Aerolíneas Argentinas, en problemas

Las agrupaciones aeronaúticas de Argentina pidieron que la justicia tome el control de la línea dicen que está al borde de la crisis debido a malos manejos de su controladora española.
BUENOS AIRES (CNN) -

Sindicatos aeronáuticos de Argentina pidieron el jueves a la justicia que tome el control de Aerolíneas Argentinas, la línea de bandera controlada por el grupo español Marsans que atraviesa una crisis financiera y enfrenta el fantasma de una estatización.

Atrasos en el pago de salarios, una creciente deuda, el alto precio de los combustibles y tarifas reguladas por el Estado -y retrasadas según Marsans- generaron un explosivo cóctel en la aerolínea, que fue comprada por el grupo ibérico en el 2001 cuando estaba al borde de la quiebra.

La situación genera graves problemas para los pasajeros en los aeropuertos por demoras y cancelaciones, dado que la firma junto con su asociada Austral controla el 80% de los vuelos domésticos.

"Se necesita mucho más que un inversor (...) se necesita una acción decidida del Gobierno para regular, garantizar la operación, y esto es lo que vemos que en principio estaría decidido hacer el Gobierno nacional y lo apoyamos", dijo Enrique Fressia, miembro del gremio de aeronavegantes.

Mientras crece la presión de los sindicatos -que de todos modos han firmado una tregua durante los próximos 60 días para permitir que le firma opere en las vacaciones de invierno- también se multiplican las versiones de que el Estado decidiría directamente nacionalizarla.

En los últimos días, periódicos locales publicaron que estaba tomada la decisión de nacionalizar la firma -así como hizo en los últimos años el ex presidente Néstor Kirchner con el correo, una línea ferroviaria y la administración del espacio radioeléctrico-, pero ninguna fuente oficial confirmó la información.

"Acompañamos esta decisión porque es importante que la justicia intervenga Aerolíneas Argentinas visto el desmanejo que hay en la compañía", dijo Ricardo Cirielli, titular del gremio de mecánicos, que no apoya una estatización.

"La situación se generó por consecuencia de seis años de gestión del grupo Marsans (...) que lo único que hicieron fue volver a robarnos y estafarnos porque no invirtieron ni un sólo dólar en Aerolíneas", agregó.

La crisis estalló justo en momentos en que Marsans, que posee el 95% de la aerolínea, negocia venderle a un empresario argentino un 37% del paquete accionario.

El grupo también ha cerrado un acuerdo con el Estado argentino para que eleve su participación en la firma del 5 al 20%.

La empresa compite en el mercado local con la chilena LAN Airlines.

Ahora ve
No te pierdas