Cemex saldría de Venezuela: analistas

Expertos estiman que Cemex recibiría hasta 800 mdd por parte del gobierno por la estatización; la compensación que obtendría la empresa por su salida pudiera usarse para reducir su deuda.
La estrategia más segura de Cemex es negociar el pago por el  (Foto: )
MONTERREY (CNN) -

La cementera mexicana Cemex, la tercera mayor del mundo, buscaría negociar su salida total de Venezuela en medio de la estatización del sector, y usar la compensación por sus activos para reducir su deuda, la que se disparó con su última adquisición, dijeron analistas.

Venezuela anunció su intención de tomar el control al menos un 60% de los activos de las unidades de Cemex, la francesa Lafarge y la suiza Holcim en el país.

Pero, para los analistas, la estrategia más segura de Cemex es negociar el pago por el 100% de su participación de su unidad venezolana, dada su mala experiencia con empresas estatales y la limitación de un crecimiento potencial.

"En general, Cemex no participa con posiciones minoritarias dado que uno de sus lineamientos para invertir es agregar valor a través de su experiencia y administración", dijo en un reporte la casa de bolsa Ixe.

Cemex vendió en el 2006 su participación minoritaria en la cementera estatal indonesia PT Semen Gresik, luego de tratar sin éxito durante casi ocho años de tomar el control de la compañía.

De acuerdo con estimaciones de los analistas, Cemex podría recibir entre 350 y 800 millones de dólares como compensación por sus activos en Venezuela, a precio de mercado, aunque por ser una nacionalización, la valuación está limitada a la decisión del Gobierno del presidente Hugo Chávez.

Cemex, con operaciones en más de 50 países, entró en 1994 en Venezuela con la compra de la compañía privada Vencemos, de la cual posee actualmente el 76%. El resto está en manos del público inversionista a través de la bolsa de Caracas.

"Una potencial compensación por el 76% de participación de Cemex, equivale a un 3 o 4% de su deuda neta", dijo Gonzalo Fernández, analista de Santander en un reporte.

Al cierre del 2007, la deuda de Cemex se disparó a 18,900 millones de dólares, luego de la compra del productor australiano de materiales de construcción Rinker.

Cemex ha ofrecido a sus inversionistas reducir sus niveles de apalancamiento a 2.5 veces su flujo de operación (EBITDA) para finales del 2009, desde las 3.6 veces con que cerró el 2007.

Para alcanzar su meta, la firma aplica un duro plan de reducción de gastos, que incluye recortes de personal, y planea vender activos por más de 2,000 millones de dólares.

"Lo más productivo (para Cemex) sería utilizar los recursos para el pago de deuda o en su defecto buscar nuevas alternativas de inversión más seguras", dijo la casa de bolsa Actinver.

Cemex dijo el lunes que estaba dispuesto a negociar con las autoridades venezolanas una solución "mutuamente aceptable" y que mientras continuaría operando normalmente.

La unidad venezolana de Cemex tiene una capacidad de producción de 4.6 millones de toneladas de cemento y representa cerca de 3% de las ventas globales de la compañía.

Ahora ve
No te pierdas