Banco Amigo apuesta por 250,000 clientes

La mitad de su cartera serán créditos hipotecarios, y el resto préstamos personales y de consum no tendrá muchas sucursales pero introducirá una novedad: sus oficinas abrirán incluso los domi
Gerardo de la Garza, presidente de Banco Amigo (Foto: F. Gam
Adolfo Ortega
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Banco Amigo (anteriormente el Banco Comercial del Noreste) calcula que tendrá 250,000 clientes antes de que termine este año, estimó Gerardo de la Garza Santos, presidente de la compañía.

El banco, enfocado al sector de las microfinanzas, abrió los primeros días de mayo su primera sucursal en el municipio de Monterrey, en donde tiene su sede y planea abrir otras dos sucursales antes de que termine este mes.

Juan Carlos García, director de Banco Amigo, advirtió que no serán un banco con una amplia red de sucursales, sino que su crecimiento está planeado de otra manera.“El modelo de negocios se basa en puntos de venta y estamos trabajando en alianzas estratégicas para abrirlos, no propios, sino de terceros”, dijo aunque no especificó el nombre de sus futuros aliados.

“Eso es lo bueno de nuestro modelo, que lo podemos escalar muy rápido y a bajo costo”, agregó De la Garza Santos.

Otra característica de este banco es que presta sus servicios todos los días, incluidos fines de semana, de 9 de la mañana a 8 de la noche.

Los impulsores de este proyecto son algunos de los accionistas que en 1996 fundaron la sofol hipotecaria Metrofinanciera, encabezados por Sergio González Lozano, su hijo Sergio González de la Garza, y el propio De la Garza Santos. El banco forma parte del Grupo Landus, dedicado al desarrollo inmobiliario y cuyas ventas anuales superan los 200 millones de dólares (mdd). Ahora, ellos y otros ocho inversionistas suman 71% del capital de Banco Amigo.

Hace dos semanas, además, el consejo de inversiones del International Finance Corporation (IFC), organismo del Banco Mundial dedicado a apoyar a empresas de alto impacto social, aprobó invertir 77 millones de pesos (mdp) en el capital de Banco Amigo o hasta 18% del capital de la institución. También le prestará 110 mdp para apoyar el arranque de las operaciones, y dará asesoría en las metodologías para evaluar créditos, entrenará a los empleados a cargo de otorgar los préstamos y ayudará en el proceso de introducir nuevos productos y servicios a los consumidores.

“Apartamos ese capital para un socio estratégico”, dijo García. “Les gustó mucho que fuéramos a atender el mismo nicho que atiende Compartamos, pero con otro modelo de negocio”. La diferencia estriba en que mientras Compartamos otorga créditos personales solidarios, Banco Amigo buscará que la mitad de su cartera sean créditos hipotecarios, y el resto, créditos personales y de consumo a través de tarjetas.

IFC poseía 10.57% del capital de Compartamos, pero después de la oferta pública de acciones que la compañía realizó el mes pasado, sólo se quedó con 7.93%. Esta empresa atiende a un nicho de mercado compuesto por 14.5 millones de familias (pertenecientes a los segmentos socioeconómico de bajos recursos y sectores populares), de las cuales sólo 30% tienen relación con un banco.

gráfico banco amigo  

Compartamos se constituyó en octubre del año 2000, y al cierre del año pasado sumó 616,000 clientes, a los cuales atiende a través de una red de 187 oficinas. Ahora Banco Amigo cree que en ocho meses, puede lograr una base de clientes equivalente a 40% de lo que logró Compartamos en siete años.

“El mercado es enorme. No dudamos que lo pueda hacer”, dijo Angélica Bala, directora de análisis de entidades financieras en la calificadora de valores Standard & Poor’s. Sin embargo, el principal desafió, según Bala, es que la institución logre fondear eficientemente esos préstamos, y que establezca una política sana de otorgamiento de crédito, así como una estructura suficiente para cobrarlos.

Ahora ve
No te pierdas