Société Générale encara a accionistas

Los directivos del banco aún no determinan los motivos del fraude que sufrió por 7,700 mdd; los accionistas no podrán votar cambios en la alta dirigencia de Société Générale.
PARÍS (CNN) -

El banco francés Société Générale (SocGen) encarará a sus accionistas por primera vez desde que sacudió a los mercados financieros en enero con el mayor escándalo por intermediación de valores del mundo.

La entidad aún está en la duda de si fue un operador solitario quien le generó las enormes pérdidas.

La sombra de Jerome Kerviel, un novato operador que le hizo perder a SocGen cerca de 7,700 millones de dólares, se hará sentir en la junta anual de accionistas del segundo mayor banco de Francia que cotiza en bolsa, que se realizará en sus oficinas centrales del distrito financiero La Defense, en París.

El 24 de enero, SocGen reveló pérdidas por 4,900 millones de euros (7,720 millones de dólares), las que dijo que fueron causadas por operaciones indebidas realizadas por Kerviel.

El tamaño de las pérdidas eclipsó a otros escándalos financieros anteriores, como el del operador Nick Leeson, cuyas maniobras llevaron a la desaparición del banco británico Barings en 1995.

SocGen dijo el viernes que Kerviel podría haber tenido ayuda de un asistente, pero agregó que no había pruebas concluyentes de ello. La posibilidad de una colusión debería "ser confirmada en los tribunales", dijo la entidad.

Kerviel salió libre de la cárcel en marzo tras apelar a su detención, pero continúa bajo una investigación formal por abuso de confianza, abuso informático y falsificación.

La posición del presidente ejecutivo Daniel Bouton, ampliamente criticado por el escándalo, no debiera votarse en la asamblea, aunque los accionistas decidirán sobre la renovación o no del mandato del vicepresidente ejecutivo Philippe Citerne.

SocGen ha publicado dos reportes internos de la investigación respecto a cómo Kerviel se las ingenió para evitar los controles de riesgo internos y tomar posiciones por 49,000 millones de euros, más que el valor de mercado del propio banco.

En su segundo informe, publicado la semana pasada, el banco culpó del escándalo a la débil supervisión y a los pobres sistemas de control de la propia entidad.

SocGen no descubrió las operaciones de Kerviel hasta el 18 de enero, a pesar de que reportes internos del banco mostraron que el operador ya había hecho sonar las alarmas del mercado de derivados Eurex en el 2007 y había sido objeto de más de 70 advertencias de "alerta".

El reporte del banco dijo que Eurex encendió la alarma en noviembre, cuando Kerviel compró 6,000 contratos de futuros de acciones del índice alemán DAX, valuados en 1,200 millones de euros, apostando a una amplia alza en los precios de los títulos y en un plazo de sólo dos horas.

Las pérdidas generadas por el escándalo han vuelto al banco vulnerable a una oferta de compra y lo obligaron a levantar capitales por 5,500 millones de euros para fortalecer sus finanzas.

Ahora ve
No te pierdas