizaciones, que ya comenzó a extender a los sectores de minería y telecomunicaciones, es respetuosa de los derechos propietarios de las empresas extranjeras.

Advirtió, sin embargo, que Bolivia seguirá adelante en su campaña contra el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), un organismo del grupo del Banco Mundial al que acusó de favorecer a las transnacionales "para saquear a los pueblos".

Morales encabezó el llamado "Día del Regocijo" dos días después de haber alcanzado un acuerdo con Petrobrás, para recomprar por 112 millones de dólares las dos refinerías, cuya capacidad conjunta de procesamiento de 40,000 barriles diarios, cubre casi toda la demanda interna de derivados del petróleo.

Las plantas habían sido compradas por Petrobras a la estatal boliviana YPFB a fines de 1999, por 104 millones de dólares, culminando entonces un proceso de privatización del sector.

En el mismo acto en la refinería cruceña, el ministro de Hidrocarburos, Carlos Villegas, anunció que el contrato definitivo de recompra será firmado en un plazo de un mes y dará paso a inmediatas ampliaciones, que el Gobierno “ya decidió”.

El traspaso de las refinerías se sumó a la puesta en vigencia, el pasado 2 de mayo, de nuevos contratos por los cuales una decena de transnacionales se sometió a la autoridad de YPFB, ahora dueña de toda la producción de crudo y gas y única autorizada para su comercialización.

Petrobras, la española Repsol-YPF, la francesa Total y la británica British Gas, destacan entre los gigantes que firmaron esos contratos; que según un informe oficial dejan para Bolivia más de tres cuartas partes de las ganancias de las ventas de gas a Brasil y Argentina, que se aproximarán este año a 2,000 millones de dólares.

El ministro Villegas confirmó el sábado que los próximos pasos de la nacionalización serán la toma de control de dos empresas de almacenamiento y transporte de hidrocarburos, y otras dos de exploración y producción, surgidas de la privatización que vivió YPFB hace una década

Ahora ve
No te pierdas