Chrysler, sin salvavidas ante la crisis

La automotriz carece de un nuevo modelo que le ayude a enfrentar la desaceleración del mercado; en el primer semestre del año, la empresa tuvo pérdidas por 1,000 millones de dólares.
Chrysler negocia una posible fusión con General Motors. (Arc  (Foto: )
DETROIT (CNN) -

En crisis pasadas, Chrysler ha logrado de alguna manera poner en el mercado un producto exitoso que la ha salvado del precipicio.

Pero ahora que enfrenta una posible venta a otra compañía automotriz y lo que podría ser el problema más grave en sus 83 años de existencia, los analistas de la industria dicen que no hay nada en su portafolio actual de productos que parezca como un potencial salvador.

Las ventas de Chrysler en Estados Unidos han bajado 25% hasta septiembre, la mayor caída entre las principales empresas fabricantes de vehículos.

Las pérdidas están ascendiendo: en la primera mitad de año fueron superiores a 1,000 millones de dólares. Las cosas están tan mal que Chrysler LLC quiere recortar una cuarta parte de su fuerza de trabajo asalariada, y su propietario, Cerberus Capital Management LP, está en conversaciones sobre una venta, con General Motors Corp. y otras compañías.

De los 26 modelos de Chrysler en venta tanto en el 2007 como en el 2008, sólo cuatro se han vendido más este año que el anterior, y tres de ellos son vehículos de un nicho de volumen pequeño como el Dodge Viper.

La porción de mercado de la empresa ha menguado de 16.2% en 1996 a 11% este año, según Ward's AutoInfoBank.

Los analistas señalan que no hay en el panorama diseños de vanguardia o modelos con ventas potenciales grandes que pudieran rescatar al fabricante de las marcas Chrysler, Dodge y Jeep.

La más pequeña de las tres compañías automotrices gigantes de Detroit, la alguna vez osada Chrysler, corrió riesgos y tuvo grandes recompensas en el 2005 por vehículos como el sedán grande 300.

La compañía inventó la minicamioneta cuando introdujo al mercado las Plymouth Voyager y Dodge Caravan en 1984.

El Plymouth Reliant y los sedanes de la serie Dodge "K'' de 1982 ayudaron a ganar el dinero necesario para pagar los préstamos por 1,500 millones de dólares obtenidos con la garantía del gobierno que salvaron a Chrysler de la bancarrota en 1980.

"Si Chrysler tiene otro éxito en camino, no estoy enterado de ello", dijo David Lewis, profesor emérito de la Universidad de Michigan, quien siguió el comportamiento de la industria automotriz y dio clases de historia empresarial durante 43 años hasta que se jubiló a principios de este año. "¡Oh, aquellos años cuando la minivan fue un éxito instantáneo y Chrysler se apoderó de ese segmento de mercado altamente redituable!", exclamó el especialista.

Con poco en su línea de productos, una economía helada y la peor caída en venta de autos en Estados Unidos en 15 años, los analistas consideran que Chrysler podría no tener éxito por sí misma, y es por eso que Cerberus está ofreciendo la empresa a GM y otros.

Otro problema de Chrysler es que tiene una línea de producción que se inclina por camiones y camionetas deportivas todo terreno, cuando los consumidores están comprando principalmente autos con menor consumo de gasolina.

Ahora ve
No te pierdas