Reforma petrolera, sin extranjeros

La mayoría del Congreso mexicano se opone a permitir inversión foránea para explorar yacimiento el partido del presidente Calderón no tiene la mayoría suficiente para aprobar la legislación.
La OPEP espera que la demanda de crudo promedie 32.05 millon  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

La expectativa de que una reforma energética permita a empresas foráneas acceder a las reservas petroleras de México se está desvaneciendo, pues el proyecto del presidente Felipe Calderón podría ser diluido por opositores en el Congreso.

Las firmas energéticas esperaban ganar acceso a los inexplorados pero potencialmente productivos yacimientos de petróleo en aguas profundas del Golfo de México, en asociación con el monopolio petrolero estatal mexicano Pemex.
Pero las discusiones en el Congreso mexicano, donde el Partido Acción Nacional (PAN), del presidente Calderón, no tiene la mayoría necesaria para aprobar la legislación sin alianzas, apuntan a que la reforma del sector energético será más modesta.

"Las petroleras internacionales parece que han dejado de esperar que la reforma sea algo más que unos ajustes a Pemex", dijo Jeremy Martin, director del programa de energía en el Institute of the Americas en La Jolla, California.
Empresas energéticas contactadas por Reuters declinaron hacer comentarios.

Calderón propuso en abril un paquete de reformas para atraer el capital y la tecnología extranjeros para contrarrestar una constante caída en la producción de crudo de Pemex, que amenaza la posición de México como un importante exportador de petróleo.

Las ventas de petróleo son una de las principales fuentes de ingresos del Gobierno mexicano.

El intento de suavizar las sólidas barreras a la inversión extranjera directa en la industria petrolera mexicana despierta apasionadas objeciones entre muchos mexicanos, especialmente entre los izquierdistas que integran el segundo bloque más importante en el Congreso.

Centro, clave para Reforma
El centrista Partido Revolucionario Institucional (PRI) tiene los votos necesarios para aprobar la legislación energética, pero ha aceptado algunas propuestas y rechazado otras, incluyendo cualquier reestructuración al sistema de refinación y distribución de combustible, que pierde dinero.

"No parece que estén alcanzando ningún acuerdo importante en los asuntos clave que podrían tener algo que ver con la inversión privada, así que eso en sí mismo significa que será una reforma débil", dijo David Shields, un analista de energía en Ciudad de México.

El comité del Senado que está trabajando en una legislación de compromiso comenzará el lunes su última ronda de consultas, con encuentros a puerta cerrada sobre los polémicos contratos de servicio con incentivos, diseñados para atraer experiencia del sector privado en exploración y producción.

El PRI ha dicho que en principio respalda contratos con cuotas de incentivo, pero algunos negociadores han expresado dudas sobre permitir una reducción sustancial de la fuerte supervisión estatal del gasto de Pemex.

Esperanza transfronteriza
El mayor prospecto de una fuerte inversión extranjera en el sector energético mexicano está en los yacimientos en aguas profundas del Golfo de México en la frontera con Estados Unidos.

Incluso algunos nacionalistas están tomando en cuenta advertencias gubernamentales de que no permitirle a Pemex asociarse con firmas foráneas que ya han descubierto petróleo justo al norte de la frontera marítima, podría llevar a que el crudo del lado mexicano sea extraído por esos proyectos.

Legisladores han pedido a la cancillería mexicana informes sobre la situación fronteriza, parte de un tratado bilateral que México quiere renegociar, antes de continuar. Incluso los partidos de izquierda están de acuerdo con medidas para evitar la extracción de crudo mexicano al norte de la frontera.

Algunos optimistas esperan que quienes se oponen a la participación de capital extranjero en Pemex para acceder a los costosos yacimientos de aguas profundas, hagan una excepción para los depósitos transfronterizos.

Analistas creen que el proceso de reformas podría generar cambios más profundos en el mediano plazo.

"El hecho de que todos los actores estén sentados a la mesa, discutiendo el asunto, es un avance", dijo RoseAnne Franco de PFC Energy en Washington.

Luego de las elecciones legislativas del 2009, "podría haber otra oportunidad para más reformas", comentó.

Ahora ve
No te pierdas