Santander libra la crisis y gana

Las utilidades del grupo español crecieron 5.5%, a 6,935 mde entre enero y septiembre de 2008; sin embargo, la empresa prevé no crecer como antes en el futuro.
El banco redujo costos para obtener buenos resultados (Archi

El grupo financiero español Santander presentó el martes un alza interanual en sus ganancias entre enero y septiembre, y se mostró confiado en alcanzar este año su objetivo de utilidades por 10,000 millones de euros (12,537 millones de dólares).

Sin embargo, reconoció que espera una desaceleración del negocio en el futuro.

"Es previsible que no crezcamos en el futuro como hemos crecido antes", dijo el presidente ejecutivo del banco, Alfredo Sáenz, aunque aseguró que su política de dividendos no se verá comprometida.

En los primeros nueve meses del año, las utilidades de Santander aumentaron un 5.5 % frente a igual periodo del año pasado, a 6,935 millones de euros, gracias a la evolución favorable de su división de banca comercial y al estricto control de costos.

El resultado se situó ligeramente por debajo de las previsiones de los analistas, que esperaban un beneficio de casi 7,200 millones de euros, pero la reacción inicial en la bolsa era positiva.

"Se trata sobre todo de sólidos resultados en márgenes y en el control de costes de explotación", dijo Javier Bernat, analista de Caja Madrid.

El margen de intermediación subió un 13.6%, a 12,925 millones de euros, superando las previsiones de los analistas, mientras que el margen de explotación creció un 20.6% y se ajustó a las estimaciones del mercado.

Saénz dijo en una conferencia con analistas que el banco contabilizará en el último trimestre del año los 586 millones de euros de ganancias procedentes de la venta de su Ciudad Financiera, lo que debería permitir cerrar el año con una utilidad de 10,000 millones de euros.

Desinversiones

El jefe ejecutivo agregó que el banco continuará con su proceso de desinversiones selectivas para desapalancar su balance, tras la ola de compras de los últimos meses.

En este sentido, señaló que la venta de su filial Banco de Veneuzuela podría cerrarse el próximo mes de noviembre, mientras que Porterbrook, la división de arriendo de trenes de su filial británica Abbey, podría requerir más tiempo.

Según la prensa británica, Deutsche Bank  se habría interesado por Porterbrook, valorada en unos 2,000 millones de libras esterlinas (3,144 millones de dólares).

"(Esta operación) permitiría un desapalancamiento importante", dijo Saénz.

El presidente ejecutivo de Santander dijo que el proceso de integración de los activos y entidades recientemente adquiridos -el banco británico Alliance & Leicester, la hipotecaria Bradford & Bingley y la estadounidense Sovereign  avanzaba sin problemas y no tendría un impacto importante en sus ratios de capital, una de las preocupaciones de los analistas.

 Sáenz confiaba en que en el primer trimestre del 2009 -una vez concluido este proceso- el ratio de capital base siga situándose por encima del mínimo del 6%, frente al 6.31% actual.

Morosidad sube

El banco español reconoció que la actual crisis financiera y la desaceleración económica implicaron un aumento de la morosidad, que demandó mayores necesidades de provisiones.

La morosidad del banco a septiembre se situó en el 1.63%, frente al 1.34% a cierre del primer semestre.

Sáenz pronosticó un nuevo incremento de la morosidad en los próximos meses, aunque dijo que "no esperamos que toque el 2% a finales de año".

El grupo contaba a finales de septiembre con fondos para insolvencias por 11,035 millones de euros, de los que 6,296 millones de euros correspondían a fondos genéricos, es decir las reservas constituidas en los años del "boom" de la banca y el negocio inmobiliario.

Saénz dijo que los fondos genéricos cubrirán las eventuales contingencias hasta finales del 2009 o principios del 2010.

"Vamos a comenzar a usar estos fondos en el último trimestre (de 2008) y tiraremos de ellos durante todo el ejercicio de 2009", comentó.

Por último, Sáenz dijo que la desaceleración de la actividad bancaria se notaba sobre todo en el negocio de créditos al consumo.

"En España, el negocio de crédito al consumo registrará este año un crecimiento negativo del 20%", auguró.

No obstante, el ejecutivo aseguró que el banco -también una de las principales entidades en el negocio del crédito de consumo en Europa- compensaría el retroceso en el mercado doméstico con su presencia en otros países.

(1 dlr=0.7976 euros)

(1 dlr=0.6361 libras esterlinas)

 

 

 

 

 

 

Ahora ve
No te pierdas