Ecuador da esperanzas a América Móvil

De acuerdo con el gobierno ecuatoriano, la empresa presentó una oferta "conveniente"; la telefónica mexicana pretende renovar su concesión por 15 años en el mercado ecuatoriano.
Los resultados de la telefónica no agradaron al mercado. (Ar
QUITO (CNN) -

Ecuador dio una sorpresiva marcha atrás en su decisión de terminar la concesión de América Móvil, tras comprometerse a analizar una "conveniente" oferta económica de la compañía mexicana para extender su presencia en el mercado de la telefonía móvil hasta el 2023.

El anuncio marcó un giro en la postura del presidente Rafael Correa, que ordenó la terminación hace una semana de las negociaciones con la compañía para ampliar su concesión por 15 años y resolvió revertir en agosto la concesión a manos estatales por las discrepancias económicas.

La resolución inicial representó un revés para la compañía que es líder en los servicios móviles de telecomunicación. Sin embargo, el panorama cambió repentinamente tras una reunión entre Correa y el director general de América Móvil, Daniel Hajj, que abrió las puertas a un acuerdo.

"El presidente ha revisado la oferta final y ha determinado que es conveniente para los intereses del Estado", dijo el secretario nacional de Telecomunicaciones, Jaime Guerrero, quien descartó en reiteradas ocasiones la posibilidad de retomar los diálogos con la empresa por bloqueos legales.

América Móvil, que maneja el 70% de las 10.3 millones de líneas habilitadas en el país, ofertó 307 millones de dólares por la extensión por 15 años de su concesión que vence en 115 días, mientras que Ecuador buscaba 480 millones de dólares.

¿Acuerdo?

La nueva oferta de América Móvil se acercaría a los deseos de Correa, quien desde que asumió en enero del 2007 ha lanzado una cruzada para ampliar las arcas fiscales con la mira puesta en empresas de sectores estratégicos para cumplir con sus promesas de programas sociales para los 13 millones de habitantes.

Guerrero, quien lideró las tratativas, aseguró que el presidente ordenó que "revisemos y hagamos el análisis de la oferta", sin entrar en mayores detalles ni rebatir sus criterios previos de que un nuevo planteamiento era imposible por la existencia de bloqueos legales.

En el otro sector, Hajj habló abiertamente de la existencia de un consenso respecto a los términos económicos de la concesión, al afirmar que "nos sentimos contentos de haber logrado un acuerdo y poder seguir operando en el Ecuador".

Ninguna de las partes pudo ser contactada para precisar el giro de las negociaciones o respecto a la opción de haber logrado un acuerdo final para que la empresa del magnate Carlos Slim permanezca en el país.

Las declaraciones de Guerrero y Hajj se produjeron apenas a horas de que el regulador técnico, la Superintendencia de Telecomunicaciones, confirmara el inicio de la auditoria requerida para fijar el valor de los activos de la empresa y otros aspectos vinculados a la reversión.

América Móvil había calificado al mecanismo de fijación del valor de la concesión como "inequitativo" e "ilegal" porque su rival, la española Telefónica, con un cuarto del mercado, pagará unos 200 millones de dólares para permanecer en el país.

No obstante, la declaración de Hajj cambió el escenario.

Una fuente gubernamental vinculada a las tratativas aseguró que el panorama se clarificará en los próximos días.

América Móvil, la primera operadora celular de América Latina, reportó por sus operaciones en Ecuador ingresos por 238 millones de dólares en el primer trimestre del año, un 13.2% más que el mismo período del 2007, según datos publicados en su sitio en Internet.

Ahora ve
No te pierdas