EU condiciona el rescate automotriz

La ayuda de al menos 15,000 mdd se centrará en armadoras que tomen “difíciles decisiones”; legisladores y la Casa Blanca dicen que apoyarán a empresas que quieran ser viables y competiti
Las fabricantes de autos no están contempladas dentro del re
WASHINGTON (CNN) -

Legisladores y la Casa Blanca discutían el sábado los términos de un plan de rescate para las castigadas automotrices estadounidenses, que podrían recibir hasta 17,000 millones de dólares en préstamos si demuestran que pueden competir y reestructurarse.

La portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, dijo a periodistas que la asistencia solo se consideraría para aquellas compañías "dispuestas a tomar difíciles decisiones en todos sus negocios para ser viables y competitivas".

La vocera agregó que las discusiones entre el Gobierno y los legisladores de los dos partidos han sido "constructivas".

Enfrentando un derrumbe de sus ventas del que culpan a la crisis crediticia y a la recesión en Estados Unidos, General Motors Corp, Chrysler LLC y Ford Motor Co le pidieron 34,000 millones de dólares esta semana al Congreso estadounidense para evitar su colapso.

La administración Bush y los congresistas demócratas acordaron a última hora del viernes discutir una ayuda de entre 15,000 millones y 17,000 millones de dólares para ser desembolsada como préstamos.

También consensuaron su fuente de financiamiento: un programa de préstamos del Departamento de Energía aprobado en septiembre para promover vehículos eficientes en consumo.

El tema de los fondos había sido el principal obstáculo durante la discusión de la ayuda luego de que las compañías fracasaran en un primer intento por conseguir asistencia del Gobierno en noviembre.

El plan de rescate ganó nuevo ímpetu después de que se conociera el viernes una fuerte alza en la tasa de desempleo, disparando temores de que miles de trabajadores automotrices también pudieran sumarse a las filas de los desocupados.

Las "tres grandes de Detroit" han venido soportando un exceso de capacidad, fuertes gastos en seguridad social para sus empleados y altos costos operativos, así también como una pérdida de mercado a manos de saludables rivales como la japonesa Toyota Motor Corp.

El presidente ejecutivo de Chrysler, Bob Nardelli, dijo a los legisladores que su empresa necesita 4.000 millones de dólares para sobrevivir hasta marzo. Su contraparte en GM, Rick Wagoner, explicó que le hacen falta 10,000 millones de dólares para el mismo período.

Ford Motor Co. quiere 9,000 millones de dólares en créditos que solo usaría si sus finanzas se deterioran más de lo esperado en el 2009.

Legisladores en la Cámara de Representantes y el Senado esperan presentar una propuesta a ambas legislaturas la próxima semana para iniciar el debate formal.

"Nada está decidido hasta que todo está decidido", dijo un asesor legislativo para describir lo que analistas predicen como una difícil discusión sobre cómo estructurar el rescate financiero.

El senador republicano Bob Corker, miembro del Comité Bancario, dijo que estaba defraudado con el plan y que recomendó fuertes reducciones de salarios y otras amargas medicinas como condición para la ayuda.

Ahora ve
No te pierdas