Chrysler, Ford y GM pelean por rescate

Los presidentes de las automotrices acuden al Congreso para exigir ayuda y evitar la bancarrota GM promete acelerar sus recortes de gastos y Chrysler ve ajustes hasta por 4,000 mdd.
Las principales automotrices de EU pelean por un rescate de

Las tres grandes automotrices de Estados Unidos iniciaron este jueves el primer día de audiencias en el Congreso para conseguir una ayuda federal de 34,000 millones de dólares, mientras la Casa Blanca seguía poniendo paños fríos a la posibilidad de un rescate.

General Motors, Ford y Chrysler enfrentan una grave crisis financiera por una aguda caída en la demanda en una economía en plena recesión.

GM prometió el jueves al Congreso que aceleraría sus planes de recorte de gastos laborales y de otro tipo para frenar su deuda a cambio de la ayuda oficial.

"Es el punto de partida para crear una nueva General Motors", dijo el presidente ejecutivo de la empresa, Rick Wagoner, en un testimonio preparado para presentar a la comisión bancaria del Senado.

GM busca financiamiento por 18,000 millones de dólares, incluyendo 3,000 millones antes del final de diciembre, para asegurar que podrá sobrevivir a la crisis.

La empresa ha descartado en varias oportunidades caer en bancarrota por el impacto que tendría en la confianza sobre sus productos.

El presidente de Chrysler, Robert Nardelli, dijo el jueves al Congreso que la automotriz identificó áreas en las que podría impulsar un recorte de gastos por 4,000 millones de dólares.

"Estamos comprometidos a negociar con todos para lograr nuestras metas de ahorro", precisó Nardelli en un testimonio preparado para el comité del Senado.

Chrysler pide préstamos por 7,000 millones de dólares.

Pero mientras el proceso avanza en el Congreso, la Casa Blanca mantuvo su cauta posición frente a un rescate al sector.

"Creo que es muy temprano para calificar los planes" de reestructuración de las automotrices, dijo la portavoz de la Casa Blanca Dana Perino.

El gobierno ha apoyado redireccionar 25,000 millones para ayudar a las fábricas de Detroit para que produzcan vehículos con una mayor eficiencia en el gasto de combustible, y Perino aseguró que la Casa Blanca está abierta a añadir más dinero a ese programa.

 

 

Ahora ve
No te pierdas