Más bancos de EU demandan recursos

State Street y SunTrust son las últimas entidades que se unen al plan de rescate del gobierno; los bancos participantes aceptan las restricciones al pago de ejecutivos.
NUEVA YORK (CNN) -

State Street Corp y SunTrust Banks son los últimos bancos que se unen al plan del Departamento del Tesoro, de 250,000 millones de dólares, para recapitalizar el problemático sector e impulsar los préstamos.

Al menos, 10 prestamistas anunciaron el lunes fusiones combinadas por 17,600 millones de dólares. Henry Paulson, secretario del Tesoro, ha acordado la provisión de los fondos, a cambio de títulos preferenciales y garantías, a un grupo de 20 a 22 prestamistas, luego de haber comprometido 125,00 millones de dólares a nueve de los bancos más grandes del país.

Los fondos son parte del Programa de Alivio de Activos Problemáticos que este mes se convirtió en ley. Paulson espera que los bancos usen los fondos para ayudar a destrabar a los mercados crediticios, más que acumular efectivo.

Algunos beneficiarios también podrían usar los fondos para comprar a sus debilitados rivales. El viernes, PNC Financial Services Group dijo que comprará al erosionado prestamista National City Corp, con la ayuda de 7,700 millones de dólares del gobierno.

Entre los prestamistas que anunciaron infusiones el lunes, están Capital One Financial Corp, City National Corp, Comerica, First Niagara Financial Group, Huntington Bancshares, KeyCorp, Northern Trust, State Street, SunTrust y UCBH Holdings.

Al anunciar su inyección de 3,500 millones de dólares, SunTrust también bajo su dividendo trimestral un 30%, cuatro meses después de haber planeado mantenerlo a 77 centavos de dólar por acción.

"La reducción del dividendo es un acto responsable, dado el reciente deterioro, las perspectivas a una continua debilidad en el 2009 y las implicaciones de ello en el corto plazo", señaló James Wells, presidente ejecutivo de la firma.

El Tesoro permite que sus bancos anuncien las inyecciones por sí mismos, en vez de emitir una lista de beneficiados.

La publicación de una lista podría haber asustado a los inversionistas preocupados por que los bancos restantes no hayan calificado para recibir ayuda. El silencio de una firma en particular podría causar el mismo efecto.

Bajo el programa, el Tesoro recibirá acciones preferenciales que conllevan un dividendo anual de un 5% durante cinco años, y de un 9% a partir de ese plazo. El gobierno podrá invertir el equivalente a entre 1 y 3% de los activos de la compañía que son considerados riesgosos.

Los bancos participantes aceptan las restricciones al pago de ejecutivos, como las millonarias liquidaciones.

Ahora ve
No te pierdas