Venezuela amplía paro a títulos de Cemex

La Comisión de Valores extiende por 24 horas la suspensión de venta de los acciones de la empre para negociación de papeles de la filial de la cementera mexicana mientras define su estatizaci
El gobierno venezolano controla la filial de Cemex: Vencemos

El ente regulador del mercado de capitales venezolano extendió por 24 horas más la suspensión de la venta de las acciones de la filial de la cementera mexicana Cemex mientras se define la estatización de la empresa, y reactivó la cotización de los títulos de la filial de Lafarge de Francia, informó este miércoles el organismo.

La Comisión Nacional de Valores dijo en un comunicado que prorrogó por un día más la suspensión de la cotización en la Bolsa de Valores de Caracas de los papeles de Cemex, que es la mayor cementera del país, mientras se define su situación.

El organismo paralizó el martes la negociación de los papeles de la cementera luego que el gobierno tomó el control de las plantas de la Cemex al fracasar las negociaciones para la nacionalización de la compañía.

La Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) condenó el miércoles la expropiación de Cemex, y dijo en un comunicado que la medida ''siguen alejando la posibilidad de nuevas inversiones tanto nacionales como extranjeras, pues nadie se siente motivado a colocar sus recursos en un país donde constantemente se cambian las reglas de juego''.

La Comisión Nacional de Valores reactivó las venta de las acciones de la Fábrica Nacional de Cementos de Lafarge, que fue paralizada el martes después que los representantes de la empresa suscribieron un memorando de entendimiento para vender al gobierno 89% del paquete accionario de la compañía por 267 millones de dólares.

La holandesa Holcim también firmó un documento para transferir al Estado 85% de las acciones de su filial venezolana por 552 millones de dólares.

Con la nacionalización de Lafarge y Holcim y la expropiación de Cemex, el gobierno aseguró el control de 90% de la producción de cemento del país, que sumado a la reciente toma de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) le garantiza al Estado el manejo de los principales insumos para la construcción.

A partir del miércoles entró en vigencia un decreto presidencial que delegó en manos de la corporación estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) el manejo del proceso de expropiación de Cemex.

En el referido decreto se prevé la ''adquisición forzada'' de las acciones de Cemex Venezuela, y de ''sus empresas filiales y afiliadas, así como los derechos, bienes muebles e inmuebles, maquinarias, equipos industriales y de oficina, y cualquier otro activo requerido para la actividad de producción, explotación, procesamiento, transporte y almacenamiento''.

De igual se contempla que el gobierno realizará ''negociaciones y expropiaciones totales o parciales'' para adquirir las acciones y los bienes.

La cancillería mexicana informó el martes que su embajador en Venezuela, Mario Chacón, pidió al gobierno de Chávez continuar negociaciones con Cemex ''sobre la base de los principios de diálogo, trato no discriminatorio, concertación y apertura, y conforme al marco legal aplicable''.

El vicepresidente Ramón Carrizález dijo a inicios de semana que el acuerdo con Cemex se estancó debido a que el gobierno no logró llegar a un arreglo sobre el valor de los activos de la cementera en Venezuela. El gobierno informó que Cemex estaba pidiendo unos 1,300 millones de dólares por sus activos.

Ahora ve
No te pierdas