EU endurece medidas contra migrantes

El gobierno elevó el valor de las multas en contra de empresas que contraten a personas ilegale la penalidad máxima será de hasta 16,000 dólares, anunció el fiscal Michael Mukasey.
Michael Mukasey anunció nuevas medidas en contra de la inmig
WASHINGTON (CNN) -

El gobierno de Estados Unidos aumentará el valor de las multas contra empleadores que contraten a inmigrantes ilegales y adoptará otras medidas para combatir esa práctica, dijo el fiscal general de ese país.

Michael Mukasey informó que las multas a los empleadores subirán a partir del 27 de marzo hasta en 5,000 dólares, con lo que la penalidad máxima pasará de 11,000 a 16,000 dólares de acuerdo al tipo de violación.

"Aumentaremos en 25% las multas civiles a empleadores que contraten a inmigrantes ilegales", dijo Mukasey en un discurso.

El aumento, el primero desde 1999, establece que la penalidad mínima para una primera violación pasará de 275 a 375 dólares, precisó el fiscal.

Otras medidas incluyen intensificar las deportaciones de inmigrantes que cometen crímenes, especialmente miembros de pandillas que están detenidos en prisiones estadounidenses, además de acciones para reforzar la seguridad fronteriza.

"Pese al fracaso de una reforma migratoria en el Congreso, hemos hecho mucho para ayudar a reforzar la seguridad en la frontera en los últimos años", dijo Mukasey.

"Pero aún queda mucho por hacer. Enfrentar los varios problemas asociados con la frontera está entre mis prioridades", agregó.

Por otra parte, del Departamento de Justicia buscará obtener fondos adicionales, por unos 100 millones de dólares, para acelerar procesos judiciales contra los ilegales, explicó.

Unos 12 millones de inmigrantes indocumentados, en su mayoría mexicanos, viven en Estados Unidos y gran parte ha cruzado la porosa frontera sur de 3,200 kilómetros de extensión, según estimaciones de organismos públicos.

Un polémico proyecto de ley que daba un camino a la legalización de los inmigrantes indocumentados fracasó el año pasado en el Congreso estadounidense.

Desde entonces, el Gobierno del presidente George W. Bush se ha enfocado en reforzar la seguridad fronteriza, con el uso de tecnología y barreras físicas para frenar a los indocumentados y el contrabando de armas y drogas.

También ha incrementado las redadas internas en locales de trabajo y las deportaciones.

Ahora ve
No te pierdas