ABM está preparada para la volatilidad

Enrique Castillo asegura que la banca mexicana resistirá la recesión de EU y la cartera vencida Segunda parte del Informe de Bancos 2008 de Expansión.
El Banco Deuno formará parte de Ixe Grupo Financiero, que di
Verónica García de León y Gonzalo Aránguiz

El presidente de la Asociación de Banqueros de México (ABM), Enrique Castillo Sánchez-Mejorada, asegura que la banca mexicana está preparada para enfrentar el impacto de la eventual recesión en Estados Unidos. Los bancos están ‘supercapitalizados’ y tienen la capacidad suficiente para enfrentar el repunte de la cartera vencida, asevera, pero admite que la demanda de crédito disminuirá en los primeros meses de 2008.

En entrevista con Expansión, adelanta que la educación financiera será uno de los temas centrales de la Convención Nacional Bancaria, próxima a realizarse en Acapulco.

¿Cómo afectará a México la recesión económica en EU?
Hoy se puede ver como una desaceleración más que una recesión. Independientemente de cómo le llamemos, al tener una integración de la economía mexicana con la estadounidense es impensable que no tenga algún efecto. Si hay recesión se verá en el corto plazo.

¿Está preparada la banca mexicana para enfrentarla?
Es probable que la demanda de crédito se pueda contraer.

¿Tienen algún pronóstico de cuánto podría ser?
Hay poca claridad ahora, pero podemos asumir, en general, que puede bajar la demanda de crédito en los primeros meses.

¿Qué elementos tiene hoy la banca que permitan pensar que saldrá bien librada?
La banca mexicana está supercapitalizada y esto le permite enfrentar volatilidades de los mercados. En general, también los nuevos bancos están bien capitalizados. Podemos hablar de una banca bien pertrechada. Esto permite enfrentar estos vaivenes en la demanda de crédito o en los mercados de mejor manera, soportados en una sólida macroeconomía.

¿Pudieran cambiar las condiciones crediticias del país?
A raíz de la crisis de créditos subprime, la liquidez de los mercados financieros en el mundo se ha contraído. Eso lo contrarrestamos con el nivel de capitalización que tiene la banca mexicana. Por otro lado, el crecimiento del ahorro institucional, vía afore y sociedades de inversión, sigue siendo muy fuerte.

La cartera vencida está llegando a niveles de 7%...
Se puede medir de distintas maneras. Si ves el nivel de cartera vencida, particularmente de lo que es tarjeta de crédito, esa aseveración es correcta. Si ves la cartera de crédito empresarial e hipotecaria, la empresarial se mantiene en niveles menores de 2% y la hipotecaria de 2 a 2.7%. Sí ha crecido y no hay que manifestar un exceso de confianza, pero es un crecimiento madurado.

¿A qué se debe este inusitado crecimiento?
Tiene que ver con la cantidad de tarjetas de crédito que se extendieron en los últimos tres años, que, en muchos casos, se trata de clientes que no tuvieron antes experiencia crediticia.

Hemos visto surgir nuevos bancos, más sucursales. ¿Esto continuará pese al contexto económico?
Creo que viene una etapa de consolidación. En 2006 se dieron 13 licencias bancarias, en 2007, si mal no recuerdo, se dio una, la de Volkswagen. Creo que eso responde la pregunta.

¿Ya tienen la agenda para la convención anual?
Estamos trabajando en ella. Tenemos dos eventos importantes: la celebración de los 80 años de la ABM y otro, más trascendente, es que le estamos dando un enfoque a fortalecer la educación financiera. Ése es el tema central de la convención. Por primera vez tenemos recursos de la asociación para invertir en el desarrollo de la educación financiera.

¿Cuánto será el presupuesto?
Alrededor de 8% del presupuesto de la ABM se va a educación financiera. Vamos a dedicar más o menos 10 millones de pesos; lo importante es lograr resultados a corto y a largo plazo. Muchos de los problemas que tenemos son porque no explicamos lo suficiente o bien, porque una parte del público no entiende muchos de nuestros productos.

¿Es problema también de transparencia en información?
Creo que es una combinación de dos temas. Uno tiene que ver con mayor transparencia, pero también se necesita fomentar una mayor cultura financiera para que el usuario escoja mejor lo que le conviene. Necesitamos promover una mayor capacidad de decisión del usuario.

¿Y qué propondrán en la convención sobre educación financiera?
Vamos a tener varios paneles que tienen que ver con experiencias internacionales en este tema. Varios bancos mexicanos hacen esfuerzos importantes de educación financiera. Algunos ya fomentan en los niños el concepto del ahorro. La banca aportó una parte muy importante del Museo Interactivo de Economía.

¿La idea es llegar a los niños?
A ese museo van los niños, pero también alumnos de secundaria y preparatoria, cuyos programas de estudio no incluyen una asignatura relacionada con la educación financiera. Estamos trabajando con la Secretaría de Educación Pública para buscar cómo esto puede trascender en sus programas, y con la Condusef también.

¿Qué se va a hacer en concreto?
En la convención van a ver el primer ejemplo concreto de lo que queremos hacer.

Entendemos que los bancos no accedieron a publicar la información comparativa del costo anual total en los estados de cuenta de los clientes.
Déjenme hacer una analogía, ¿qué pasaría si en la revista Expansión ponemos los precios de las demás revistas?, ahí, para que todo el mundo lo vea.

Algunas empresas lo hacen.
Como competidores para ganarse el mercado del de enfrente, pero no es forzoso y nadie te dice: “¿Sabes qué?, te obligo a que digas cuánto cuesta tu servicio contra la competencia”. Estamos ante una circunstancia paradójica por la falta de cultura financiera, pero la solución no recae en que nosotros digamos, en mi estado de cuenta, cuánto cuesta la tarjeta Bancomer. Así de puntual. Sentimos que eso no nos toca a nosotros, le toca a la Condusef o al Banco de México.

Ahora ve
No te pierdas