Las automotrices también piden ayuda

La Casa Blanca confirmó que está en pláticas con las compañías para otorgarles algún tipo de ap los recursos pueden venir del plan de rescate por 700,000 mdd que ya fue aprobado por el Congre
La industria automotriz ha reducido sus pronósticos para 200
Chris Isidore
NUEVA YORK -

Según informó un portavoz de la Casa Blanca, miembros de la administración Bush han mantenido conversaciones con las automotrices estadounidenses sobre la posibilidad de otorgarles ayuda federal.

La portavoz Dani Perino aclaró que aún no se ha tomado la decisión de ofrecer un rescate federal a las tres grandes fábricas de autos: General Motors, Ford Motor y Chrysler LLC.

La situación de las manufactureras preocupa a algunos expertos, pues la caída en sus ventas podría agotar sus reservas monetarias para el próximo año. Sin embargo, las automotrices podrían beneficiarse del rescate de 700,000 millones de dólares (mdd) aprobado con anterioridad por el Congreso de EU.

Dicho rescate fue inicialmente diseñado para impulsar que bancos y firmas concedieran préstamos a empresas y consumidores, pero las automotrices podrían solicitar el apoyo a través de sus brazos financieros, explicó Perino. “Es posible que algunos de esos brazos financieros sean parte del paquete de rescate, por esa razón el Departamento del Tesoro está en contacto con ellos” dijo la portavoz.

Meses atrás el Congreso ya había aprobado por separado un programa de préstamo por 25,000 mdd para apoyar la transición de las automotrices de una producción de vehículos grandes, tipo pickups y SUVs, a vehículos con mayor eficiencia energética. No obstante, el gobierno todavía no entrega ningún dinero bajo ese programa, pues el Departamento de Energía aún trabaja en las regulaciones que determinarán los préstamos.

El portavoz de GM en Washington, Greg Martin, reconoció este lunes que las automotrices están muy interesadas en recibir ayuda del gobierno federal. “Hemos estado en contacto con varios funcionarios federales durante este periodo económico extraordinariamente difícil” declaró.

Sin detallar las negociaciones, Martin afirmó que “públicamente hemos dicho que creemos que el gobierno federal debería considerar todos los instrumentos disponibles –unos recién promulgados- para ayudar a las industrias que actualmente están en problemas y que son esenciales para la economía del país.”

Un portavoz de Chrysler también indicó que su compañía “se esforzó para asegurarse que [la ley de rescate] fuera lo suficientemente amplia como para ofrecer instrumentos dirigidos a resolver el problema de la falta de crédito en el sector automotriz.”
Ford no ha querido comentar al respecto, pero gente de la industria menciona que sería la menos interesada en conseguir fondos federales, pues Ford ostenta la más sólida posición de capital entre las tres automotrices.

La semana pasada, los 17 miembros de la delegación legislativa de Michigan firmaron una petición dirigida al secretario del Tesoro Henry Paulson y al presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke donde solicitaban la ayuda federal para las automotrices nacionales. “La industria automotriz es el segmento de la economía norteamericana más crítico para el bienestar financiero de millones de estadounidenses. Uno de cada 10 empleos en el país está relacionado con la manufactura automotriz” decía la carta.

La postura de los candidatos
Miembros de las campañas presidenciales del demócrata Barack Obama y el republicano John McCain han dicho que quieren que el préstamo inicial por 25,000 mdd (autorizado desde el año pasado) llegue rápidamente a su destino: las manos de las automotrices.

Según reportó el diario Wall Street Journal, el Departamento de Energía podría estar a punto de entregar a GM 5,000  mdd como parte de ese préstamo original.

Ambos candidatos también declararon estar abiertos a la idea de que las automotrices se beneficien del plan de rescate ideado para Wall Street, aunque no realizaron ningún compromiso en firme.

Jason Furman, el principal consejero económico de Obama, dijo que su candidato deseaba que el Tesoro y la Fed exploraran el tema. “Obama se ha comprometido a que todas las opciones estarán sobre la mesa para ayudar a la industria automotriz del país” dijo Furman.

Por su parte, el consejero económico de McCain, Douglas Holtz-Eakin, dijo que el republicano está a favor de que el plan de rescate sea usado para ayudar a cualquier industria que califique. “Parece que GMAC sí califica, aunque el Tesoro tendrá que decidir en otros casos” afirma Holtz. (General Motors posee el 49% de GMAC, una empresa financiera que posee una amplia cartera de créditos de vivienda además de créditos de autos.)

Tiempos difíciles para las tres grandes
En los últimos años todas las automotrices han anunciado cierre de plantas y recortes de personal para contener las pérdidas registradas en sus principales operaciones dentro de EU. Sus ventas combinadas en el país, en los 9 meses del 2008, han disminuido casi un 20% con respecto al año pasado.

Tan solo la semana pasada Chrysler LLC anunció que eliminaría uno de cada cuatro empleos asalariados de la compañía. También dijo que reduciría un turno en a planta de Ohio y aceleraría el cierre de la línea de ensamblaje en Delaware.

En esos mismos días GM dijo que buscaba recortar un 20% los costos en los trabajadores asalariados, y añadió que no descartaban futuros recortes debido a las bajas ventas.

Asimismo, se dice que GM y Chrysler están contemplando una posible fusión que eliminaría decenas de miles de plazas laborales en un esfuerzo por ahorrar miles de millones de dólares. Pero encontrar quién financie ese acuerdo será algo difícil, pues los inversionistas han estado rehuyendo el sector.

Kirk Kerkorian –el mayor inversionista individual en Ford fuera de la propia familia, por ejemplo, recién vendió 7.3 millones de acciones de la firma y buscaba vender sus 133 millones de acciones restantes.

Ahora ve
No te pierdas