Telmex y WiMax, rumbo a América del Sur

La Comisión de Competencia impidió a la empresa de Slim participar en las licitaciones para WiM la telefónica decidió entonces experimentar en Chile y Argentina, su nueva plataforma tecnológi
Slim y su familia adquirieron un 6.4% del New York Times. (A
Raúl Ferro / Santiago

“No se nos debe frenar en las licitaciones para WiMax”, exigió Carlos Slim en marzo respecto de esa tecnología de comunicaciones. Pero el presidente de la Comisión Nacional de Competencia, Eduardo Pérez Motta, respondió que el organismo mantendría su postura de no permitir que Telmex participe en esas licitaciones.

Ante ese escenario, Telmex volteó al sur del continente, pues la regulación le ha permitido presentar, en Chile y Argentina, plataformas comerciales de comunicaciones con WiMax, dejando el mercado en México, por lo pronto, para sus rivales.

Telmex adquirió Chilesat en 2004, la quebrada empresa de telecomunicaciones rescatada por Southern Cross. La mexicana recibió de Chilesat la base del negocio de servicios de telecomunicaciones corporativos y que, a partir de este año, incluye servicios de WiMax.

La firma de Slim ganó una de las licencias licitadas por el gobierno chileno para proveer el servicio en todo el país. En Chile tiene un especial potencial en el segmento corporativo, dado el peso de empresas con operaciones en zonas remotas, como mineras y viñedos.

Las operaciones en Sudamérica, donde Telmex factura más de la cuarta parte de sus ingresos totales, le vienen como anillo al dedo. Las regulaciones, la penetración de internet y los crecientes mercados le permiten probar distintos modelos de negocios y experimentar con nuevas tecnologías que, en su momento, podría adaptar en México. El sur del continente no sólo aporta usuarios y fondos a Telmex: es un laboratorio para ganar competitividad global.

En el caso del triple play –telefonía, internet y cable–, el modelo está en pleno desarrollo. La barrera ya no es tecnológica sino de infraestructura, regulación y alianzas entre operadores. La chilena VTR fue de las primeras en desplegar el servicio, a fines de los 90. En el resto de América Latina, el negocio comenzó a tomar cuerpo en 2006.

Esto incluye a Telmex. En Brasil, es socia, a través de Embratel, de Net Servicios, el mayor proveedor de cable del país, controlado por el gigante Globo. Net anunció inversiones por casi 300 millones de dólares (mdd) este año para ampliar y mejorar su red y poder ofrecer triple play en las 43 ciudades donde opera. A la fecha, lo ofrece en 15 ciudades en Brasil, contra cero en México.

Sin cables, sin fuerza

Con WiMax, en cambio, el despliegue de infraestructura va más lento. Colombia es el país donde más se ha avanzado. En diciembre de 2005, el gobierno otorgó tres licencias nacionales y, un año después, 55 licencias locales para ofrecer WiMax. Telmex no obtuvo ninguna licencia en la subasta, pero los analistas creen que intentará adquirir alguna de las operadoras locales.

En Chile, en cambio, Telmex tiene planes ambiciosos. La empresa firmó un contrato con Alcatel-Lucent a principios de 2007 para instalar una red nacional de WiMax. Aunque todavía no hay claridad con respecto al ancho de banda que ofrecerá y a qué precio, Telmex anunció que, para fines de año, cubrirá más de 90% del territorio chileno. La inversión inicial es de 15 mdd.

En Brasil, Embratel es, por ahora, la única compañía con una licencia nacional para ofrecer WiMax. Sin embargo, la empresa apenas prueba el servicio. Además, Anatel, el regulador de telecomunicaciones en Brasil, ha postergado una licitación de frecuencias para WiMax, subasta que finalmente se habrá resuelto a fines de julio.

La avanzada WiMax de Telmex es más fuerte en Argentina, donde el año pasado, por 22.5 mdd compró Ertach, un pequeño proveedor de internet que opera una de las dos redes WiMax existentes en el país. En la provincia de Buenos Aires, Ertach une a 100 municipios con una red y el potencial es enorme, con clientes eventuales en gobierno, escuelas y hospitales.

Según los analistas, Telmex, como operador en América Latina, se ha dedicado a proveer este servicio para poder luchar contra las firmas dominantes. “En los países donde Telmex no tiene tanta penetración ha incursionado con esta nueva tecnología”, comenta Elia San Miguel, analista de Gartner Inc.

Wimex

En México, por lo pronto, Axtel ‘le salió respondón’ a Telmex. El segundo operador de telefonía fija del país, con casi 1 millón de usuarios, es la única empresa con una licencia en la frecuencia de 3.4 GHZ, en la que puede desplegar WiMax. En su más reciente conferencia con inversionistas, Axtel dijo que tiene a más de 50,000 usuarios en pre- WiMax; es decir, usando servicios con tecnología lista para cuando esa plataforma se licite. Además, Francisco Gil Díaz, presidente de Telefónica México, dijo a Expansión que desplegará redes WiMax para dar telefonía fija.

Axtel también quiere competir contra Telmex en servicios de internet de banda ancha con WiMax. A finales de 2007 ofrecerá este estándar de transmisión inalámbrica de datos en la ciudad de Monterrey.

Telmex no ha anunciado oficialmente planes para ofrecer este servicio a sus usuarios mexicanos. ¿Por qué? “En México, Telmex tiene toda la línea de Prodigy y acceso a DSL (con alambre de cobre), por lo que WiMax competiría contra su propia fuerza (…). Por eso es que han retardado sus inversiones en WiMax dentro de México”, explica Juan Ignacio Fernández, vicepresidente de Análisis de Gartner.

Además de que las licitaciones no están listas, hay otras razones por las cuales México aplaza su entrada a WiMax. Los operadores deben analizar no sólo si quieren competir contra Telmex, sino si el mercado vale la pena. Hay 7.4 millones de PC conectadas a internet, 59% del total instaladas en el país, apunta la Asociación Mexicana de Internet. Y la banda ancha apenas está avanzando, con un crecimiento de 47% de 2005 a 2006.

“La bolita de nieve que se requería crear para la adopción de una tecnología tan atractiva como WiMax ya está rodando”, explica Pedro Cerecer, gerente de Telecomunicaciones de Intel México. “La tecnología está lista, la regulación está lista, hay áreas de oportunidad, pero están las bases suficientes para empezar con los servicios de WiMax. Tecnológicamente, ya es factible hacer la implementación del servicio”, asegura.

Nuevos competidores para Carlos Slim entrarán a la competencia y “en el momento que vea la necesidad de extenderse a otro tipo de tecnología nueva para competir (es decir, cuando los rivales ofrezcan servicios vía WiMax), entonces Telmex competirá con servicios basados en las frecuencias que ya tiene”, dice Fernández.

Telmex está consciente de ello al afirmar que sí utilizará WiMax en México como una alternativa tecnológica para su servicio de banda ancha Prodigy y para poder llegar a zonas que no ha podido sumar a su cobertura.

“Es una tecnología que estaremos empleando en el futuro próximo”, confirma Marco Antonio Galván, responsable de la Coordinación de Innovación y Estrategia de la empresa, quien agrega que tienen un compromiso de inversión y que Telmex “siempre ha sido de los competidores que tienen un activo (…) y sí le invierten”.

Con información de Regina Reyes Heroles.

Ahora ve
No te pierdas