La basura lo hizo millonario

Un empresario supo sacar provecho a los artículos desechados por la sociedad estadounidense; tan solo en 2007, las ganancias de este emprendedor ascendieron a unos 3.5 millones de dólares.
México se preocupa por el medio ambiente. (Archivo)
Dr. Alexander Stein
NUEVA YORK -

Zach Wieder (pseudónimo) ama la basura, es su fuente de ingresos. En el 2001 fundó una exitosa empresa en la costa este de Estados Unidos, dedicada a convertir los materiales de desecho en productos atractivos, ecológicos y de última moda. Sus ganancias se han triplicado desde el 2004, y contabilizó 3.5 millones de dólares (mdd) en ventas este 2007, ¿sus expectativas de crecimiento para el 2008? 300%.

Estas cifras impresionantes esconden una compleja biografía. A pesar de que el éxito de su empresa radica en la habilidad para aprovechar a los medios, Weider es renuente a aparecer en ellos.

Hace pocos años, salió victorioso de un ataque legal dirigido por un titánico competidor, ansioso de destruir su pequeña compañía. Contra todas las expectativas, Wieder supo enfrentar con inteligencia el embiste buscando el apoyo de la gente a través de los medios y esbozando argumentos en la página web de su firma.

Esta campaña consiguió la simpatía de los consumidores, lealtad a sus productos y un rápido incremento en sus ventas, lo que dio confianza a los inversionistas. Finalmente, David venció a Goliat gracias a una estrategia mediática que sacó ventaja de una situación desesperada para catapultar su empresa a las alturas.

Cuando por fin pude hablar con él, luego de múltiples obstáculos, comprendí su resistencia: tiene una historia harto compleja. Originario de un país de Europa del Este, Wieder emigró a Estados Unidos siendo niño. Su anterior vida bajo un régimen socialista no lo había preparado para el capitalismo, mucho menos para los extravagantes derroches de la cultura consumista occidental.

En su nuevo hogar, los aparatos electrónicos viejos se acumulaban en el sótano. “Nunca tuvimos esas cosas en casa, y aquí la gente simplemente las tira” recuerda que pensó entonces. Esa fue justo la génesis de su modelo de negocio y su visión del mundo: la basura como metáfora de algo negativo transformado en algo positivo.

La experiencia familiar en el nuevo país fue dura para todos: sus padres, ambos médicos, tuvieron que luchar por homologar sus carreras, entretanto, su madre trabajaba como enfermera doméstica y entregando comida a domicilio. Su padre trabajaba como asistente investigador médico. Luego vino el divorcio, la muerte de sus padres y muchas otras penas acalladas, pero el mundo de los negocios de otorgó la posibilidad de expresarse y hablar.

La lección más importante que aprendió como joven emprendedor es que exponer públicamente las dificultades de su empresa le trajo la salvación, y así pudo revertir el silencio paradigmático que había determinado su existencia. Hoy, sabe bien que puede convertir mágicamente lo negativo en positivo, tanto en su vida como en su negocio.

Todo esto puede explicarse con una analogía: Wieder creó una empresa que funciona como un riñón, extrae los nutrientes y filtra las sustancias tóxicas y de desecho para el beneficio de todo el sistema.

Ahora ve
No te pierdas