Los plagios afectan a medios en Internet

La lectura de copias no autorizadas de notas de diarios en línea pega a los portales de los med este tipo de lectores representa una audiencia 2.5 veces mayor que la que lee las páginas ofici
Las empresas podrían sacar provecho publicitario de la canti
SAN FRANCISCO (AP) -

Lectores que hojean copias no autorizadas de artículos de periódicos online constituyen en promedio una audiencia 2.5 veces más grande que la que acude a portales de esas publicaciones, informó un estudio divulgado el jueves.

El problema fue detectado por Attributor Corp., una empresa que vigila derechos de propiedad de los medios de prensa.

Attributor, fabricante de software que patrulla la Internet para detectar violaciones online, cree sin embargo que puede obtenerse un beneficio de esas infracciones. Un periódico o revista podrían, como promedio, recaudar más de 150,000 dólares en ingresos adicionales vendiendo avisos al lado del material carente de autorización.

Se trata de un cálculo no científico, basado en la presunción de que los anunciantes podrían pagar un dólar por cada 1,000 páginas de material no autorizado escudriñado en sitios de la Internet que no son de propiedad de los dueños de los derechos de publicación.

Pero Attributor cree que sus cálculos se exceden en cautela. La empresa, con sede en Redwood City, ha comenzado a trabajar con algunas empresas periodísticas que podrían generar más de un millón de dólares anuales en publicidad si hacen cumplir sus derechos de propiedad intelectual online, dijo Rich Pearson, vicepresidente de mercadeo de Attributor.

"Las personas que crean todo este contenido no están siendo justamente recompensadas, y los editores exigen que les paguen cada dólar de ingresos que pueden obtener en ese medio ambiente", dijo Pearson.

Entre los clientes de Attributor figuran The Associated Press, Reuters y The Financial Times.

Pero el tema de la violación de derechos a la propiedad intelectual fue un punto de irritación para ejecutivos de medios de prensa mucho antes de que Attributor comenzase a desarrollar su sistema de detección en el 2006.

En los casos extremos, han estallado batallas legales muy agrias. Una de ellas puso fin al servicio Napster para compartir música. Y en otra demanda aún no zanjada, Viacom Inc. ha entablado un litigio contra Google Inc. por presunta violación a los derechos de propiedad intelectual en su sitio de vídeo YouTube.

Ahora ve
No te pierdas