Automotrices alistan ajustes en México

Las firmas realizan cambios en su producción y en el personal para soportar la baja en la deman analistas esperan que la producción y exportación cierren el año con alzas marginales.
Las armadoras de autos tratan de atenuar los impactos de la
MONTERREY (CNN) -

La industria automotora de México está ajustando sus planes de producción e incluso recortando personal, con la idea de esquivar un golpe más severo de la desaceleración económica en Estados Unidos, su principal mercado.

La crisis financiera en Estados Unidos y la menor demanda de camiones y camionetas, en medio de los altos precios del combustible, están obligando a las grandes armadoras instaladas en México a producir automóviles subcompactos, que se venden más barato y gastan menos gasolina.

Por ejemplo, la filial en México de la estadounidense Ford dijo en mayo que va a invertir 3,000 millones de dólares para remodelar y ampliar tres de sus plantas, lo que incluye un cambio radical a su fábrica de camiones en las afueras de la Ciudad de México.

"La planta va a ser cerrada casi un año por la remodelación y no podemos estar manteniendo por un año a los trabajadores", dijo Alejandra Acevedo, directora de Relaciones Públicas de Ford México.

En lugar de camiones, el segundo fabricante de autos en importancia de Estados Unidos comenzará a producir a partir del 2010 en Cuautitlán Izcalli su popular modelo Fiesta, el caballito de batalla que la empresa intenta posicionar a nivel mundial.

Su rival General Motors, el mayor productor en México, está fortaleciendo su posición en el segmento de los compactos, en el que desde hace varios años goza del primer sitio por su popular Chevy, uno de los más vendidos del país.

La producción de camiones y camionetas de la estadounidense en sus plantas en los estados de México y Guanajuato, en el centro del país, está bajando; pero, a cambio, inauguró un complejo en el estado de San Luis Potosí, para producir el subcompacto Aveo.

General Motors y la japonesa Nissan conforman alrededor de la mitad de la producción total de automóviles de México, cuyo 75% es para exportación.

Estados Unidos es el principal destino para los envíos al exterior, pero las cifras más recientes muestran una baja del 2.8% en las exportaciones a ese país entre enero y septiembre, ante un consumidor estadounidense más cauteloso por un panorama económico incierto.

Pese a ello, las armadoras no han cambiado sus metas de producción, pero la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) augura números cercanos a cero este año.

"Esperamos que tanto la producción como la exportación van a terminar en números positivos probablemente, pero muy, muy cercanos al 0%”, dijo Eduardo Solís, presidente de la AMIA. "Probablemente del 1%", agregó.

Solís dijo que la industria automotora mexicana todavía no ve despidos masivos o cierres catastróficos de plantas por la actual crisis financiera global y que hasta ahora sólo se están aplicando paros técnicos por el cambio de plataforma.

La firma alemana Volkswagen comenzará en las próximos semanas a despedir a una porción aún no definida de sus 1,200 trabajadores eventuales.

"Van a despedir a personal eventual; no sabemos cuántos todavía, pero la semana que viene o a finales de noviembre van a salir", dijo Víctor Cervantes, líder sindical en la planta de Volkswagen en el central estado de Puebla.

El sector automotor mexicano representado en la AMIA lo completan Chrysler, Renault, Toyota y Honda.

Ahora ve
No te pierdas