Directivos de automotrices piden rescate

Ejecutivos de las armadoras estadounidenses acuden este martes al Congreso para pedir ayuda; legisladores republicanos se han opuesto a brindar ayuda a las empresas para superar la crisis.
La industria automotriz mexicana contribuye con alrededor de
NUEVA YORK (CNN) -

Ejecutivos de fabricantes estadounidenses de autos estaban preparados para llevar el martes al Congreso de Estados Unidos su caso por el rescate a la industria por 25,000 millones de dólares, al tiempo que esperan revertir la oposición política republicana y de la Casa Blanca.

De cara a las audiencias, programadas para iniciarse esta tarte, el presidente ejecutivo de Ford Motor, Alan Mulally advirtió acerca de posibles graves consecuencias para la industria si es que uno de los tres grandes fabricantes de Detroit tuviera que presentar su quiebra.

Mulally dijo en una entrevista a CNBC que sería menos probable que los consumidores compren un auto de una compañía en bancarrota, ahondando por consiguiente los problemas de la industria.

Las audiencias del martes ocurren al día siguiente que los senadores demócratas propusieran rescatar a la atribulada industria con 25,000 millones de dólares en préstamos.

Está programado que Mulally testifique junto con Rick Wagoner, presidente ejecutivo de General Motors Co; Robert Nardelli, presidente de Chrysler LLC, y; Ron Gettelfinger, presidente del Sindicato de Trabajadores Automotores Unidos (UAW por su sigla en inglés).

La industria ha sido afectada por el disparo de los precios de los combustibles, la crisis crediticia y la desaceleración económica. En los últimos 12 meses, los títulos de GM han caído un 90% de su valor y los de Ford han perdido más de 80%.

La legislación en evaluación proveería un financiamiento superior a los 25,000 millones de dólares en préstamos aprobados anteriormente este año para que las compañías mejores sus tecnologías y creen una línea de vehículos con mayor eficiencia de combustible.

Algunos parlamentarios han solicitado a la industria que reenfoque dichos fondos en lugar de solicitar más efectivo. La senadora republicana por Texas, Kay Bailey Hutchison, dijo que esos fondos deben ser redistribuidos y que la actual financiación es suficiente.

Con apenas unos pocos días para finalizar el año del calendario parlamentario, los legisladores y la administración Bush han discutido sobre la mejor manera para ampliar la ayuda a los automotores.

"Nos sorprende que los senadores demócratas propongan un rescate financiero que no le exija a los fabricantes de autos hacer las decisiones difíciles que se necesitan para reestructurar y pasar a ser viables", criticó la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino.

El proyecto de ley del Senado impondría condiciones a la industria, pero no está claro si es que dichas condiciones serán suficientes para satisfacer las críticas.

Ahora ve
No te pierdas