Chrysler contrata asesor en quiebras

La empresa recibirá asesoría de la firma Jones Day para evaluar la bancarrota, reportó el WSJ; el anuncio se da después de que George W. Bush admitiera sentir temor por la viabilidad automot
Chrysler también contemplaría una fusión con General Motors.
WASHINGTON (Agencias) -

La automotriz estadounidense Chrysler contrató a la firma de abogados Jones Day como su asesor de quiebras, dijo el viernes el diario Wall Street Journal.

Los presidentes ejecutivos de General Motors y Chrysler dijeron este jueves que estarían abiertos a la posibilidad de realizar una fusión entre sus dos compañías como parte de un paquete de rescate del gobierno federal de Estados Unidos.

Rick Wagoner, de GM, y Robert Nardelli, de Chrysler, respondían así a una pregunta del senador Robert Bennett, republicano por Utah, quien sugirió que una fusión ahorraría a las compañías miles de millones de dólares. Bennett mencionó la idea como una condición para recibir ayuda federal.

El presidente George W. Bush y los líderes legislativos utilizaron este viernes las últimas estadísticas del desempleo para lograr el respaldo del Capitolio al plan de rescate de la industria automovilística, aunque no concordaron en las condiciones o la procedencia de esos fondos.

Mientras los directivos de las tres grandes firmas automovilísticas de Detroit defendieron su petición de 34,000 millones de dólares en fondos públicos para evitar la bancarrota en el segundo día de audiencias en el Capitolio, el mandatario insistió que la pérdida de 533,000 empleos en noviembre es una razón más para ayudar a esas empresas.

"Temo por la viabilidad de las empresas automovilísticas", junto a los trabajadores y sus familias, dijo Bush. "Y de la misma forma, temo por el dinero de los contribuyentes otorgado a esas compañías que quizá no sobrevivan".

Agregó que el Congreso debería actuar a más tardar la próxima semana y asegurarse de que el dinero de los contribuyentes sea devuelto por las empresas beneficiarias.

Con un mes y medio para concluir su mandato, Bush repitió que el Congreso debe enmendar el uso de 25,000 millones de dólares ya aprobados para que la industria fabrique vehículos de un consumo de combustible más eficiente.

Los líderes demócratas y los activistas del medio ambiente se oponen a alterar ese programa. En lugar de ello, son partidarios de otras alternativas, incluyendo usar parte de los 700,000 millones de dólares de rescate financiero que administra el Departamento del Tesoro. Los analistas legislativos dijeron que usar los fondos para mejorar el consumo de los vehículos en un rescate más amplio produciría solamente de 10,000 a 15,000 millones de dólares en dinero a corto plazo.

El gobierno insiste en reservar el dinero para rescatar instituciones financieras y los bancos.

 

Ahora ve
No te pierdas