Bush advierte por colapso automotriz

La Casa Blanca dijo que EU no soportaría los despidos que ocasionaría la quiebra de las empresa Bush mantiene negociaciones con los senadores para que se apruebe el rescate lo antes posible.
El gobierno de EU teme un millón desempleados en caso de col
WASHINGTON (Agencias) -

La Casa Blanca, que continúa su campaña para que se otorgue un paquete de rescate de 14,000 millones de dólares a General Motors, Chrysler y Ford, advirtió el jueves que la alicaída economía del país no puede soportar las pérdidas de empleos resultantes de un colapso del sector automotriz.

"Creemos que la economía se halla en una condición tan debilitada ahora que agregar otra posible pérdida de un millón de empleos es simplemente algo que nuestra economía no puede sostener este momento", dijo Dana Perino, vocera de la Casa Blanca.

Agregó que el presidente, George W. Bush, está hablando con los senadores republicanos renuentes a aprobar la medida para convencerlos de que el proyecto de ley para el rescate que fue aprobado el miércoles por la noche por la Cámara de Representantes es "el enfoque más efectivo y apropiado".

Sin embargo, reconoció que existe incertidumbre sobre la suerte que tendrá la propuesta en el Senado, donde se realizará el viernes una votación.

"Creemos que hay una posibilidad" de que la medida sea aprobada por el Senado, indicó. "Va a haber miembros del Congreso que estarán en desacuerdo con nosotros, incluso al final del día, sin importar cuán enérgicos y persuasivos sean nuestros argumentos".

Una propuesta de rescate fue aprobada en la Cámara de Representantes del Congreso, pero el panorama lucía sombrío en el Senado, donde sus partidarios enfrentan este jueves un camino cuesta arriba para lograr la aprobación.

"Va a ser difícil, pero no se perdieron todas las esperanzas", dijo un asesor demócrata respecto del plan, que apunta a ofrecer préstamos por 14,000 millones de dólares con el objetivo de evitar el posible colapso de una o más de las empresas del sector.

El proyecto, negociado por los demócratas y el gobierno del presidente George W. Bush, fue aprobado en la Cámara de Representantes por 237-170. Pero en el Senado, parecía que no llegaría a los 60 votos necesarios para superar los obstáculos de procedimiento.

 

 

Ahora ve
No te pierdas