GB endurece supervisión a bancos

Autoridades dijeron que incrementarán las medidas de seguridad tras el rescate de Northern Rock consideraron inaceptables las auditorías realizadas al banco por sus problemas financieros.
LONDRES (CNN) -

El regulador financiero británico aumentará su supervisión de los mayores bancos del país, luego de admitir que su control de Northern Rock fue inaceptable y fracasó en advertir la vulnerabilidad del prestamista hipotecario.

En un reporte interno publicado este miércoles, la Autoridad de Servicios Financieros (FSA por su sigla en inglés) dijo que la supervisión del banco, nacionalizado el mes pasado, fue insuficiente y no logró rastrear cuestiones clave, como el modelo de negocios y un aumento de sus riesgos a medida que se deterioraban las condiciones de mercado.

También subrayó la insuficiencia de chequeos internos de la FSA sobre su trabajo -debido a la falta de continuidad de los jefes de departamento y la rotación de empleados- y dijo que se quedó con recursos inadecuados para supervisar al banco luego de recortes presupuestarios.

La crisis de Northern Rock -que ha pedido prestados 25,000 millones de libras (50,000 millones de dólares) al Banco de Inglaterra desde septiembre-, golpeó la confianza en el Gobierno del primer ministro Gordon Brown y generó dudas sobre la eficiencia del regulador financiero.

"Está claro en la profunda revisión llevada adelante por una auditoria interna que nuestra supervisión de Northern Rock en el período que gestó la inestabilidad del mercado del último verano no fue llevada a un estándar aceptable", dijo Hector Sants, presidente ejecutivo de la agencia.

El informe recomienda al regulador emplear a un nuevo grupo de especialistas para monitorear a los bancos minoristas y de inversión británicos de "alto impacto" -aquellos cuyo colapso podría desestabilizar al sistema financiero-, elevar el número de empleados e implementar un equipo mínimo para las firmas clave, así como para mejorar el entrenamiento.

La agencia se ha enfocado en tener menos, pero mejores empleados, aunque la revisión interna del miércoles reveló que los pobres niveles de contratación y la necesidad de priorizar los recursos significaba que algunos elementos fundamentales eran ignorados en su proceso de supervisión.

La FSA espera sumar 100 empleados, para elevar el número de supervisores a 625 en marzo del año próximo.

Ahora ve
No te pierdas