Olegario Vázquez, el último mohicano

Consolidó el crecimiento del Grupo Ángeles y espera cerrar el año con ganancias de 17,000 mdp; en dos o tres años planea que GEA salga a la Bolsa, ya sea con una sola empresa o todo el grupo
A Olegario Vázquez Aldir le llevó 12 años ser el vocero y CE  (Foto: )
Alejandro Ángeles y Verónica García de León

Para llegar a las oficinas de Grupo Empresarial Ángeles (GEA) hay que sortear el laberíntico mundo del hotel Camino Real. Allí, entre los salones de conferencias, despacha Olegario Vázquez Aldir, director general del conglomerado.

Heredero y coartífice de un emporio de salud, turismo y servicios financieros, con presencia en el entretenimiento y la construcción, a sus 36 años, Vázquez Aldir dice que el futuro de GEA es con el público inversionista. “Somos ‘de los últimos mohicanos’; de los grupos de nuestro tamaño que siguen siendo privados”.

Delgado, de impecable traje azul a rayas y pegando con su puño en la otra mano, Vázquez Aldir observa los monitores sintonizados en el Canal 28, que transmite desde la cabina de una emisora de Grupo Imagen. La apuesta de GEA será salir a Bolsa en 24 a 36 meses. “Ya es ineludible”, asevera. “Lo haremos una empresa o todo el grupo”.

Con ventas por 16,123 millones de pesos (mdp) en 2007 –este año podrían superar los 17,000–, GEA es un gigante que se ha gestado desde que los Vázquez Raña se asentaron en México, hace casi 80 años, dejando atrás Avión, su mítica tierra gallega.

“Empecé trabajando en las mueblerías (Hermanos Vázquez) a los 16 años”, cuenta Vázquez Aldir, quien a los 22 terminó su carrera como Administrador de Empresas en la Universidad Iberoamericana y luego tomó cursos de gerencia en el ITAM y en EU. Desde 1996, cuando se integró formalmente a las firmas de su padre, ha visto crecer el negocio, como aprendiz, gestor y mano derecha de su ‘patrón’, y ahora como líder del grupo. Admira a Warren Buffett por su filosofía práctica de ‘inversionista’; a Carlos Slim, por la misma razón y por su manera de operar sus empresas.

Hoy, le cuesta decirlo con todas las letras pero la sucesión en el grupo ha comenzado. “Logramos fusionar una transición ordenada y pausada. Es un esfuerzo generacional en el que todos aportamos”, dice sobre la estructura que deja Olegario padre y el rol de la nueva ola. “No le resto honor a mi padre: honor a quien honor merece”.

La nueva ola: el consumo

Los 12 años que Vázquez Aldir lleva en GEA coinciden con la estabilidad del país, una etapa que la empresa aprovechó para desarrollarse en los sectores con potencial de crecimiento explosivo y afianzarse en el llamado bono demográfico, donde 50% de la población es menor de 20 años. “México es tierra de oportunidades”, comenta, tal como lo comprobaron sus mayores. Así, la compra que hizo en 2006 de Multivalores Grupo Financiero (hoy Multiva), por casi 250 MDP, tiene para él una lógica perfecta. “(El sector bancario) es el motor para que la población joven que busca consolidar su patrimonio pueda adquirir bienes y servicios”, dice.

A un año de operar, Multiva tiene una cartera de 2,200 mdp, superior a bancos de nicho con el mismo tiempo. Ya cuentan con 40,000 clientes aunque muchos de ellos, admite Vázquez Aldir, son empleados de GEA. “Teniendo una base cautiva de clientes el despegue del banco es mucho más rápido”, explica René Ibarra, analista de la calificadora Fitch Ratings.

Por eso algunas de sus sucursales están en hoteles Camino Real y hospitales Ángeles, y hay productos relacionados con la salud, como un crédito para cubrir gastos en sus clínicas y hospitales o para adquirir consultorios médicos.

El respaldo de GEA tiene más ventajas. “Diversifica el espectro de negocios del grupo y el banco se complementa por los servicios conexos que puede dar”, precisa Ibarra.

Para Vázquez Aldir, en Multiva invertirán los excedentes del flujo de operación del resto de las operaciones de GEA. “Eso permitirá que el banco traiga una dinámica de crecimiento por sí mismo; en breve será uno de los tres principales del sector (por capital)”, afirma. La aportación inicial de los socios fue de 400 MDP y hoy suman 1,100 millones.

Para ocupar los primeros lugares por cartera de créditos le llevará más tiempo. Este año quiere cerrar con 4,400 mdp. “Los volúmenes de cartera (de los nuevos bancos) no son muy estables, algunos no llegan aún a un punto de equilibrio”, puntualiza Ibarra. El resultado neto de Multiva al cierre de 2007 muestra un saldo negativo.

En esta segunda incursión de los Vázquez en el negocio bancario (en 1999 vendieron a Wells Fargo el Mercantile Bank, una cadena de 14 sucursales en el sur de Texas en una transacción de 174 mdd), el banco del grupo registraría sus primeros números negros desde agosto.

El sustento

Con ventas superiores a 10,000 mdp, la cadena de hospitales Ángeles aún es la máquina de hacer dinero de GEA. Vázquez Aldir no divulga cifras, sólo que la tasa de ocupación es de 50% en camas, similar al resto de la industria y lejos, muy lejos, de la saturación.

El INEGI reporta que hay 35,000 camas en hospitales a 2005 pero, en los últimos dos años, la entrada de capital privado se ha acelerado.

Con un valor de más de 50,000 mdd, el gasto en salud en México sólo puede aumentar por la creciente entrada de más personas a la clase media. Según Silvia Nuria Chávez, analista de la consultora InfoAmericas, el gobierno tiene el reto de dar acceso a una población joven y demandante.

Con el aparato estatal de salud rebasado, el sector privado desembolsa una millonada. En el caso de GEA, invertirá 700 mdd para construir más de una docena de hospitales en tres años, ocho de ellos durante 2008. La meta es abrir más establecimientos, apuntar al ‘turismo de salud’ para atraer más pacientes de EU que buscan tratamiento o cirugía. “Estamos bajando un poco el perfil del paciente”, dice. “Es el momento de saturar el mercado y preferimos hacerlo nosotros”.

El complemento de los hospitales son los hoteles, por eso Real Turismo ha resentido algo el ritmo de inversiones de GEA. La utilidad en este rubro bajó de 661 MDP en 2004 a 104 mdp en 2007. “Hemos invertido bastante”, apunta el directivo. Este año, Camino Real tiene 27 hoteles y 6,000 cuartos. Aunque el turismo tradicional crece, algunos creen que su apuesta es por el segmento de negocios. “Llamó la atención cuando vendieron (sus propiedades en) Cancún y Puerto Vallarta y comenzaron a incursionar más en viajes de negocios”, comenta Enrique Aguirre, profesor del Centro de Alta Dirección de Empresas Turísticas y ex ejecutivo de Real Turismo.

De juegos y caminos

De salas de juegos y construcción casi no se habla fuera del grupo. Quizá, porque de entretenimiento ya están saliendo, luego de permanecer desde mediados de 2005. La participación de los ‘Olegarios’ en esa lucrativa industria –obtuvieron hace casi tres años la concesión para operar 20 salas de sorteos– obedeció en su momento, de acuerdo con fuentes, a la previsión que tenían de que una eventual reforma permitiera la apertura de casinos en México.

“Sólo hay que sumar el poder de Real Turismo al potencial de los casinos; sería una fórmula ganadora”, opina un analista del sector hotelero que pidió anonimato. “Sería un beneficio de millones al año pero, obviamente, a los ‘Olegarios’ les sigue incomodando el costo político”.

Eventos Festivos de México es la empresa de GEA que, según Gobernación, tiene cinco salas de sorteos. Los Vázquez Raña se asociaron con el empresario gallego José Collazo Mato, presidente de Grupo Comar, una empresa con 2,400 empleados y ventas por 3,500 mdp. En un reporte, Eventos Festivos dice tener un capital contable mayor a 121 mdp y que en abril del año pasado recibió casi 70 mdp en aportaciones de capital. El director de GEA asegura que están por vender su parte a sus socios. “No es un negocio que vaya con nuestra imagen”, explica Vázquez Aldir. “Manejamos hospitales, nos preocupamos por la salud de los clientes”.

Sí seguirán insistiendo en construcción, por estrategia y potencial. Por muchos años, Promotora y Desarrolladora Mexicana (Prodemex) ha construido y acondicionado los inmuebles de GEA. Son dueños de maquinaria y en su portafolio actual tienen casas como el Conjunto Urbano Ángeles Ixtapaluca, de 20,000 viviendas ‘social progresiva’ (más equipada que la básica). Participaron, sin éxito, en la licitación para la nueva sede del Senado y se salieron de la puja por el Viaducto Bicentenario en el Estado de México. “Con Prodemex vamos haciendo pinitos”, dice Vázquez Aldir. “No está incorporada en el grupo, pero nos facilita economías de escala”.

La cereza del pastel

La segunda generación de GEA se emociona cuando habla de Excélsior. Con una inversión de 75 mdd, Vázquez Aldir dice que el rescate del diario, adquirido en 2006, “es un caso de estudio”. No divulga cifras, pero asegura que el ingreso comercial, las ventas y las suscripciones crecieron 3,500% respecto de cómo estaban esos indicadores cuando la administración que realizaba la cooperativa del diario pasó a sus manos.

Los medios reportan a GEA unos 2,000 mdp anuales. Si bien otras empresas, como Televisa, apuestan al extranjero para crecer, Vázquez Aldir dice que ellos seguirán apostando a los contenidos informativos. Aún con las concesiones de radio y televisión pendientes por una enmienda legal, el directivo dice que no dependen de tener o no espectro. Así que mientras el gobierno decide si abre las licitaciones, los analistas creen que, en este caso, los ‘Olegarios’ jugarán con el mercado. “No creo que hagan un pacto político; sería imposible que haya concesiones sin licitaciones”, señala Raúl Trejo Delarbre, investigador de la UNAM. “Seguramente están cabildeando; tienen la ventaja del Canal 28, de bajo perfil pero opera bien; y la ventaja política que le da su grupo de comunicaciones”.

Según la revista Telemundo (independiente de la cadena homónima), Canal 28 tiene un potencial de 25 millones de espectadores en televisión abierta en la zona metropolitana. Por su parte, la empresa dice tener convenios con decenas de cableros que llevan su imagen a todo el país. La estrategia comercial del canal está en fase de afinación, en espera de un relanzamiento, a fines del primer semestre, para optimizar el modelo de negocios, de acuerdo con ejecutivos de ventas.

Como esperando más pelea, Vázquez Aldir se levanta de su asiento y sonríe cuando se le plantea que su grupo podría convertirse en un competidor respetable en el sector de medios y convertirse en la tercera cadena de TV en el país.

“Ya veremos”, sentencia. “Queremos llegar a hasta donde el mercado lo permita”. Esa resolución es la que tiene confiado a su padre. En declaraciones a El Correo Gallego, Olegario Vázquez Raña dijo: “Intento dedicar cada vez más tiempo a mi familia, por lo que cuando voy a mi despacho todo lo que llega a mis manos está ya perfectamente estudiado para que sólo tome una decisión”. La transición en GEA está en marcha.

Posición en el ranking: 23

(Con información de Regina Moctezuma)

Ahora ve
No te pierdas