SocGen revela cómo fue engañado

El banco francés aseguró que el defraudador Jerome Kerviel abrió cuentas ficticias; posteriormente el joven de 31 años utilizó la tecnología para cubrir los faltantes.
Jean-Michel Aldebert, fiscal financiero en París habla a los  (Foto: )
PARÍS (CNN) -

El banco francés Societe Generale defendió el domingo su manejo del mayor escándalo de operaciones del mundo, pero admitió que sus sistemas de riesgo no habían conseguido detectar una apuesta de mercado de 50,000 millones de euros (unos 73,260 millones de dólares) realizada por un solo operador.

Los fiscales dijeron que el operador de 31 años Jerome Kerviel permanecería en custodia hasta el lunes después de haberse entregado el sábado.

Las fuentes oficiales destacaron que Kerviel estaba cooperando con la investigación sobre la forma en que el banco acumuló 7,000 millones de dólares en pérdidas en las operaciones ilícitas.

"La investigación (...) ha sido extremadamente fructífera", dijo el domingo por la tarde a periodistas Jean Michel Aldebert, jefe de la sección financiera de la oficina de la fiscalía de París.

"La detención está yendo muy bien. (Kerviel) está hablando acerca de las cosas de las que fue acusado", agregó.

Muchos expertos en mercados han expresado dudas respecto a la afirmación de SocGen de que un sólo operador haya sido capaz de ocultar posiciones que eran mayores que el Producto Interno Bruto (PIB) de Marruecos.

En una declaración dada a conocer el domingo, el banco dijo que su empleado abrió cuentas ficticias para crear la impresión de que sus posiciones habían sido cubiertas, cuando de hecho aún continuaban abiertas.

SocGen dijo que Kerviel también falsificó documentos para justificar sus acciones. Los intercambios anómalos salieron a la luz el 18 de enero y SocGen dijo que el operador había reconocido "haber cometido actos no autorizados y, en particular, haber creado operaciones ficticias".

El presidente de la banca corporativa y de inversiones de SocGen, Jean-Pierre Mustier, dijo que no había evidencia de la existencia de un cómplice, agregando que un solo operador había dividido la exposición masiva.

"Si un operador puede desenrollar ésta transacción, una persona puede realizar semejante transacción", dijo Mustier en una conferencia telefónica.

El operador utilizó "instrumentos (financieros) muy simples" como un vehículo para sus acuerdos, los que posteriormente ocultó usando una gran fachada de alta tecnología, agregó.

El banco también se defendió de acusaciones de que su campaña por desenrollar la madeja de transacciones distorsionó el mercado y podría haber desencadenado inadvertidamente un recorte en las tasas de interés en Estados Unidos.

Ahora ve
No te pierdas