Cemex libra 'batalla verde' en la UE

La reducción de 10% en cuotas de emisiones planteada por el bloque europeo afectará a la cement si la empresa contamina demasiado, tendrá que comprar bonos de carbono a precio de mercado en 2
Cemex, con fuerte presencia en Londres cabildea ante la UE p

La expropiación de las cementeras en Venezuela hizo a Cemex menos daño que publicidad. De ese país sólo obtenía 3% de sus ingresos globales (571 mdd en 2007). Pero la guerra europea contra el cambio climático podría tener mayores consecuencias para la cementera en el largo plazo: de ahí le llegan cuatro de cada 10 dólares en ventas.

En octubre, la Comisión Europea dijo que reducirá en 10% la cuota de emisiones para empresas contaminantes (cementeras, acereras y otras) al implementar la segunda fase de su Régimen de Comercio de Derechos de Emisión (RCDE) de la Unión Europea, 2008-2012.

A partir de 2013, las compañías que exceden las cuotas tendrían que comprar bonos de carbono a precio de mercado (25.05 euros o 39.5 dólares por tonelada, al 15 de abril) en lugar del precio subvencionado del régimen especial de gratuidad de 1 o 2 euros por tonelada.

Desde el anuncio, la Asociación Europea del Cemento (AEC) cabildea para que sus agremiados no sean excluidos de ese régimen especial. “Hay un alza extraordinaria en la importación de cemento de países sin restricciones ambientales, que resulta en una ‘fuga de carbono’ y el aumento de las emisiones por los buques que lo transportan”, alegan Cemex y las otras cementeras.

Hoy, las importaciones desde China, de cemento más barato pero producido con 45% más energía, pasaron de casi cero en 2004 a 9 millones de toneladas en 2007. En Europa, señala la AEC, una tonelada de cemento vale 110 dólares, pero 57% del precio (63 dólares) corresponde a costos derivados del CO2.

“Cemex y el sector han hecho un buen trabajo de cabildeo para convencer a los políticos que lo están empujando a irse a países que permitan contaminar más”, afirma Willy De Backer, director de la consultoría Global Footprint Network.

Según documentos de Cemex, en la primera fase del RCDE (2005-2007) obtuvo un superávit de 731,000 toneladas de CO2 al año. Eso es un saldo a favor (a precios del 15 de abril) por 28.83 mdd.

Con las medidas europeas, la ventaja no sólo se perdería sino que al contabilizar el total de sus emisiones –que en 2006 sumaron 20.7 millones de toneladas, que equivaldrían a 817.78 MDD al año en bonos– tendría que comprar, a partir de ahora, “una cantidad significativa, cuyo costo tendrá un impacto en las operaciones europeas”, reconoce la cementera.

Por si las dudas, Cemex ya declaró que podría bajar la producción programada para su nueva planta en Letonia, en la que invierten 220 millones de euros (3,488 mdd) que estará en operación a finales de 2008, revela la prensa de ese país.

Ahora ve
No te pierdas