iPhone, Apple, Telcel ¿y la competencia?

América Móvil tendrá la exclusiva para vender el popular móvil de Apple a partir del 11 de juli Xavier Ginebra analiza las implicaciones en la competencia y sus efectos para los consumidores.
Xavier Ginebra Serrabou*
CIUDAD DE MÉXICO -

Después del tan esperado anuncio del gigante de las telecomunicaciones americano Apple, de que va a ofrecer su famoso y exitoso iPhone en México, a partir del 11 de julio -con lo que los ‘workoholics’ bailan de contentos-, surge la problemática de que solamente podrán adquirir tan exquisito producto a través de la subsidiaria del emporio mundial del hombre más rico del mundo, Carlos Slim, a través de Telcel. Esto, ¿constituye una violación a las leyes de competencia mexicanas?

La Comisión Europea ya se ha externado en el sentido de que no va a abrir ninguna investigación sobre el caso, y que lo dejará en manos de sus reguladores nacionales. Esto ya nos da una primera pista: si Europa dice luz verde, no parece, a primera vista, tan “dañino”.

En México, el iPhone será distribuido –como ya se ha dicho-, en forma exclusiva por Telcel. Telcel ostenta un poder dominante (de aproximadamente 70% o más), de la telefonía celular en el mercado nacional. Parecería, con vista a vuelo de pájaro, que con este juguete, Telcel extendería su poder sustancial a otro ámbito de mercado (el de celular con Internet). Pero las cosas no son tan sencillas, sobre todo cuando se trata de mercados relacionados.

Lo primero que hay que examinar es cuál es el mercado relevante, que -según parece-, es el de la telefonía celular con Internet, si hay competencia dentro del mismo y hay alguna empresa que ostenta poder de mercado. En México, ya operan, desde hace tiempo, muchas compañías que ofrecen productos similares o sustitutos (en particular, el BlackBerry), por lo que –en una segunda aproximación-, parecería que el iPhone sería un competidor más, que aunque sea distribuido exclusivamente por Telcel, no elimina, sino que incrementa, el número de jugadores.

En segundo lugar hay que analizar si los competidores de Telcel, pueden forzar los tentáculos del ‘gorila norteamericano’, para que les permita vender también el maravilloso instrumento. En este sentido, la Ley Federal de Competencia Económica (LFCE), solamente permite sancionar lo que se denomina ‘negativa de trato’ (artículo 10 fracción V de la LFCE), es decir, negarse a suministrar un producto o servicio, cuando la empresa detenta un poder sustancial o dominante del mercado, que les impide el acceso al mismo, y perjudica a los consumidores.

¿Tienen Telcel y Apple poder sustancial del mercado relevante examinado? En este momento en México Apple todavía no, pero es muy fácil que lo obtengan ambas en cuanto entre el producto a México.

¿Permite la LFCE sancionar conductas futuras? Sí, siempre y cuando sean al menos actos inminentes, cosa que parece se actualiza en el presente caso.

¿Y que pasa con los consumidores? Sin duda alguna, van a ser los perjudicados, porque si bien tienen otras alternativas (BlackBerry y sucedáneos), el juguete que sin duda van a querer todos, es el iPhone, proveniente de dos empresas con poder sustancial de mercado. Y si bien lo van a poder adquirir de Telcel, va a ser a un precio superior, que si hubiese más de un oferente en territorio nacional.

Por todo ello, el asunto no está nada sencillo. Las autoridades nacionales europeas de competencia no han tomado cartas en el asunto. En Estados Unidos –paraíso de los “Chicago Boys” y del libre mercado-; el gobierno no ha hecho de momento nada; Europa se lava las manos… y México, veremos: la Comisión Federal de Competencia es una caja de sorpresas, pero puede que no pase de unas cuantas declaraciones alarmistas en la prensa, y que, como sucede siempre en México, no termine pasando nada.

 

*El autor es Doctor en Derecho por la Universidad Panamericana, autor de diversos libros sobre derecho mexicano de la competencia y colaborador habitual de la revista Expansión.

Ahora ve
No te pierdas