El biogás es el negocio del futuro

Desechos humanos y vacunos pueden ser reutilizados para generar electricidad en la India; la empresa Sintex Industries puede crear biodigestores familiares por 425 dólares.
Los biodigestores pueden ser una buena opción en India (Cort
Jeremy Kahn
NUEVA YORK -

La empresa Sintex ha ideado la manera de resolver dos problemas que aquejan a la India: la sanidad y la energía. El digestor de biogás doméstico es la respuesta.

Sintex Industries, fabricante de textiles y plásticos en la India, ha encontrado la manera de aprovechar los desechos humanos. Su nuevo digestor de biogás convierte excremento humano, estiércol vacuno o gallinaza en combustible apto para ser usado en la cocina y para generar electricidad, y solventar así dos de las mayores necesidades de la India: energía y sanidad.

El digestor Sintex utiliza bacterias para transformar la mezcla de estiércol en sedimento, a la manera de las fosas sépticas. Durante el proceso, las bacterias emiten gases muy ricos en metano, los cuales se almacenan en un contenedor.

Un biodigestor de un metro cúbico, preparado con estiércol de vaca que provee las bacterias, puede convertir los desperdicios generados por una familia de cuatro miembros en suficiente gas para preparar sus alimentos y además ser usado como fertilizante.

Un modelo de estas dimensiones cuesta cerca de 425 dólares, pero amortiza su costo en menos de dos años. El precio, sin embargo, sigue siendo elevado para la mayoría de los habitantes, pero el gobierno indio ha acordado subsidiar una tercera parte del costo de estos contenedores familiares. “Queremos crear una nueva industria de higiene portátil, algo que no existe en la India” afirma el director de Sintex, S.B. Dangayach.

A.R. Shukla, asesor científico del Ministerio de Energía Renovable de la India, explica que el país podría emplear cerca de 12 millones de plantas digestoras, pero a la fecha sólo se han instalado 3.9 unidades -las de mayor tamaño pueden abastecer comunidades enteras-.

Una prueba de la eficiencia energética que este proyecto traerá en el futuro se localiza en un barrio depauperado al sur de Delhi. Allí, mil personas comparten instalaciones sanitarias limpias e inmaculadas construidas por la fundación Sulabh Sanitation Movement. El biodigestor incorporado a los baños suministra gas a 600 estudiantes y a las personas que se capacitan en los talleres vocacionales de la fundación.

Antes, sólo organizaciones no gubernamentales como Sulabh ofrecían estos digestores de biogás. Pero Sintex espera que ciudades, promotores inmobiliarios, constructores y hospitales se unan a esta iniciativa para aprovechar energía.

Los digestores no representan aún grandes ventas para Sintex, pues la empresa sólo ha instalado 100 contenedores. Sin embargo, tiene planes para aumentar 10 veces la inversión y la producción durante el año próximo. Este alto potencial de crecimiento ha contribuido a duplicar el valor de las acciones de Sintex el año pasado. El negocio de las excreciones puede parecer pestilente, pero para los inversionistas huele a dinero.

Ahora ve
No te pierdas