El imperio detrás de Zara

Amancio Ortega, dueño de Zara, es el hombre más rico de España y el 10 de Europa con 20,200 mdd la ropa no es suficiente, además de Inditex, diversificó su inversión y creó una inmobiliaria.
Amancio Ortega es el creador del imperio Zara e Inditex. (Es
Ángeles Castellano

Amancio Ortega es un hombre tan rico como misterioso. El principal empresario de España inició su carrera en los 60, pero su emporio no tomó forma y volumen sino hasta dos décadas más tarde. Sin embargo, su primera foto apenas se difundió en 1998. Desde entonces no se han conocido muchas imágenes suyas y tampoco concede entrevistas.

Su imperio lo creó a partir de una tienda de ropa: Zara, que luego se transformó en Inditex. Lejos de disfrutar de las rentas que le produce tener la tercera compañía de ropa más importante del mundo, por detrás de GAP y H&M, puso a producir su fortuna. Creó una oficina dedicada a las inversiones de su familia, con varios asesores y un gestor principal. La empresa se llama Pontegadea y el gestor es José Arnau Sierra, hombre de confianza del empresario gallego.

El crecimiento exponencial de su fortuna vino de la mano de los ladrillos, motor de la economía española en los últimos años. Ortega comenzó de a poco: creó una empresa que compraba locales comerciales y los ocupaba para albergar a sus tiendas Zara, entre otras marcas de ropa que posee.

Ahora, a través de Pontegadea Inmobiliaria (creada en 2002), recrea el viejo modelo de terrateniente español: compra inmuebles que luego renta y generan una plusvalía. Así lo hizo en México en su primera incursión inmobiliaria, el centro comercial Antara Polanco, en la capital del país, en el que se asoció con el despacho de arquitectos Sordo Madaleno, y donde posee las oficinas que están encima del espacio comercial. Y lo mismo pretendía hacer con el grupo Danhos en la malograda Torre Bicentenario, donde pensaba invertir hasta 300 millones de dólares (mdd).

En cualquier caso, su principal negocio es Inditex. Ortega tiene 59.29% (con valor de 13,286 millones de euros, unos 19,600 mdd al cierre de enero), pero no directamente, sino a través de dos sociedades patrimoniales, Gartler (con 50.01% de las acciones) y Partler (con 9.28%). La sociedad patrimonial es una figura legal española para administrar fortunas familiares y no heredarlas directamente, sino a través de acciones, y con un régimen fiscal que permite un mayor ahorro que la posesión directa.

El andamio del negocio

Amancio Ortega es considerado el hombre más rico de España, con 20,200 mdd el décimo en Europa y el número 22 en el mundo por el tamaño de su riqueza, de acuerdo con cifras de la revista Forbes.

Partler y Gartler, sociedades dueñas de Inditex, no son las únicas sociedades controladas por Ortega. Junto a su actual mujer, Flora Pérez, lleva las riendas de Inversiones Melle y es dueño de una Sociedad Anónima de Inversión Colectiva (Sicav) y de algunos de los inmuebles que renta Inditex.

Este tipo de sociedades funcionan como fondos de inversión, y su principal atractivo es que sólo tributan al fisco 1% de su actividad. Las principales sociedades son Alazán y Keblar, controladas por Pontegadea. Según Miguel Jiménez, periodista español de El País que sigue su rastro desde hace varios años, Ortega participa en más de 20 sociedades, en su mayoría dedicadas a la inversión inmobiliaria.

Su operación más reciente le vincula con el banco Santander, uno de los más importantes del mundo. La entidad financiera puso a la venta el año pasado cinco paquetes de inmuebles, todos menos su sede central original (en Santander) y sus sucursales, con la que piensa financiar parte de la compra del holandés ABN Amro (el valor de los inmuebles es 4,000 millones de euros, casi 6,000 MDD). Tres de los cinco paquetes, que contienen los 11 edificios más importantes del banco, fueron adquiridos por Pontegadea Inmobiliaria, que ahora los rentará a Santander.

Las sociedades controladas por Pontegadea tienen participaciones (todas en torno a 5%) en empresas como NH Hoteles, Aguas de Barcelona, Banco Pastor, Occidental Hoteles y la desarrolladora de vivienda española Astroc.

Además, Pontegadea Inmobiliaria ha comenzado a hacer inversiones directas, aunque aún son pocas y se encuentran muy localizadas: Florida (Estados Unidos), Berlín (Alemania) y México.

Por último, junto al banco Caixa Galicia y el empresario gallego Manuel Jové, creó el fondo inmobiliario Azora, que tiene un portafolio de 1,000 millones de euros, con el que pretende invertir en inmuebles ubicados en países de Europa del Este.

Origen y Sucesión

Amancio Ortega nació en 1936 en León, pero su familia se trasladó en su infancia a La Coruña, en Galicia, donde creció y desarrolló la actividad empresarial.

Comenzó a trabajar a los 14 años como ayudante de una camisería y después como dependiente en una mercería, la misma donde trabajaba su hermano Antonio. En este lugar conoció a su primera esposa, Rosalía Mera. La pareja, junto con Antonio Ortega y la mujer de éste, Primitiva Renedo, crearon Confecciones GOA en 1963, donde hacían batas de señora y vendían ropa creada por terceros. Después se animaron a vender su propia ropa y así nació Zara. La primera tienda se abrió en La Coruña en 1975. En los 80 se extendió por todo el país y aparecieron nuevas marcas. A mediados de esa década nació el Grupo Inditex.

Con Mera tuvo dos hijos, Sandra y Marcos, que nació con una deficiencia que le impide valerse por sí mismo. El matrimonio Ortega-Mera creó la Fundación Paideia, que apoya a personas con capacidades limitadas.

Ortega se separó de Mera en 1986, aunque ya mantenía una relación con Flora Pérez, con quien tuvo una hija, Marta, que parece ser su heredera. Su segundo matrimonio tuvo lugar en 2001. Ese mismo año nació la Fundación Ortega para promover la educación y la cultura.

De Ortega se cuenta que come con sus empleados los mismos bocadillos y que sólo se puso corbata el día de su boda. Otra leyenda es que integró en su empresa al contratista que le arregló sus primeras tiendas. Es accionista del Deportivo La Coruña, el equipo de su ciudad, pero no es aficionado al futbol.  Levantó un centro hípico (Casas Novas) para que su hija pequeña pudiera practicar su deporte favorito, donde han tenido lugar algunas competiciones internacionales.

Ahora ve
No te pierdas